Andrés Jafif

"Punta del Este es un balneario milagroso"

El alcalde de Punta del Este tiene 56 años y una vida dedicada a los negocios inmobiliarios. Asumió hace cuatro meses y está obsesionado con generar productos turísticos durante todo el año y evitar que el principal ingreso de la zona se produzca en las cada vez más cortas temporadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El alcalde de Punta del Este tiene 56 años y una vida dedicada a los negocios inmobiliarios.

Cree que se debe pensar más en el turismo ya que la construcción, el principal ingreso de la zona, está “parada”. Se lo ve optimista pero señala que hay 8.000 propiedades nuevas esperando compradores. Cree que la temporada que viene será “buena” para algunos sectores y que el triunfo electoral de Mauricio Macri en Argentina favorecerá el turismo en el largo plazo.

—¿Desde cuándo tiene contacto con Punta del Este?

—Muchos cambios. Recuerdo un contacto más familiero con los turistas argentinos que ahora. Los uruguayos teníamos otra calidez en la atención, eso ha cambiado. Mantengo amigos que venían a veranear desde que eran niños.

—De toda la vida, tenemos un negocio inmobiliario familiar desde hace 55 años.

—En ese tiempo pudo observar los cambios del balneario.

—¿Cuánta gente vive del turismo en Punta del Este?

—En el departamento viven 200.000 habitantes, la mayoría trabaja en actividades conectadas con el turismo. A fines de diciembre Punta de Este llega a 300.000 habitantes; en marzo volvemos a los 20.000 de todo el año. Hay apenas 8.500 habilitados para votar. Estamos tratando de generar eventos para que la gente tenga trabajo. Estamos con la construcción parada. Hay 8.000 unidades (apartamentos) sin uso en venta. Se trata de propiedades que van de los US$ 200.000 a US$ 1.000.000. Hasta que eso no se venda habrá una retracción en la construcción. Hay una realidad mundial que determina las condiciones de cómo está el mercado.

—Si no se venden debería bajar el precio.

—No, porque tampoco hay oferta. Si hubiera, el precio y bajaría. Este año el mercado está parado, las ventas son mínimas. Durante años pensamos en metros cuadrados, ahora tenemos que volver a pensar en el turismo.

—¿Hay una burbuja?

—No, porque esas 8.000 unidades ya están pagas por los desarrolladores, no hay créditos. Se siguen pagando los impuestos y gastos comunes.

—¿Cómo va a ser la temporada que viene?

—Buena, como todas las temporadas.

—No todas son buenas, en la anterior los llantos se sintieron desde diciembre a marzo.

—Los uruguayos somos quejosos por naturaleza. La del año pasado fue una temporada buena de acuerdo a las expectativas que teníamos. Lloran los sectores inmobiliarios porque Punta del Este está llena de propietarios, los potenciales inquilinos ya compraron. Puede ser una mala temporada para el comercio minorista y buena para el gastronómico y hotelero.

—Se lo ve optimista.

—Soy optimista siempre.

—¿Cómo se puede ser optimista con Argentina y Brasil en crisis, ocho mil unidades sin comprador y con precios uruguayos muy altos?

—Por tener esas unidades a la venta no estamos mal. Hay gente que apostó al lugar, se la jugó y esas propiedades están y en algún momento se van a vender. Brasil está en crisis pero los turistas que vienen son de alto poder adquisitivo y no dejarán de venir. El argentino que tiene su propiedad y que la mantuvo durante todo el invierno va a venir y no se va a ir a Miami. Tal vez los inmobiliarios no alquilemos tanto. El problema no es la temporada; es el resto del año. En marzo pasado tuvimos un tiempo espectacular y no había eventos, en eso hay que trabajar. Tenemos que conseguir exoneraciones impositivas como las que otorgó el Ministerio de Turismo a los Rolling Stones en Montevideo.

—Hace cuatro meses que asumió el cargo. ¿Qué ha podido hacer por el balneario?

—Hay mucho hecho y mucho por mejorar. Estamos tratando de mejorar la conectividad, hay que facilitar la llegada de la gente. La semana pasada estuvimos en Panamá tratando de que una aerolínea llegue directamente a Punta del Este desde ese país. En el mundo hay muchos balnearios competitivos pero Punta del Este tiene el diferencial de ser un lugar exclusivo en América Latina y eso hay que mantenerlo. La gente pasa muy bien aquí.

—¿De qué le sirve ser un empresario inmobiliario para ejercer la alcaldía?

—Me ayuda; en la inmobiliaria solucionamos los problemas de los clientes, es lo mismo que tiene que hacer un alcalde pero para toda la comunidad.

—¿Qué sería de Punta del Este sin los argentinos?

—No existiría, esto fue hecho por los desarrolladores argentinos.

—Punta del Este es sinónimo de glamour.

—Sí, por eso los brasileños teniendo muy buenas playas vienen buscando glamour y ambiente. Muchas figuras internacionales pasan por acá y nos enteramos cuando ya se fueron. Esto es encanto y naturaleza deslumbrante. Este es un lugar milagroso.

—¿Por qué cree que es un lugar milagroso?

—Trabajar dos o tres meses en el año y después atravesar nueve meses, no es fácil. Estamos tratando de cortar la estacionalidad con creatividad. Estamos convencidos de que Argentina va a cambiar pero se cayó Brasil. No hemos tenido la suerte de que los dos se encuentren bien posicionados este año.

—¿Lo que haga el presidente electo Mauricio Macri desde el 11 de diciembre cambiará en algo la temporada?

—Hay mucha gente contenta porque ganó Macri, eso va a favorecer en el largo plazo al turismo de Punta del Este. Peor de lo que estábamos antes no se puede estar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)