Justicia internó en el INAU a “Pitufos” por 15 rapiñas en Cerro

Rapiñero muerto en estación de servicio

Un delincuente de 31 años murió ayer de madrugada al intentar asaltar una estación de servicio en el balneario San Luis, departamento de Canelones.

El individuo, de iniciales L.M.E.M., llegó a pie, se acercó al pistero y lo intentó rapiñar amenazándolo con un arma blanca.

Alertado de lo sucedido, el guardia de seguridad procuró disuadir al delincuente de su propósito. Al no lograr calmarlo, le efectuó un disparo con su arma de fuego, un revólver calibre 38, que impactó en el pecho del rapiñero. Falleció en el acto.

El asaltante poseía 14 antecedentes penales por hurto, violencia privada y receptación. El guardia de seguridad, un hombre de 53 años, permanece detenido a disposición de la Justicia.

Trabajó en el hecho personal de la seccional 23ª de La Floresta y Policía Científica.

Los Pitufos.

El juez de Adolescentes Allen Denby y el fiscal Diego Pérez, decidieron la internación de toda la banda de los "Pitufos" que asolaban Cerro Norte. Los menores fueron detenidos el miércoles 13, luego de que intentaran rapiñar a un coracero que se dirigía al barrio a comprarse una casita. El líder de la banda, un menor de 14 años, resultó herido en una pierna por el policía. Poco después fue capturado en el Centro Coordinador del Cerro cuando concurrió a curarse las heridas.

El viernes 15, Pérez solicitó la internación del líder de la gavilla. Se le probaron cuatro rapiñas. Denby hizo lugar al pedido. En tanto, los tres cómplices del menor fueron alojados ayer en un hogar del INAU. Los tres cometieron un total de 11 asaltos.

Los delincuentes eran sospechosos de haber consumado 30 rapiñas en el barrio. Sin embargo, 18 víctimas y testigos no concurrieron al juzgado a testificar en su contra.

Operadores judiciales indicaron a El País que muchas víctimas de delitos no concurren a declarar a los juzgados cuando los montos robados por los delincuentes son ínfimos, o por miedo a las represalias de amigos y familiares de los rapiñeros. En otros casos, testigos de delitos, que sí declaran, solicitan copias de sus dichos a los magistrados actuantes para luego mostrarlas a los delincuentes de su barrio que no los acusaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)