EL COSTO DE LA SEGURIDAD

Menos propinas y caída de las ventas en estaciones de servicio

Pisteros, encargados y dueños molestos con decreto que prohíbe pagar en efectivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el primer día del decreto hubo fuertes discusiones con los clientes. Foto: F. Ponzetto

Discusiones con los clientes, problemas con las propinas y recaudaciones que cayeron casi un 50%. Esto es lo que dejó la primera noche de implementación del decreto que obliga a las estaciones de servicio a cobrar solo con tarjeta entre las 22 horas y las 6 de la mañana.

"Hubo discusiones que se subieron de tono porque vienen los clientes y te plantean que quieren pagar con efectivo. El problema que tenemos acá es que el pistero queda solo de noche, está desamparado y uno no sabe cómo puede terminar un cruce en la madrugada. Además, esto te hace perder ventas. Se recauda menos", dijo a El País Daniel, el encargado de la estación de servicio ubicada en Carlos María Ramírez y Pedro Girart, en pleno barrio de La Teja.

Un poco más lejos, ya en el Cerro, en la estación que está en Carlos María Ramírez y Egipto, Mariana afirmó que "por donde se lo mire" el plan de vender en la noche y la madrugada solo con tarjeta para evitar problemas de inseguridad, "no sirve". Ella explicó que en esa zona "hay clientes que cargan 50 o 150 pesos, que vienen en moto; o personas que se dedican a cortar pasto y vienen con una botellita a cargar 20 pesos. Esto puede funcionar en zonas como Pocitos y Punta Carretas, donde va una persona y llena el tanque, pero acá no", consideró.

En la recorrida que hizo El País por varios barrios de la capital (Punta Carretas, Pocitos, Buceo, Malvín, Barrio Sur, Centro, Tres Cruces, La Comercial, Brazo Oriental, Prado, La Teja, Cerro y Colón) las posiciones de pisteros, encargados y dueños era más o menos unánime: una gran incertidumbre sobre lo que va a deparar el destino en cuanto a la posible pérdida de ventas. En la mayoría había un punto del decreto que desconocían, que es el que prohíbe desde las 22 horas la venta en efectivo también en los kioscos o supermercados que tienen las estaciones.

En una de Brazo Oriental donde sus empleados no quisieron ser identificados, advirtieron a El País que mientras comúnmente de la noche de domingo a la mañana de lunes se logra una recaudación que supera los 12.000 pesos, con el decreto en funcionamiento no se llegó a 7.000. Un pistero de esa estación dijo que en la noche recibió "insultos de varios clientes conocidos" por no poder cobrar en efectivo.

Mariana, la de la estación del Cerro, que desconocía que el decreto ya prohibía la venta en horas de la madrugada de toda la mercadería y no solo el combustible, sostuvo que "hay cosas que van a afectar un montón; porque hay gente que viene, compra una caja de chicles y no está bien obligarlo a usar el débito por 20 pesos".

Otro problema que identificó Mariana, y que fue corroborado por trabajadores de varias estaciones de servicio, tiene que ver con la propina. "Es muy común que venga alguien y te diga: Poneme 480 pesos y cobrame 500, pero como el pistero ahora no va a tener plata encima no tiene forma de quedarse con esos 20 pesos, que es nuestra propina", explicó.

Carlos, de la estación de servicio de la Rambla OHiggins y Amazonas, frente a la Playa Malvín, se mostró indignado con esta situación. "¡Esto no cambia nada! ¡Van a venir a robar a las nueve y media! ¡Esto afecta todo: la propina, la relación con los clientes...! ¡No sirve!", dijo a El País.

"Hay otro problema y es que Uruguay no está preparado para esto. ¿Qué se va a hacer cuando se tranque el sistema y la gente tenga que esperar, cuando haya alta demanda?", cuestionó Carlos, y advirtió que el pasado sábado en horas de la tarde "se trancó todo con las tarjetas de crédito y nos dijeron que eso pasó porque había muchas compras por el día de la madre".

Por barrios.

No todo es negativo. También hay estaciones de servicio donde no hubo inconvenientes. Pasó en la de 18 de Julio y Acevedo Díaz, en Tres Cruces, donde Inés contó a El País que "aunque hubo menos movimiento de plata" del habitual y "es claro que no es lo mismo que con el efectivo", se espera que esto cambie con los días, cuando la gente esté acostumbrada al nuevo sistema. Dijo que hubo que decirle a algunos clientes que no se le iba a poder cargar combustible, pero no lo tomaron a mal. "Lo que hacen los compañeros es preguntarles de antemano para que no haya inconvenientes", explicó.

En la estación de Ejido y Rambla República Argentina, en Barrio Sur, Ernesto insistió en que "no hay problemas", que "es un sistema que funciona desde hace años, porque la mayoría paga con tarjeta".

