LAS DENUNCIAS QUE SALPICAN

Proponen investigar obras de la planta regasificadora

En Brasil denuncian coimas para interceder ante el gobierno de Mujica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La obra está detenida desde el 27 de febrero. Foto: El País

La denuncia surgida esta semana en Brasil de que el actual gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, habría recibido dinero para interceder ante el gobierno uruguayo para que a la empresa OAS se le adjudicara la construcción de la planta regasificadora en Punta de Sayago, refuerza el planteo del Partido Nacional para que se apruebe una comisión investigadora parlamentaria, dijo a El País el diputado Pablo Abdala.

Esta semana el empresario brasileño Benedito Rodrigues de Oliveira Neto (Bené), reveló ante la justicia de su país que las empresas Odebrecht y OAS pagaron 14,5 millones de reales en "propina" al gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, del PT.

Según el diario Folha de São Paulo y la red Globo, Bené declaró que las tratativas con Odebrecht comenzaron en mayo de 2013, cuando la empresa dijo que estaba dispuesta a financiar la campaña de Pimentel para la gobernación de Minas Gerais del año siguiente.

En el caso de OAS, el pago está vinculado a la presunta intervención de Pimentel —cuando fue ministro de Industria de Dilma Rousseff entre enero de 2012 y febrero de 2014—, ante el gobierno uruguayo en el proceso de adjudicación de la planta regasificadora. Por estas gestiones, OAS le habría pagado a Pimentel 3 millones de reales.

Según Bené, Pimentel fue elegido para la gestión porque "conocía al jefe de gabinete" de José Mujica, aunque no especificó con quién habló. Según su versión, Pimentel quería que OAS le pagara 5 millones de reales, pero no tuvo éxito. El soborno lo habría recibido a través de un "socio" en Bello Horizonte, dijo Bené, que aclaró que no sabe qué destino tuvo ese dinero.

"Hasta ahora teníamos rumores de las gestiones ante el gobierno. Ahora los rumores son versiones que provienen del sistema judicial brasileño", dijo Abdala a El País.

En septiembre de 2015 el diputado interpeló a la ministra de Industria, Carolina Cosse, y en febrero de este año la llamó al Parlamento en régimen de comisión general por sospechas de irregularidades en el proceso de adjudicación de la obra de la regasificadora.

Abdala recibió la información que vincula a Pimentel con el cobro de coimas como "versiones verosímiles a la luz de lo que fue la adjudicación" de la obra de la regasificadora a OAS. "Fue un proceso amañado, no se siguieron criterios objetivos", sostuvo el diputado.

Para Abdala, las informaciones que están llegando de Brasil sobre OAS y el eventual pago de coimas por la obra de la regasificadora en Uruguay, refuerzan el planteo para promover una comisión investigadora parlamentaria.

"El Partido Nacional ya tomó la decisión", dijo Abdala, y adelantó que el caso Pimentel será parte de la denuncia para la creación de la comisión investigadora.

Gas Sayago, empresa formada por Ancap y UTE, adjudicó en mayo de 2013 la obra de la regasificadora al consorcio GNLS, integrado por GDF-Suez y la japonesa Marubeni, que a su vez subcontrató a OAS, empresa brasileña.

"Todo el proceso para la construcción de la planta regasificadora, que terminó siendo fallido, desde nuestro punto de vista está lleno de zonas oscuras y sin duda lo catalogo de sombrío", dijo Abdala a El País.

El diputado maneja documentos de la Justicia brasileña que indican que José Pinheiro, presidente de OAS, tenía una relación de tal cercanía con el expresidente brasileño Lula Da Silva, que le organizó un viaje a Uruguay y a otros países de la región en 2014.

Pinheiro fue condenado en 2015 a 16 años y 4 meses por corrupción, lavado de dinero y formación de organización criminal por el pago de "coimas" a ejecutivos de Petrobras para que se le adjudicasen licitaciones. También fue condenado Agenor Medeiros, director del área internacional de OAS. Y dos ejecutivos fueron condenados por lavado de dinero y organización criminal.

El Lava Jato.

Pero este no es el único caso de supuesta corrupción en Brasil que salpica a Uruguay. Ayer se supo que Eduardo Cunha, un polémico diputado, está a punto de ser destituido por el Supremo Tribunal Federal de Brasil por entorpecer la investigación por el esquema de sobornos en la estatal Petrobras, el llamado caso Lava Jato. Hay un pedido de prisión para él por parte del fiscal general de Brasil y ayer su mujer, Claudia Cruz, fue acusada formalmente por integrar la red de corrupción.

A las graves acusaciones sobre Cunha, ahora se suma otra: supuestas cuentas bancarias secretas en Uruguay, con dinero proveniente de sobornos. Fábio Cleto, exvicepresidente de Caixa Econômica Federal, declaró ante un juez que pagó sobornos a Cunha en cuentas bancarias de Uruguay.

Cleto se sumó a la figura legal brasileña de "delação premiada". Esta figura permite a un reo obtener una reducción de su condena a cambio de aportar información sobre actividades criminales.

El diario O Globo informa que "el arrepentido" señaló en su testimonio que el dinero para Cunha fue depositado en cuentas bancarias de Suiza y Uruguay.

Cleto también confirmó el testimonio de otros dos arrepentidos que señalaron a Cunha como beneficiario de sobornos.

Ricardo Pernambuco y Ricardo Pernambuco Júnior, dueños de la constructora Carioca Engenharia declararon que pagaron a Cunha 52 millones de reales a cambio de que liberara recursos de un fondo de inversiones para financiar obras inmobiliarias en la localidad de Porto Maravilha, en Río de Janeiro.

Cunha ha negado todas las acusaciones y asegura que se trata de un complot para manchar su imagen.

Miembro del PMDB, mismo partido que el presidente Michel Temer, Cunha es la figura más polémica de la política brasileña.

Cunha fue quien dio luz verde para que se tratara el jui- cio político contra la presidenta Rousseff y que terminó con su separación del cargo. Varios analistas políticos de Brasil aseguran que Cunha impulso el Impeachment contra Rousseff, como una venganza contra el PT por acusaciones en su contra.

El escándalo del Lava Jato ha sacudido al sistema político brasileño. Miembros de todos los partidos políticos están involucrados en el esquema de corrupción.

Crimen Organizado investiga estafa

El caso de la regasificadora ya está en la Justicia. En agosto de 2015, la empresa uruguaya Costa Fortuna presentó ante la Justicia de Crimen Organizado una denuncia por estafa contra GNLS (encargada del desarrollo del proyecto) y OAS (contratada por la anterior para la construcción). Costa Fortuna había sido subcontratada por OAS. Para Costa Fortuna, GNLS montó "una estratagema" y una "maniobra meticulosa y sofisticada" con "el objetivo de obtener un provecho injusto de sumas millonarias en dólares".

DENUNCIADOS EN BRASIL

Fernando Pimentel - Gobernador de Minas Gerais

Es miembro del Partido de los Trabajadores (PT). Fue Ministro de Industria y Comercio Exterior de Brasil entre enero de 2012 y febrero de 2014, cuando dejo su cargo para iniciar su campaña para gobernador del estado de Minas Gerais. En 2014, con 52% de los votos válidos, fue electo Gobernador de Minas Gerais.

Eduardo Cunha - Diputado del PMDB

Autodeclarado evangélico. Fue diputado federal por el PMDB, el partido del presidente Michel Temer. Cunha era el presidente de la Cámara de Diputados, pero el 5 de mayo pasado fue suspendido imputado de mentir en el caso Petrobras, y le fue abierto un proceso por violar el decoro parlamentario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)