El sector plantea al Frente Amplio que no se ponga “en jaque” a Vázquez

PS alerta por lucha electoral en la interna que debilita al gobierno

Nerviosismos, perfilismos y reacciones no bien meditadas" que se generan y "debilitan al gobierno y al Frente Amplio" son consecuencia de la certidumbre de que no hay candidaturas predeterminadas para el 2019, advierte el Partido Socialista en un documento de Rendición de Cuentas —al que accedió El País— que tratará en diciembre el Congreso del sector.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Congreso deberá en diciembre aprobar las rendiciones de cuenta de la dirección socialista.

"Si por un momento olvidamos que podrá haber varios precandidatos; pero que si al gobierno no le va bien, el problema del 2019 van a ser los nubarrones de la desazón y la protesta, estaremos cayendo en la más penosa irresponsabilidad", sostienen los socialistas.

En este contexto, desde el sector se llama a "defender públicamente al gobierno" (cuyo nivel de aprobación se desplomó de un 70 a 30 por ciento) y a las políticas que impulsa el presidente Tabaré Vázquez como responsable primario del mismo. Si bien admiten que se pueden "intentar modificar errores" del Ejecutivo, no hay que hacerlo "a los gritos" o "poniendo palos en la rueda", sino "debatiendo" en los espacios correspondientes. Puede estar bien "criticar cuando corresponde" pero no al punto "de poner en jaque al gobierno", aseguran.

La relación entre el Frente Amplio y el gobierno tiene una mención aparte en el informe de la Secretaría de Relaciones Nacionales, cuyo principal responsable es el actual director del Sistema Nacional de Cuidados, Julio Bango. "Para nosotros se vuelve imprescindible trabajar la articulación política entre Poder Ejecutivo, el Parlamento y la fuerza política, que en este corto lapso de marzo a octubre ha dejado mucho que desear".

Para los socialistas, el "principal problema" y "error político colectivo" del Frente Amplio es que la discusión presupuestal se ha convertido "en el campo de prueba de posicionamientos en relación a otro proceso que está aconteciendo en la izquierda: el de los realineamientos internos y la transición en los liderazgos individuales y colectivos".

Según los socialistas, los años que vendrán son "decisivos" en el proceso de renovación de los liderazgos y la conducción del Frente, pero deben ser afrontados con "madurez". De tal forma, que se permita "blindar" a la gestión de gobierno de "los inevitables y legítimos posicionamientos políticos de todos quienes integramos esta fuerza política". De esa "madurez" dependerá la continuidad en el gobierno del proyecto político que representa el Frente, concluyen.

Por otra parte, califican de "error político" a la decisión del Plenario Nacional de dejar sin presidencia al Frente Amplio, al exigir que la senadora socialista Mónica Xavier dejara su banca.

Como forma de solucionar estos desencuentros a la interna de la coalición, el sector propone la revisión, el cambio y la adecuación de la estructura interna del Frente Amplio, reivindicando la militancia de base "en sus diferentes formas" y ampliando los mecanismos de toma de decisión, asegurando "el máximo ejercicio de la democracia interna".

Por su parte, el secretario general del PS Yerú Pardiñas, señala en su rendición de cuentas la importancia que el Frente se embarque en una actualización ideológica en el próximo Congreso que tendrá lugar en el 2016. "La actualización ideológica es sustantiva para la fuerza política continuar avanzando en la construcción de nuestro proceso de cambio", aseguró.

Balance electoral.

Al pasar raya de las elecciones nacionales, el "balance no puede ser positivo", asegura el informe del secretario de comunicación del Partido Socialista, Marcelo Visconti. "Caímos en votos, en representación parlamentaria y en incidencia política pública", admitió. Además, consideró como "un error grave" haber permitido que, luego de las internas del Frente, faltara coordinación en el trabajo que realizó el sector.

El documento indica que "la asunción de responsabilidades en el gobierno nacional por parte de muchos compañeros vació aún más la muy menguada estructura militante del PS con la que se desarrolló todo el proceso electoral" rumbo a las elecciones de octubre de 2014.

Además, reconoce que el triunfo del intendente Daniel Martínez en Montevideo logró "aliviar en parte la gravedad de los problemas políticos" del PS.

"Golpe electoral" dejó las finanzas del Partido Socialista al rojo vivo.

Los años 2014 y 2015 fueron negativos para las finanzas del Partido Socialista. "El golpe electoral para el Partido y esta secretaría, fue terrible", así comienza el informe de la Secretaría de finanzas del sector. Los números rojos son la consecuencia de un ingreso por votos "infinitamente menor al estimado" en las pasadas elecciones nacionales. A consecuencia de eso, "la capacidad de pago se derrumbó", ya que se perdió el 45% de los ingresos parlamentarios.

En el 2014, los socialistas se enfrentaron a "una deuda prácticamente inmanejable" y a pesar de que este 2015 "ha sido muy malo", se lograron refinanciar algunos pasivos del sector.

Hoy, la deuda inicial de las campañas ha sido reducida en casi un 40% y el 66% de las obligaciones están cubiertas por un préstamo bancario. Sin embargo, los próximos años "estarán marcados por un panorama complejo en lo financiero", aseguran.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)