Pablo Mieres

"Yo quiero un acuerdo con social demócratas"

El líder y senador del Partido Independiente quiere promover un acuerdo socialdemócrata con sectores de otros partidos, con blancos, con colorados y con frenteamplistas que pueden “sintonizar en una lógica común”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Mieres. Foto: Marcelo Bonjour

Lo primero que propone Mieres es definir una agenda social demócrata, pero luego está abierto a una formulación electoral. Ya tuvo “una muy buena conversación con el intendente de Rivera, Marne Osorio, que es del Partido Colorado”, quien según Mieres “se define como social demócrata y comparte la necesidad de trabajar en coincidencias programáticas y políticas”. “El tiempo dirá”, reflexionó el senador.

—¿Cómo ve al gobierno del presidente Tabaré Vázquez? ¿Está dominado por la fuerza política?

—Acá ya no hay un gobierno en disputa, sino que hay un gobierno donde el sector que lidera el expresidente José Mujica se ha convertido en hegemónico. Hay una sucesión de hechos muy claros: por ejemplo la dilucidación del Fondes. El gobierno pretendía una remodelación y terminó en transacción. El país se retiró del TISA. La postura con el gobierno de Venezuela. La pulseada con la educación. Todo tiene un denominador común. ¿Wilson Netto (presidente del Codicen) a quien responde? A Mujica. ¿Con quién se lleva bien el presidente Nicolás Maduro? Con Mujica. ¿Quién fue impulsor del viejo Fondes? Mujica. En el Parlamento Mujica controla dos tercios de la bancada del Frente Amplio y en estos siete u ocho meses está claro dónde está el poder. Hay una orientación que se forjó por un grave error que cometimos todos los partidos que fue dejar de cuestionar la flagrante violación de la Constitución que cometió Mujica al hacer campaña electoral siendo presidente. Con eso juntó los votos y hoy tiene una bancada parlamentaria que le responde y un aparato partidario que también le responde.

—¿Hay un factor Mujica que incide en el desempeño del gobierno?

—Claro que lo hay. El desenlace del conflicto en la Enseñanza pública es la prueba del 9. El punto final de un proceso que muestra dónde está el poder. El liderazgo de Mujica se va a consolidar cuando pase a presidir el Frente Amplio en 2016. Estoy convencido que esa es la jugada. Si no, ¿para qué va a renunciar al Senado un mes y poco antes de la elección del presidente del Frente Amplio?. Hoy el Frente cada vez está más hegemonizado por lo que podemos llamar el ala mujiquista.

—¿Qué diferencias ve entre el Vázquez de 2005 y el de 2015?

—Sobre todo el ejercicio del poder. En 2005 Vázquez era una figura por encima de todos en el Frente Amplio. Tenía un liderazgo superior a cualquier liderazgo sectorial. Ahora tiene un liderazgo mediatizado. Su bancada parlamentaria no le responde sino que reconoce otro liderazgo que no es el del presidente. Una parte sí le responde, que es el Partido Socialista y el Frente Líber Seregni (FLS). Los demás responden más a Mujica que a Vázquez, eso es evidente. Y además el aparato partidario sintoniza con la otra concepción. El estilo no es el de aplanadora, de caminarle por arriba a los no mujiquistas, sino que le van bajando los muñecos gradualmente. De repente aparece un acuerdo entre el MPP y el FLS para preservar el Presupuesto, pero la realidad es que la Oficina de Planeamiento y Presupuesto ha perdido mucho poder. Y en Ancap el sector que orbita en torno a Mujica acaba de sacar una declaración en defensa de lo indefendible y sin el apoyo del FLS. El Frente Liber Seregni quedó aislado, minoritario y solo cuestionando a Venezuela, cuestionando la gestión de Ancap, cuestionando el conflicto en la Educación y en la defensa de la política exterior.

—Ahora en el Frente Amplio se cuestiona la orientación de la política exterior que la oposición ha acompañado desde el principio.

—Se ha cuestionado la política exterior también. Parecía un reducto que estaba a salvo del mujiquismo, y ahora tenemos el retiro del TISA, se cuestiona al canciller por lo que dijo sobre el Yihadismo. Hay un debilitamiento de la política exterior.

—¿Qué papel considera que debe jugar la oposición en este escenario?

—Nosotros actuamos con transparencia. Las cosas que nos parecen bien las apoyamos y las que no las vamos a cuestionar con firmeza. No es un tema de cálculos sino de actuar en función de nuestras convicciones.

—¿El Partido Independiente está buscando coincidencias, alianzas con sectores de otros partidos?

— El Partido Independiente se ubica en el espacio social demócrata. Pero no somos monopólicos en ese espacio. La social democracia está presente en sectores del Partido Colorado, en el Batllismo histórico, en los sectores wilsonistas del Partido Nacional, y en el Frente Líber Seregni del Frente Amplio. Y nos parece que si hay coincidencias y pensamos igual hay una obligación de tratar de que esas coincidencias se reflejen en acuerdos políticos en bien del país. Y nos parece que si eso se traduce en alguna articulación futura, mejor aún. Pero ese no es el planteo inmediato.

—¿Cuál es el planteo ahora?

—Es convocar a gente de esos partidos porque vemos que esa gente que piensa igual después termina votando junto con otros con quienes no piensa igual. Eso le sucede al Frente Amplio hoy. Entre el Frente Liber Seregni y las orientaciones de izquierda más tradicional, más radical. También sucede en los partidos tradicionales. En el Partido Nacional y el Partido Colorado no todos son social demócratas. Y ahí la cuestión es ver hasta donde dan estas coincidencias. Para el 2019 capaz que estamos en una circunstancia histórica y puedan darse algunas confluencias.

—¿En estos días de gira por el interior ha hablado con algunos dirigentes fuera de su partido planteándoles esta iniciativa de acercar a los que piensan igual?

—Sí, tuvimos una muy buena conversación con el intendente de Rivera, Marne Osorio, que es del Partido Colorado. Se define como social demócrata y comparte la necesidad de trabajar en coincidencias programáticas y políticas. Y quiero decirlo con claridad: nosotros no pensamos en la estrategia que siguió el Partido de la Concertación. Nosotros no pensamos en un acuerdo de toda la oposición, sino en un acuerdo social demócrata donde haya parte del Partido Nacional, parte del Partido Colorado y parte del Frente Amplio. Hablo de blancos, colorados y frenteamplistas que puedan sintonizar junto a los independientes en una lógica común. Por ahora el objetivo es tratar de definir una agenda social demócrata, un conjunto de temas que corroboren que hay coincidencias. Y luego veremos, el tiempo dirá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)