ADMISIÓN PÚBLICA

Públicamente Sendic admitió no tener título

Por primera vez se sinceró y reconoció errores en la gestión

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sendic se presentó por su propia voluntad a declarar ante el Tribunal de Conducta del FA. Foto: F. Ponzetto

"El error fue haber dejado que se pusiera un licenciado adelante del nombre y personalmente lo pagué caro", admitió el vicepresidente Raúl Sendic. Por primera vez se sinceró ante las cámaras y se comprometió a que con el respaldo de "amigos científicos" terminará la carrera inconclusa de licenciado en genética humana que inició en Cuba.

Por primera vez, desde que comenzó la polémica por su título universitario hace un año y medio y en contra de lo que había señalado ante el Plenario Nacional del Frente Amplio, Sendic asumió lo que había dicho a El Observador por teléfono: no es licenciado y reconoció su error. Se sinceró y dejó atrás la estrategia del silencio que se prolongó por más de un año, la cual, dijo, obedeció a "subestimar" una "campaña feroz" en su contra. "Fue un golpe importante", reconoció en una entrevista con Subrayado.

"Nunca mentí sobre eso. No le di la importancia que tiene. Estoy seguro que erosionó la credibilidad", agregó sobre su desgastada imagen que marcan varias encuestas y que fue el elemento determinante para dejar por el camino su candidatura presidencial.

Como parte de su desahogo público, Sendic reconoció que pensó en renunciar a la vicepresidencia el año pasado e incluso lo conversó con el presidente Tabaré Vázquez, que lo terminó respaldando a pesar de la polémica instalada y las reiteradas críticas de la oposición.

"Quizás el año pasado en algún momento se me cruzó por la cabeza renunciar, pero he recibido un respaldo enorme del presidente", contó. Al mismo tiempo se mostró dispuesto a trabajar para revertir el rechazo que genera su imagen en la opinión pública. Según la última encuesta de Equipos Mori (de abril 2017) la popularidad del vicepresidente se ubica en menos 56% y ha acelerado la caída desde febrero en 2016.

El otro error que marcó fue no haber continuado la carrera en Uruguay, de la que todavía le queda por completar tres materias y la tesis. Allegados al vicepresidente dijeron ayer a El País que inició los estudios a principios de este año con el exministro de Educación Ricardo Ehrlich y el decano de la Universidad de Ciencias, Juan Cristina.

La polémica por el título de licenciado fue tan grande a la interna del Frente Amplio que varios legisladores opinaron del tema. Una de las que dijo haber visto el título fue la senadora Lucía Topolansky del Movimiento de Participación Popular (MPP) en el programa deportivo Punto Penal.

El título no fue el único error que asumió Sendic ayer. También por primera vez se animó a decir que la fiesta por la inauguración de la planta desulfurizadora de La Teja "salió cara". En todo momento sostuvo que no se trató de una fiesta, sino de "un brindis" o un acto en el que participaron los expresidentes José Mujica y Cristina Fernández y alrededor de 3.000 personas.

"No fue una fiesta, fue una actividad y eso explica los viajes frecuentes a Buenos Aires", señaló en referencia a los 42 vuelos que aparecen en los registros de la avioneta de ALUR al aeropuerto de San Fernando (epicentro de la ruta del dinero K) y que fueron narrados en el libro "Sendic, la carrera del hijo pródigo", escrito por las periodistas Patricia Madrid y Viviana Ruggiero.

Sobre las compras que realizó con las tarjetas corporati- vas de Ancap por $ 538.973 y US$ 38.325 —según lo informado por el semanario Búsqueda y el programa Así nos va de Radio Carve— opinó que debió haberse eliminado su uso para evitar la desconfianza de la ciudadanía. "Es lógico que la gente pueda tener suspicacia, pero me siento tranquilo. La Justicia se va a pronunciar", agregó.

Las pérdidas.

Lo único que no cambió Sendic ayer en su discurso fue la defensa que hace desde hace meses, casi en solitario, de su gestión al frente de Ancap. Aseguró que "es mentira" que todos los negocios de Ancap dieron pérdidas.

"No puedo seguir dando por válido ese análisis de que dieron pérdida. La única empresa que da perdida en Ancap es el cemento. Tampoco puedo dar por cierto la capitalización de 900 millones, porque fueron 630 millones", subrayó.

A esto agregó muy seguro: "Todos los negocios están dando utilidades" y contradijo a las autoridades del Ministerio de Economía sobre las pérdidas de la planta de bioetanol de Pay-sandú. "Me arrepiento de no haber exigido la capitalización de Ancap al principio de la gestión", indicó Sendic.

A su vez, dio la causa del déficit de US$ 800 millones que acumuló Ancap y dio lugar a la capitalización en enero de 2016. "No podemos trasladar al precio del combustible sus costos y eso es una especie de estrangulamiento de la empresa".

Reclaman debate en el Senado.

Cuando se defendía de las acusaciones en su contra en la sede del Frente Amplio, el vicepresidente aprovechó para hablar de los diputados suplentes Francisco Sanabria (procesado por apropiación indebida) y Antonio Zoulamian denunciado por estafa.

"Qué Sendic compare su situación con la de Sanabria es toda una confesión", opinó el senador colorado Pedro Bordaberry en Twitter. A su vez, Luis Alberto Heber señaló que comparar los 5 años de Sendic en el Parlamento con los 33 que él tiene de senador "es demasiado burdo", en referencia a los viajes parlamentarios. "Sería bueno que el vicepresidente acepte discutir el tema en el Senado y no rehúya el debate".

Tras las declaraciones de Sendic en canal 10, el diputado nacionalista Jorge Gandini opinó que "se mueve en el pantano y se hunde más y más". "Es el autor y principal promotor de la feroz campaña en su contra", acotó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)