“OPCIÓN, NO IMPOSICIÓN”

Reabren el debate por la inclusión financiera

El gobierno y la oposición se desafiaron en el Parlamento a reabrir el debate por la bancarización, sus resultados y la conveniencia o no para el ciudadano común, cuando el plenario de Diputados discutió la prórroga de la aplicación del nuevo sistema de cobro de sueldos por cajero automático en localidades del interior donde no existen condiciones técnicas para hacerlo.

Directamente, el Partido Nacional anunció que, en caso de llegar al gobierno, cambiará varias normas incluidas hoy en la ley de inclusión financiera para asegurar "la libertad" a los trabajadores y no "beneficiar" a los bancos en sus "negocios", anunció en la sesión plenaria el diputado Jaime Trobo.

"Le devolveremos a los ciudadanos la libertad de hacer con su sueldo lo que quieran, tenerlo donde quieran y usarlo como quieran", subrayó el legislador, que recogió airadas reacciones de parte de colegas del Frente Amplio.

Según el representante del Partido de la Gente Daniel Peña, "se debe defender los intereses de los que menos tienen" respecto de "los intereses de los bancos". "Esos bancos tiempo atrás cuando se dedicaban solo a darle préstamos a las empresas perdían plata porque negociaban de igual a igual y cobraban intereses que promedian los internacionales. Pero ¿sabe qué descubrieron esos bancos internacionales y el gobierno y por eso se asociaron para siempre hacer que los trabajadores uruguayos paguen más? Descubrieron que existían unas financieras uruguayas que se dedicaban a los préstamos minoristas que cobran intereses que están rayando la usura", planteó. "Por eso estamos preocupados en regularlo. No estamos en contra del avance tecnológico ni de las tarjetas ni que la sociedad uruguaya avance como el mundo va avanzando; lo que estamos en contra es que esto lo terminen pagando lo que menos tienen y que ustedes se hayan asociado con los bancos para cobrar más a través de la DGI y contra la gente", agregó.

Desde la bancada oficialista legisladores como Jorge Pozzi argumentaron que la idea es "estimular la competencia" y que "toda la vida se cobraron sueldos en un banco o a través de un cheque".

Alejandro Sánchez, también del oficialismo, destacó que con la postergación el Frente Amplio "permite adaptar los plazos para que esto funcione de la mejor manera posible".

Sobre los reclamos de dar "libertad" a los ciudadanos en una sociedad, Sánchez respondió que "las leyes regulan las conductas de las personas en sociedad, por suerte". Y añadió que si se quiere nacionalizar la banca "yo voto con las dos manos".

Desde la oposición se sostuvo que no habrá competencia como dice el gobierno, porque "las tarjetas de crédito son de los mismos bancos", y que los costos de las transacciones "se suman al precio" de los productos que se compran con la tarjeta.

El Frente argumentó que ese razonamiento "es un cuco que se agita" porque la gran proporción de transacciones son con el Banco de la República, que es estatal y no privado.

El nacionalista Alejo Umpiérrez reclamó una vez más "libertad y no dirigismo", y demandó que no se "imponga" al ciudadano una bancarización "sin un sistema bancario acorde".

Nota de la Redacción: En la edición papel se publicó por error que Daniel Peña planteó que se debe "nacionalizar la banca" lo que fue corregido en la versión digital. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)