NUEVO SISTEMA PENAL

Rarezas del CPP: el ladrón de bombones y el rapiñero liberado

Ratero arrepentido devuelve dinero; asaltante cumple penas alternativas.

San José: Policía recibió denuncia de rapiña y capturaron al delincuente. Foto: Archivo
San José: Policía recibió denuncia de rapiña y capturaron al delincuente. Foto: Archivo

Sábado 11. No había casi tránsito en la Ruta 1 vieja. Efectivos de la ciudad de Libertad (San José) fueron alertados de un robo de una moto a la altura del kilómetro 26 de esa carretera.

Personal de la Unidad de Respuesta Policial (URP) de la Policía de San José concurrieron rápidamente al lugar y se entrevistaron con la víctima, de 23 años. El dueño de la moto denunció haber sido víctima de una rapiña cuando un desconocido, mediante amenazas con un arma de fuego, le sustrajo la moto, según señala un comunicado de prensa de la Jefatura de San José. Posteriormente, el delincuente huyó acompañado por un cómplice.

La Policía montó un operativo en la zona. Los efectivos avistaron a dos individuos en motos, cuyas características coincidían con las aportadas por el damnificado. Al notar la presencia policial, los dos individuos trataron de huir deshaciéndose de un arma de fuego. Luego abandonaron las dos motos. La Policía detuvo a uno de ellos de 18 años.

El domingo 12, según una resolución judicial a la que tuvo acceso El País, el individuo fue condenado por un delito de rapiña especialmente agravada en grado de tentativa, a la pena de 22 meses que "deberá cumplir en libertad vigilada" a cargo de la Oficina se Supervisión de Libertad Asistida (OSLA).

Abogados consultados por El País señalaron que el caso no puede tipificarse como una rapiña en grado de tentativa sino de una rapiña que luego fue frustrada por la Policía al capturar a uno de los delincuentes. El artículo 344 del Código Penal sobre la rapiña establece: "El que, con violencias o amenazas, se apoderare de cosa mueble, sustrayéndola a su tenedor, para aprovecharse o hacer que otro se aproveche de ella, será castigado con cuatro a dieciséis años de penitenciaría".

La tentativa de rapiña se pena con dos años de prisión.

Según las fuentes, el nuevo Código de Proceso Penal (CPP), que comenzó a implementarse el miércoles 1° habilita a que, por la vía de acuerdos entre el fiscal del caso y la defensa del delincuente, se deroguen normas de fondo del Código Penal que tienen una larga tradición y fundamento jurídico. Agregaron que dicho acuerdo entre la Fiscalía y la defensa resulta obligatorio para el juez.

Arrepentido.

A principios de septiembre, un joven robó dos cajas de bombones de una estación de servicio ubicado en la ciudad de Canelones. El comercio estaba cerca de su casa y el dueño lo conocía.

La adicción a las drogas generaron problemas de convivencia del joven con su esposa y su pequeño hijo. Ello lo llevó a internarse en una ONG, dijeron a El País fuentes judiciales.

La formalización del juicio penal se realizará mañana en un juzgado de Canelones.

La fiscal Mónica Castro y la defensa del acusado, María del Carmen Dávila llegaron a un principio de acuerdo: el joven pedirá perdón al dueño de las cajas de bombones y pagará por ellas.

El nuevo código tiene otras rarezas. Como no se diligencian pruebas, los delincuentes detenidos suponen que no hay nada en su contra. El lunes 13, un asaltante se encontraba detenido en el carcelaje por un hurto de vehículo en Pocitos y posterior enfrentamiento con la Policía. No estaba dispuesto a acordar con la Fiscalía porque aún no había sido reconocido por su víctima. Gritaba: "Yo no pasé por el espejo; tienen que liberarme".

Un fiscal desesperado por un reconocimiento.

El fiscal de Flagrancia, Gustavo Zubía, investiga una rapiña cometida por un adulto y un menor. En las últimas 48 horas consiguió a 12 personas para posar frente al espejo junto con los sospechosos. La defensa le objetó nueve personas. En el carcelaje había una sola persona detenida pero medía 1.90 metros de altura. No sirvió. "Es que con el nuevo Código de Proceso Penal bajó el número de detenidos", dijo Zubía a El País. Ayer el fiscal logró completar la cantidad de personas requeridas. Pero su esfuerzo fue inútil: la víctima no reconoció al delincuente detenido.

Por ese caso, las víctimas debieron concurrir un día al juzgado de adultos y al día siguiente al de Adolescentes.

Ayer las víctimas fueron nuevamente citadas al juzgado de mayores y volverán a ser citadas en la sede de adultos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)