CONTINÚA LA INVESTIGACIÓN

Primeros indagados por el crimen de los paraguayos quedaron en libertad

La Justicia dejó en libertad al hombre de 64 años y a su hija, al no encontrar pruebas que vincularan a ambos con el asesinato a balazos de la pareja paraguaya en Solymar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La moderna camioneta fue acribillida a balazos. Foto: F. Ponzetto

El hombre de 64 años, de nacionalidad española, que junto a su hija fueron detenidos en el marco de la investigación del doble asesinato en Solymar, recuperaron este miércoles su libertad tras declarar ante la jueza penal Marcela Vargas, confirmaron a El País fuentes judiciales.

Son los propietarios de una casa de Parque del Plata que le alquilaron la vivienda a la pareja ultimada a balazos mientras circulaban en su vehículo por la avenida Giannattasio.

Pero tras la indagatoria, no se comprobó otra relación con los fallecidos más que el hecho que efectivamente le habían alquilado una casa, según explicaron fuentes del caso a Subrayado.

A 72 horas del asesinato del matrimonio paraguayo y la muerte de una adolescente que fue embestida por la camioneta que conducía una de las víctimas, la Policía realizó allanamientos pero no ha dado aún con los sicarios de la pareja, que llegó al país desde Argentina el pasado lunes 1° de febrero.

Las pistas que investiga la Policía.

El Departamento de Información Táctica, una unidad especial de investigación creada por el jefe de Montevideo, Mario Layera, se encarga de otra línea de investigación: reunir pruebas contra sicarios del barrio Cerro que supuestamente participaron en el ataque al matrimonio paraguayo.

Los cartuchos de pistolas automáticas calibre 9 milímetros utilizados en el doble crimen y datos aportados por informantes vinculan a esos sicarios con otros crímenes ocurridos hace poco en la zona del Cerro.

Otra línea de investigación policial es el auto Peugeot 308, de color azul o gris, utilizado por los sicarios.

Testigos presenciales señalaron a El País que los delincuentes comenzaron a disparar a la camioneta Toyota en avenida Giannattasio y José Enrique Rodó, un kilómetro antes del semáforo situado en el cruce con Uruguay. Dos disparos impactaron en el vidrio trasero derecho, a muy poca distancia del niño.

"Estamos matándonos entre todos".

"¡Mi hija fue víctima del narcotráfico en Uruguay! ¡Es increíble! Porque no estamos hablando de México", exclama aún sorprendida Carina, la madre de la joven que falleció atropellada, a El País, que junto a su marido protegen y hasta "sobreprotegen" a sus hijos —en palabras de Emiliana, que dice que le dejaron tomarse un ómnibus sola recién cuando tuvo 16 años.

"Yo siempre le preguntaba por qué salía tanto con sus amigos. Ella, que no consumía alcohol y mucho menos drogas, me contestaba que no hacían nada malo, y entonces yo le decía: Mi amor, ya sé que no hacen nada malo, pero sabés lo que pasa, hay mucha inseguridad, te puede alcanzar la bala perdida de una rapiña", recuerda Carina.

Por otro lado, Carina denunció que se enteraron de la muerte de su hija por la llamada de una adolescente que se encontraba en ese momento con ella, y que ni en ese entonces ni después recibieron comunicación alguna por parte del gobierno.

La mujer señaló que no la llamó nadie del Ministerio del Interior y que no se le ofreció asistencia psicológica. En el juzgado de Ciudad de la Costa, donde trabaja, le dieron 10 días de licencia por duelo: "Y si necesito más tiempo para llorar a mi hija tengo que ir a un psiquiatra y hacerme pasar por loca", dijo.

Este mediodía, el Ministerio del Interior emitió un comunicado en el que asegura que no pudieron comunicarse directamente con la familia, pero que sí lo hicieron con la jueza que lleva el caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)