El Poder Judicial divulgó detalles de las compras fraudulentas con tarjetas

Procesado por mega estafa comenzó comprando una bici

El Poder Judicial hizo público ayer el auto de procesamiento de un ciudadano holandés y un aduanero paraguayo por su vinculación con el multimillonario caso de estafa con tarjetas de débito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La casa de Pan de Azúcar se encuentra a la venta según el expediente judicial.

El caso es uno de los más complejos y voluminosos que tiene en sus manos el juzgado de Crimen Organizado. Involucra a cientos de tenedores de tarjetas y a varios comercios uruguayos en una maniobra de defraudación cuyo monto supera los 40 millones de dólares.

El ciudadano holándés, que reside en Uruguay y fue procesado con prisión, generó perjuicios por estimados en la suma de US$ 386.182 a la firma First Data, licenciataria de la tarjeta Maestro.

Una falla en el sistema de procesamiento de datos permitió que las compras efectuadas en dólares, con tarjetas emitidas en Paraguay, fueran descontadas al usuario como si los montos fuesen equivalentes a pesos uruguayos.

Así, el ciudadano holandés que reside desde hace dos años en Uruguay compró, en una ocasión, una bicicleta que valía US$ 1.700, pero cuando le llegó la cuenta de la tarjeta, comprobó que le habían descontado el equivalente a $ 1.700.

En otras compras que volvió a realizar, “para verificar si se trataba de un error puntual o de un defecto del sistema de conversión monetaria del cual podía beneficiarse ilícitamente”, comprobó que se trataba, en efecto, de un error del sistema. Entonces, se engolosinó.

Tras adquirir una casa en un terreno en Pan de Azúcar, Maldonado, por US$ 25.000, le hizo mejoras utilizando la tarjeta de débito. Hoy la finca -que está recién pintada, tiene maceteros, detalles en piedras, aberturas de madera y cuenta con un galpón nuevo-, está a la venta por US$ 143.000, según confirma el auto de procesamiento del juez Néstor Valetti.

El ciudadano europeo confesó en la sede que realizó esa y otras compras. En complicidad con una persona que tiene varios camiones, adquirió con su tarjeta, pagando por adelantado, combustible por US$ 65.000 en una estación de servicio. El dueño de la gasolinera, que conocía la maniobra según el auto de procesamiento, recibía ese monto al liquidarse los pagos, mientras que al holandés le descontaban $ 65.000.

Además de refaccionar la casa en Pan de Azúcar, el holandés adquirió un terreno en Playa Hermosa por US$ 19.000 valiéndose de mismo procedimiento.

“En otros comercios compró varios relojes Rolex, cadenas de oro y una camioneta Chevrolet, modelo S-10 Advantage”, señala el magistrado.

Por los ilícitos, el juez Valetti y el fiscal Gilberto Rodríguez procesaron al holandés por un delito continuado de estafa y un delito de lavado de activos.

Como adelantó El País en su edición de ayer, la investigación judicial recién comienza. Se trata de una mega estafa por unos 41 millones de dólares, según la denuncia de First Data.

ARMANI.

El otro procesado es un funcionario de la Aduana de Paraguay, que viajaba en forma frecuente a Uruguay. También detectó el defecto de conversión de monedas.

Comenzó a realizar múltiples transacciones comerciales llegando a adquirir una moto de agua Yamaha en la suma de 20.000 dólares, como así también celulares, un reloj Armani , una cadena de oro con crucifijo, televisores LCD, entre otros efectos, “aprovechándose de las ganancias que le redituaba el defecto de conversión entre las monedas”.

El funcionario aduanero llegó a un acuerdo con la empresa First Data por 200.000 dólares a abonar en cuatro años. Sin embargo, Valetti consideró que había cometido un delito y que el acuerdo firmado con la empresa no lo eximía de culpa. Por esa razón, fue remitido a la cárcel por un delito continuado de estafa aunque no se le tipificó lavado de activos porque acordó devolver el dinero sustraído en forma ilícita.

Ambos extranjeros fueron procesados con prisión porque podrían escapar del país para evitar el juicio. Al finalizar el auto de procesamiento, Valetti dictaminó que se prosigan las indagatorias y citaciones en sede judicial de los demás denunciados y otras personas supuestamente involucradas en la maniobra (comerciantes y empleados de comercios) identificadas por la Policía.

La sede tambien ha dispuesto el congelamiento de cuentas bancarias de uruguayos sospechosos de haber actuado en connivencia con los titulares de las tarjetas.

La Justicia continúa con la investigación, que tiene carácter reservado, puesto que los testimonios recabados indican que detrás de estas estafas hay involucrados al menos dos grupos organizados. Ciudadanos y funcionarios paraguayos son los principales involucrados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)