violencia en el fútbol

Proyectos que fijan derecho de admisión duermen en Parlamento

En 2013 el diputado colorado José Amy presentó dos proyectos para prevenir la violencia en el deporte; ahora él ya no es más representante y sus iniciativas quedaron en la Comisión de Deportes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hinchas de Nacional ingresan al estadio. Foto: Francisco Flores.

Hace casi dos años, en marzo y abril de 2013, el diputado colorado por Soriano, José Amy, presentó dos proyectos de ley para la Prevención, control, y erradicación de la violencia en el deporte, uno de ellos en conjunto con el diputado colorado Fitzgerald Cantero. En esta nueva legislatura Amy ya no es representante nacional y sus iniciativas quedaron en la Comisión de Deportes sin aprobar.  

En esos proyectos se habla de instrumentar el derecho de admisión a las canchas deportivas, un tema que se hizo público en los últimos días a raíz de los desmanes ocurridos el sábado pasado, en el estadio Luis Tróccoli en el partido entre Peñarol - Cerro, donde 11 personas resultaron detenidas y dos policías heridos.

Mientras el director de Deportes del Ministerio de Turismo, Ernesto Irureta, aseguró que es responsabilidad de los clubes aplicar el derecho de admisión, el delegado de Cerro ante la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) Ernesto Vergara dijo que es la Policía la que tiene la facultad de hacerlo. 

Amy explicó a El País que el proyecto estipula que el encargado de aplicar el derecho de admisión es la Comisión de Seguridad Departamental de Prevención Honoraria de control y Erradicación de Violencia en el deporte (integrada por un miembro de la Jefatura de Policía del departamento, uno del Ministerio de Deporte, de la Intendencia y representante de las organizaciones deportivas que estuvieran como actores principales del evento), que también prevé crear la iniciativa.

​Para que no se diluya la responsabilidad de quién debe hacerse cargo del derecho de admisión, en el proyecto "incluimos a todos los actores. En la Comisión tienen que estar implicados los dos actores del cotejo, los interlocutores válidos de cada club, estos van a tener un plan de disuasión previo al partido. Los interlocutores son personas que están en la sede, que conocen quiénes pueden desestabilizar un evento deportivo porque mucho de lo que sucede es consecuencia de lo que se ha maquinado cuatro o cinco días antes del partido", afirmó el exdiputado Amy.

El proyecto también indica que no se pueda vender bebidas alcohólicas en los estadios y que se realicen espirometrías al azar. El exdiputado aclaró que esto último ya se está haciendo en algunas canchas.

Los proyectos "se empezaron a tratar y quedaron en la Comisión de Deportes, por lo menos que sean herramientas de trabajo para que la próxima legislatura y los próximos integrantes de la Comisión de Deportes puedan avanzar en este tema", agregó el exrepresentante por el Partido Colorado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)