RELACIONES BILATERALES

Queja argentina por suba de tasa consular para Mercosur

Para el gobierno de Macri la decisión de Uruguay afecta al bloque.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macri y Vázquez han mejorado las relaciones entre ambos países. Foto: Archivo

El gobierno argentino entiende que subir la tasa consular que se aplica a las importaciones en Uruguay "afecta al Mercosur" e inició conversaciones con las autoridades uruguayas para "encontrar una solución". En paralelo, empuja las negociaciones para que el bloque alcance el demorado acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE), ya que confía en que están dadas las condiciones para que se concrete "a fin de año".

Ante la consulta sobre el aumento de la tasa mencionada que el Poder Ejecutivo incluyó en la Rendición de Cuentas remitida al Parlamento el 20 de junio, el subsecretario de Comercio Exterior de Argentina, Shunko Rojas, respondió a El País: "Creemos que en el Mercosur hay que evitar este tipo de medidas, porque lo que buscamos es un Mercosur fuerte, más abierto, con menos barreras". Lo dijo tras exponer en Madrid sobre política comercial de su país en el XVI Encuentro Santander América Latina, que se desarrolla por estos días bajo la temática "El proteccionismo en la era digital".

La tasa consular que se aplica actualmente es de 2%. En la Rendición de Cuentas, se propuso subirla a 3% para importaciones provenientes de países del Mercosur y a 5% para las originadas por fuera del bloque. Los productos mexicanos seguirán exceptuados del pago de esta tasa puesto que están amparados en un acuerdo de libre comercio firmado con Uruguay.

El primer gobierno del Frente Amplio se comprometió en 2008 a eliminar la tasa en 2011, pero esto no ocurrió. Por el contrario, el presupuesto de 2015 la dejó firme en 2% y extendió su vigencia hasta 2019. Ahora, se propuso subirla para financiar parte del aumento del gasto previsto en la Rendición.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) aconseja eliminar esa tasa porque considera que es preferible que los gravámenes a las importaciones adopten forma de un arancel para dar mayor transparencia.

Argentina, en tanto, está tratando de limpiar su imagen ante este organismo, donde varios países la denunciaron por su política de sustitución de importaciones. Dos años después de esa denuncia, el país vecino será anfitrión en diciembre próximo de la conferencia ministerial de la OMC. Lo que busca con ello es asumir "un liderazgo constructivo para que haya más comercio y un sistema de reglas más fuertes en el mundo".

Rojas dijo que una suba de la tasa consular de Uruguay "ciertamente, afecta al Mercosur" y que se está "hablando con el gobierno para ver cómo podemos encontrar una solución". A raíz del cambio de gobierno en el país vecino, el discurso de los jerarcas se tornó aperturista en lo comercial, desmarcándose de las medidas proteccionistas del gobierno de Cristina Fernández que afectaron a Uruguay en el pasado.

Rojas resaltó que, dentro del plan productivo nacional del gobierno de Mauricio Macri, hay un eje de inserción internacional donde el principal objetivo es "abrir mercados" con "gradualismo" para asegurar el éxito de su programa económico. Indicó que su país mantiene acuerdos comerciales con países que representan el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, mientras que los de Chile representan el 90%. "El objetivo del gobierno es alcanzar un 50% del PIB mundial en un plazo de cuatro años, aproximadamente", precisó.

El jerarca dijo que la mayor meta es "ampliar la integración con Brasil", al que su país ve como "el socio natural para insertarnos en el mundo", y también potenciar al Mercosur como plataforma, por lo que se refirió a la "agenda externa muy ambiciosa" que se ha trazado el bloque. Si bien parte de esa agenda es converger con la Alianza del Pacífico (que recientemente anunció su intención de ampliarse a cuatro países más: Australia, Canadá, Singapur y Nueva Zelanda), la estrategia va "más allá de la región y, en ese sentido es muy importante el acuerdo que estamos negociando con la Unión Europea".

Negociación con UE.

Rojas descartó que la suba de la tasa consular afecte este diálogo con la UE: "No creemos que vaya a afectar las negociaciones. En términos comparativos es relativamente menor el impacto".

Las negociaciones Mercosur-UE comenzaron en 1999, pero tuvieron muchas idas y vueltas. Las negociaciones se suspendieron dos veces desde entonces (en 2004 y en 2012). "Cuando asumió el presidente Macri decidió dar un impulso muy fuerte al acuerdo y hoy en día estamos trabajando con el objetivo político de cerrar el acuerdo a fin de año. El compromiso político al más alto nivel está dado, por lo cual tenemos señales muy positivas, muy buenas", resaltó Rojas.

El subsecretario de Comercio Exterior dijo que el cronograma de rondas de negociación "se viene cumpliendo estrictamente, alcanzando los objetivos propuestos".

Informó que la frecuencia de las reuniones es de una por mes, lo que "para lo que son las negociaciones comerciales internacionales es un ritmo muy acelerado". "Sin dudas es una negociación compleja, pero creo que dado el contexto internacional en que estamos y la situación que están atravesando los dos bloques es muy importante conseguir este acuerdo", afirmó.

Según explicó, el acuerdo "recibió un impulso a partir de los vientos proteccionistas que soplaron desde EE.UU." y porque, por otro lado, "la UE se ha visto desafiada por el Brexit" y quiere "dar una señal importante al mundo sobre la unidad y el liderazgo que puede tener en materia de comercio exterior".

Rojas dijo que "seguramente pueda haber alguna novedad" con respecto al acuerdo que la UE está negociando con Japón (país con el que el Mercosur también está negociando) y que luego "México y el Mercosur son sus próximas prioridades".

"Por eso, creo que es un acuerdo que, si bien presenta algunos desafíos, hay posibilidades muy ciertas y concretas de que se llegue a un exitoso acuerdo a fin de año".

NEGOCIACIÓN

Propiedad intelectual en agenda con la UE.

El subsecretario de Comercio Exterior de Argentina, Shunko Rojas dijo que en las conversaciones con la UE el Mercosur está negociando por primera vez un acuerdo de propiedad intelectual. "No lo había hecho nunca. Y, de hecho, se presentó a las negociaciones con un capítulo propio; eso es algo muy importante porque significa sentarse en una mesa de negociaciones de manera propositiva y ponerte a negocia a la defensiva".

El beneficio económico que traerá el tratado a la región dependerá de las condiciones que se establezcan (en cuanto a niveles de reducción de aranceles, cuotas y períodos de desgravación, por ejemplo), pero todavía no hay anuncios en ese aspecto: "Justamente en esa parte de las conversaciones vamos a ingresar a partir del mes que viene", se excusó Rojas.

Por otra parte, los dos miembros mayores del Mercosur, Argentina y Brasil, están limando viejas asperezas comerciales. "Hay un fuerte respaldo y apoyo por parte de Brasil a las negociaciones, venimos trabajando muy bien, codo a codo y de manera muy transparente. Realmente, se ha dado una redinamización del Mercosur muy importante, estamos muy contentos del trabajo que estamos teniendo con Brasil, a pesar de los vaivenes políticos que pueda estar pasando", dijo el jerarca argentino.

Además del apoyo de Brasil al acuerdo con la UE, junto con Argentina se estableció una "hoja de ruta" refrendada por ambos presidentes, con seguimiento de objetivos cada tres meses. "Estamos cumpliendo con ellos. En particular, se estableció un listado de alrededor de 100 barreras que se identificaron entre los distintos países, con posibilidad de resolución, un responsable y un seguimiento para cada una de sus medidas. Estamos teniendo avances muy importantes y creemos que ese es el camino que hay que seguir", informó Rojas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)