SUBSIDIO POR ENFERMEDAD

Proponen sanción por abuso de certificaciones

Delegación empresarial apunta a médicos y trabajadores.

Para controlar el abuso en las certificaciones médicas, la representación empresarial en el Banco de Previsión Social (BPS) propuso un mecanismo para sancionar a los médicos y trabajadores en caso de que una junta profesional constate que se concedió una licencia que no correspondía. En 2015, el organismo gastó US$ 203,5 millones en certificados médicos.

El tema fue puesto arriba de la mesa por el ministro de Economía, Danilo Astori, quien se mostró preocupado por la abultada cifra al entender que se empezó a "descontrolar" las finanzas del BPS. A partir del cuarto día de certificación médica el BPS comienza a pagar el 70% del salario del trabajador con un tope de cinco Bases de Prestaciones y Contribución, unos $ 16.700.

El gobierno quedó en convocar a un grupo de trabajo con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, el BPS, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Economía a efectos de detectar dónde se ha producido un desequilibrio. El abuso de las certificaciones médicas en el ámbito privado fue alertado desde hace varios años por la representación de los empresarios en el BPS.


Si no puede ver el contenido haga click aquí

El director por los empresarios en el BPS, Javier Verdino, dijo a El País que hará un planteo para que las diferentes gremiales tengan un médico certificador, que a pedido de la empresa controlen las licencias que se expidan. "Cuando se ve que hay alguien que podría estar abusando, entonces se enviaría el médico certificador, y si dice que la persona no está enferma habría que crear un mecanismo para que el informe de ese médico llegue al BPS y este, como encargado del pago, tenga que llamar a una junta médica para ver cuál de los dos médicos tiene la razón, si el tratante o el certificador", explicó.

En el País TV, Verdino opinó que "a eso hay que agregar, y no estamos muy seguros de lograrlo, una sanción para las dos partes que incumplen". Como ejemplo citó el caso de una persona que hace seis meses se le concedió una licencia médica y luego se constató que no estaba enferma. "Lo menos que tendríamos que hacer como organismo pagador es recuperar el dinero que se pagó y después queda el otro tema sobre qué hacer con el médico que hizo eso; si hay que denunciar o sancionar. Esto es una propuesta que estamos afinando para presentar a un grupo de trabajo", comentó. A su vez, la representación de los empresarios pedirá que se elabore un listado de enfermedades con el período que corresponda de licencia, de forma tal que si se excede ese período se puedan activar mecanismos de control de las certificaciones médicas.

De acuerdo al relevamiento efectuado por el BPS durante el 2012 y 2013, y publicado en este primer semestre de 2016, los problemas óseos se revelan como la causa más importante, de certificación con el 26%; le siguen intervenciones quirúrgicas (10%) y enfermedades relacionadas con el trabajo (10%). En la categoría "otros" se incluye mayormente casos de accidentes laborales.

Si se mira la información por sexo, se da cuenta que el 14% de los hombres han estado subsidiados por enfermedades relacionadas con su trabajo, a diferencia de las mujeres que conforman el 4,9%. En cambio, el 10% de las mujeres se certificaron por depresión, contra el 1,4% de los hombres que lo han hecho por esta misma causa.

Más de la mitad de las personas que cobraron el subsidio por enfermedad y accidente (61,1%), se comprenden dentro del tramo de edad de 20 a 44 años, le siguen la categoría de 45 a 64 años con 35%. Además, la prestación del subsidio por enfermedad es percibida mayormente por hombres: 54% en relación al 45% de las mujeres.

SMU: "No culpar a los médicos".

El vicepresidente del Sindicato Médico, Alfredo Toledo, dijo a El País que está dispuesto a estudiar el planteo realizado por el sector empresarial en el Banco de Previsión Social (BPS) para aumentar los controles sobre las certificaciones que se expiden, pero afirmó que si hay denuncias sobre el accionar de los médicos, "se deben seguir los carriles correspondientes".

"Poner los controladores de los controladores de los controladores, me parece una tontería y que seguimos gastando dinero. El BPS debería haber controlado lo que se hizo hasta este momento, ellos definieron guías terapéuticas, pero siempre estamos dispuestos a estudiarlo", afirmó.

El Sindicato Médico planteará la conformación de un grupo de trabajo dentro de la gremial para tratar el tema de las certificaciones médicas, pero primero quiere escuchar las propuestas que se manejan a nivel del BPS.

De todos modos, Toledo se mostró contrario a que se ponga a los médicos "bajo sospecha". "No tenemos ninguna denuncia para hacer por certificaciones, al SMU no le ha llegado nada. Pero lo más saludable para todos creo que es hablar, para que no quede el médico como el culpable de todo", afirmó Toledo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)