LOS PINOS PREFINALISTA EN CERTAMEN INTERNACIONAL

Proyecto de liceales para "darle calor a Casavalle"

Cinco adolescentes inventan sistema de energía gratuita para los hogares “colgados”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Santiago, Nahuel, Alexander, Daniel y Facundo con piezas de su invento. Foto: F. Flores

Cinco adolescentes del barrio Casavalle se encuentran como prefinalistas en un concurso de innovación y tecnología donde participaron 590 proyectos de cuatro países latinoamericanos.

Santiago Herrera (12), Nahuel Bertolini (13), Alexander de los Santos (13), Daniel Rodríguez (13) y Facundo Correa (13), son los artífices y las mentes maestras que manejan un proyecto para mejorar, en algún sentido, la calidad de vida del barrio.

Todos los días, entre las 18:00 y 19:00 horas "el barrio tiene baja tensión, querés enchufar algo y se bajan las llaves térmicas, eso se debe a que hay mucha gente que está colgada al tendido eléctrico", comenzó contando, tímidamente, Santiago, quien acude junto a sus cuatro compañeros al centro educativo Los Pinos, y desarrollan una primera experiencia en el Ciclo Básico Tecnológico del lugar.

Alexander puntualizó que cuando salieron a hacer entrevistas por el barrio para llevar a cabo el proyecto —que se encuentra en evaluación por la empresa Socialab y Samsung— les "decían que los camiones de la basura no pasaban porque los cables estaban bajos, y eso se debe a que la gente se cuelga del tendido; nos propusimos solucionar el problema".

Invento.

Los chicos no dudaron en crear algo que pudiera ayudar a todos. Pero les costó. Se equivocaron, fueron y vinieron, sacaron piezas, agregaron otras, y así llegaron a estar dentro de las ocho ideas más innovadoras del concurso. Crearon un sistema de calefacción mediante energía eólica con materiales que son de fácil acceso. Hélices de ventiladores, bombas de lavarropas, resistencias blindadas y ladrillos refractarios, es todo lo que se necesita.

La energía surge del viento que hace rodar rápidamente las hélices del ventilador; detrás de las paletas se conecta la bomba de lavarropas que se puede sacar de cualquiera que esté en desuso. Desde la bomba va conectado un cable que transmite la energía a una resistencia blindada (la misma se encuentra en el interior de las jarras eléctricas). Finalmente, la resistencia va embutida dentro de un ladrillo refractario.

"La idea es que el ladrillo forme parte de la estructura de la casa y que toda esta instalación vaya por fuera de las viviendas, porque hoy se corre el riesgo en las casas precarias de que las resistencias arriba de los ladrillos incendien todo", especificó a El País José Marcos Lezama, secretario del Ciclo Básico Tecnológico de Los Pinos.

Los chicos cuentan con el asesoramiento de técnicos e ingenieros de la empresa Ventus, que se dedica a la creación de parques eólicos en Uruguay. Allí pudieron perfeccionar su plan de "energía gratuita" que puede solucionar el problema de "la baja tensión" en el barrio informaron los jóvenes.

"Salieron seleccionados como prefinalistas. Fueron 590 proyectos los que se presentaron entre Uruguay, Chile, Argentina y Paraguay. Se seleccionaron 30 proyectos, cinco son de Uruguay", contó el director del Ciclo Básico Tecnológico, Gregorio Medina.

"De estos 30 se van a seleccionar solamente ocho. El 26 de septiembre termina la votación del público. Ingresando a la web de Socialab, se puede votar por el proyecto que formará parte del puntaje final donde se evaluará: capacidad de difusión del proyecto, recurso real en la solución, apoyo que tengan del centro educativo, y el compromiso de los alumnos", explicó Medina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)