Idéntica situación es la que se da en la estación de la Rambla Gandhi y Bulevar Artigas, en Punta Carretas, donde su encargado, Alejandro, dijo a El País que no se vio perjudicado por el decreto. "En esta zona diría que el 100% de los clientes tiene dos o tres tarjetas, el problema es en otros barrios", consideró. De todas formas, advirtió su preocupación para cuando se prohíba la venta en efectivo durante toda la jornada, lo que regirá desde el 1° de julio.

"Ahí vamos a ver qué hacen los colegas porque si viene un cliente de todos los días con 1.000 pesos, llega a las dos de la tarde y yo le tengo que decir que no le despacho nada, capaz que se enoja. Y se puede ir a otra estación. Dicen que nos va a fiscalizar impositiva, pero qué es peor ¿pagar una multa o perder un cliente?".

Las cifras.

En Uruguay funcionan 477 estaciones de servicio, en las que trabajan 8.500 personas entre propietarios y empleados. La prohibición de pagar con tarjeta rige ahora solo a la noche y en Montevideo y Canelones. Para el 15 de agosto funcionará en todo el país y en todos los horarios. El plan es que la medida sirva para evitar los robos a las estaciones y sus supermercados.

LO QUE DICE EL DECRETO.

15 de mayo.

Todos los pagos por compra de bienes o servicios en las estaciones de Montevideo y Canelones entre las 22 y las 6 horas del día siguiente, incluidos los demás establecimientos comerciales ubicados en el mismo predio, solo podrán cancelarse con tarjetas de crédito o débito, no aceptándose efectivo en moneda nacional o extranjera.

1° de julio.

La restricción al uso de efectivo en las estaciones de servicios de Montevideo y Canelones se extenderá a toda la jornada, desde la hora 0 a las 24, para el pago de todo tipo de nafta y gasoil. En el resto del país, la restricción comenzará a regir en el horario de 22 a 6.

15 de agosto.

Regirá la restricción de pago en efectivo las 24 horas a nivel nacional.

Adelantos.

A petición de cualquier estación de servicio, el Ministerio de Economía podrá habilitar a que se aplique la restricción del pago con efectivo con anterioridad a lo previsto en el cronograma que establece el decreto, o a extender el horario, "a efectos de proteger la integridad física de las personas que trabajan en dichos establecimientos, así como a sus usuarios".

Carteles.

En todas las estaciones debe haber carteles informando de las restricciones de pago en efectivo.

ASAMBLEA.

Analizarán si se acata o no el decreto.

En varias estaciones de servicio que fueron visitadas ayer por El País, confesaron que en el primer día no se acató el decreto que prohíbe la venta con efectivo desde las 22 horas a las 6 de la mañana en casos de clientes habituales que solo tenían efectivo. Desde la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu), señalaron a El País TV que se hará una campaña a nivel interno para explicar claramente los alcances de la disposición.

Por otro lado, Unvenu ya tiene agendado para el próximo 15 de junio una asamblea en la cual se analizará si el decreto ha perjudicado las ventas en las estaciones, y en virtud de esto se resolverá si este se sigue acatando o no. "Si no tenemos un reconocimiento por parte de Ancap de los costos que vamos a tener, vamos a ver qué pasa. Hay dos posibilidades: que no lo cumplamos y nos sancionen a todos, o que saquemos empleados, porque esto nos va a sacar más de la mitad de lo que ingresa al negocio", explicó a El País TV el presidente de Unvenu, Daniel Añón.

Lo que se reclama es que Ancap permita pagar a cuatro días el combustible que hoy se paga en efectivo, debido a que la venta de este con tarjeta de débito o de crédito llevará a que las estaciones de servicio demoren en obtener la plata por lo que venden. Además, Añón dijo que es necesario que "el gobierno baje los costos de las tarjetas", porque si no también esto les significará una pérdida de dinero.

Otra exigencia de Unvenu es que se empiecen a comercializar en redes de cobranza tarjetas prepagas de combustible para aquellas personas que no cuentan con plásticos de débito o crédito.

Añón adelantó que esta semana van a tener una reunión en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y se hablará de estos temas.

Sobre los problemas que se plantearon en el primer día de implementación del decreto, el gerente de Unvenu, Federico de Castro, señaló a El País que "es muy pronto para hacer un análisis de las situación".

"Vamos a tomarnos unos días para hacer una evaluación. Lo que pasó este domingo fue atípico, porque recién empezó a funcionar, se trató de un fin de semana largo, fue el Día de la Madre, se jugó el clásico y aparte hizo mucho frío. Vamos a ver cómo funciona esto en los días comunes", manifestó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)