murió maggi

Un prolífico y longevo representante del 45

Carlos Maggi, fallecido hoy a los 92 años, cursó estudios en la Facultad de Derecho, de la que egresó con el título de doctor y se desempeñó como asesor jurídico del Banco Central, de cuya primera Carta Orgánica fue redactor en 1967.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Maggi, abogado, escritor e intelectual. Foto: Archivo de El País

Intelectual polifacético.

Es uno de sus intelectuales más polifacéticos, inquietos y longevos de la generación del 45. Colaborador de Acción, Marcha, Jaque, 20/21, Guía Financiera y, actualmente (2011), desde hace años, en El País con su columna dominical. Participa en la Tertulia del programa En Perspectiva de CX 14, radio El Espectador.

Codirigió, junto a Carlos Real de Azúa y Carlos Martínez Moreno, la serie de fascículos de Capítulo Oriental (1968). Fue colaborador, asimismo, del otro gran proyecto editorial colectivo de esa década: Enciclopedia Uruguaya.

Sus aportes al teatro.

Entre sus obras de teatro publicadas (y algunas veces premiadas) o estrenadas por la Comedia Nacional y el teatro independiente, se cuentan: La trastienda (1958, 1979), La biblioteca (1959), La noche de los ángeles inciertos (1960), El patio de la torcaza (1967, 1985), Esperando a Rodó (1968, 1998), Frutos (1985), Un cuervo en la madrugada (1989), Con el uno, Ladislao (1992), Amor y boda de Jorge con Giorgina (1993), La mujer desconocida (2010).

Investigaciones sobre Artigas. 

Muy joven escribió en colaboración con Manuel Flores Mora una monografía sobre José Artigas, con la que ganó el concurso convocado por el Consejo de Enseñanza Secundaria en 1941. Cincuenta años después volvió a trabajar sobre la figura del prócer en Artigas y su hijo el caciquillo (1991), Artigas y el lejano norte (1999), La nueva historia de Artigas (8 tomos, 2005) y Artigas revelado (con Leonardo Borges, 2009).

La raya amarilla

Guionista y director de la película La raya amarilla (1962, Gran Premio del Festival de Bruselas, 1964). Miembro del Consejo Directivo del Sodre y del canal de televisión oficial (1985), renunció antes de cumplir el mes y medio de gestión.

Su libro de ensayos El Uruguay y su gente (1963) alcanzó varias ediciones y un público interesado en sus ingeniosas observaciones sobre la realidad nacional. En los años finales de la dictadura 1973-1985, se reintegró a la labor ensayística, en un tono que se fue haciendo cada vez más sentencioso y provocador.

Militante crítico social y humorista

Denunció la burocracia, defendió los valores de la cultura y se convirtió en consecuente defensor del libre mercado. Su intensa producción fue reunida en Los militares, la TV y otras razones de uso interno (1986), El Uruguay y sus ondas (1991), El Uruguay de la tabla rasa (1992), Manual para doblar melancólicos (1993), La reforma inevitable (1994, actualizado bajo el título El fin de la discusión, 2002), Los uruguayos y la bicicleta (1995), La república “desoriental” (1995).

Autor, en el género narrativo, de Cuentos de humoramor (1967), Invención de Montevideo (1968), El libro de Jorge (1976) y la novela La guerra de Baltar (2000). También, con aciertos, exploró un humor ocurrente y preciso en Polvo enamorado (1951) y Gardel, Onetti y algo más (1963). Publicó una antología del género, El libro del buen humor (1985), y también compiló sus Obras festivas y satíricas (1993).

Entre otros premios obtuvo el Bartolomé Hidalgo en 2002. Tres años más tarde, el periodista César di Candia publicó Tiempos de tolerancia, tiempos de ira: conversaciones con Carlos Maggi y Claudio Williman.

Su última obra fue el libreto de la ópera Il Duce, en conjunto con su amigo Rosencof y con música de Federico García Vigil, que cerró la temporada 2013 de la Temporada de Opera del Solís.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)