EL TRÁFICO DE DROGAS EN LA PERIFERIA

Primera cita terminó en tragedia

A la joven Micaela Saccone la mataron porque fue testigo involuntaria de dos asesinatos.

Los cuerpos de Micaela Saccone, Braian Méndez y Joaquín Laviano fueron encontrados calcinados en Camino Carlos A. López y Colman
Los cuerpos de Micaela Saccone, Braian Méndez y Joaquín Laviano fueron encontrados calcinados en Carlos A. López y Colman. Foto: Bomberos

Fue la primera cita de Micaela Saccone con Braian Méndez. El joven recién había llegado de Italia, de donde había huido tras ser testigo del crimen de su tía, quien era esposa del barrabrava de Peñarol Wellington Rodríguez Segade, alias "el Tato", también ultimado en una guerra de bandas. En el incidente que terminó en la muerte de su tía, Braian sufrió un intento de secuestro y al huir recibió un disparo en una pierna.

Saccone conoció a Braian a través de las redes sociales. Intercambiaron fotos y mensajes durante más de dos meses. En uno de ellos, Méndez le transmitió que llegaría a Uruguay a las 11:00 horas del 10 de junio de este año.

Braian la invitó a salir juntos y la joven aceptó, señala el auto de procesamiento de la jueza de 7° Turno, Adriana de los Santos, divulgado el martes 19.

"Era la primera vez que ellos se veían. Braian quedó de buscarla y luego levantar a su amigo Joaquín Laviano en la casa del Pollo (Fabián Javier, socio de Méndez en el negocio del tráfico de drogas) ubicada en el barrio Borro", explicó una fuente judicial a El País.

Braian y Micaela no se imaginaban que en la casa del "Pollo" los esperaba una trampa mortal.

Desarmado.

Esa mañana, Braian salió feliz de la zona de desembarque del Aeropuerto de Carrasco. Otra vez estaba en Uruguay. Abrazó y besó a su madre y a otros dos parientes que lo fueron a buscar a la terminal aérea. Posteriormente, todos se fueron a la vivienda de la madre de Braian, ubicada en el balneario Solymar, donde almorzaron. Luego, Braian se dirigió hacia el Borro a visitar a su exnovia y entregarle una valija llena de ropas para la hija que ambos esperaban.

A las 20:30 horas de ese 10 de junio, Braian llegó a la casa de su abuela en el barrio Atahualpa acompañado por el adolescente Joaquín Laviano. En la casa se encontraban familiares directos del joven: su abuela, su madre, hermana y primos. En varias ocasiones, Braian dijo que estaba feliz porque iba a estar presente cuando naciera su hija.

Al rato llegó a esa casa Fabián Javier, alias "el Pollo", para hablar con Braian y rendirle cuentas por los presuntos negocios en la comercialización de drogas, así como entregarle dinero por ese concepto. Conversaron por un rato sobre los números y el dinero. Luego Braian le pidió al "Pollo" que llevara a su amigo Laviano a su domicilio porque él se iba a encontrar con Micaela Saccone. "Después levanto a Joaquín en tu casa", explicó Braian al "Pollo". Enseguida agregó: "Vamos a salir todos juntos".

A las 21:30 horas del 10 de junio pasado, "el Pollo" y Laviano se fueron hacia el Borro mientras Braian le pedía a su madre el Chevrolet modelo Onix de color blanco. El dueño del auto es la pareja de su madre y se encuentra en Italia.

La madre le entregó la llave y le preguntó: "Negro, ¿tenés la chiquita?". La mujer se refería a una pistola chica, de color negro.

"Mi hijo siempre andaba con esa arma luego de lo que le pasó a mi hermana. Él me dijo que iba a buscar esa arma a la casa del Pollo", declaró la madre de Braian a efectivos del Departamento de Información Táctica (DIT).

Entre tanto, Laviano esperaba a Braian en el domicilio del "Pollo". Se escucharon golpes en la puerta. "El Pollo" sabía muy bien quiénes habían golpeado: Carlos Alexis Correa, alias "Camala", y Martín Fernández, alias "el Negro Martín", cuñados entre sí.

Los recién llegados y "el Pollo" obligaron a Laviano a cruzar la calle, a la casa de "Camala", para hablar sobre un diferendo que éste mantuvo con un amigo de los tres, Daniel Rodríguez, alias "el Pitu".

En dos oportunidades Laviano había querido matar al "Pitu" supuestamente por una mujer. En una ocasión, lo persiguió en una moto y "el Pitu" lo vio por el espejo retrovisor y huyó. En otra, Laviano lo esperó afuera de un baile en el Club Sudamérica pero fue detenido por la Policía porque se encontraba en un auto robado. Laviano nunca esperó que su archienemigo, "el Pitu", se encontrara en la casa de "Camala". Los cinco hablaron y luego regresaron a la casa del "Pollo". En el camino, Laviano logró enviar un mensaje de voz a un amigo diciéndole que temía ser asesinado.

Testigo.

En otra parte de Montevideo, Braian levantó a Micaela y ambos se dirigieron a ver a una amiga de ella donde estuvieron durante un tiempo. Luego se dirigieron a la casa del "Pollo" a levantar a Laviano.

Llegaron a la 01:00 de la madrugada del 11 de junio al barrio Borro. Allí fueron asesinados Braian y Micaela, según la jueza De los Santos. La magistrada advierte que no pudo determinarse si, en ese momento, Laviano ya estaba muerto.

Después introdujeron los cuerpos en un auto y los quemaron.

La fiscal Gabriela Fossati, señaló que las muertes se debieron a dos hipótesis: "el Pollo" no quiso pagar sus deudas de drogas a Braian y Laviano fue ultimado por sus diferencias con "el Pitu" por una mujer. Ello significa que Micaela estaba en el lugar equivocado con la persona errónea. La jueza De los Santos dictaminó: "Saccone no tenía ninguna vinculación con los negocios de drogas de Braian y el Pollo ni con los conflictos que existían entre Laviano y el Pitu. Su muerte se debió a que se volvió una testigo presencial involuntaria de los homicidios de Braian y Laviano".

Capturan al "pollo" herido de bala.

El martes 19 de septiembre, el Poder Judicial publicó el pedido de procesamiento de la jueza Adriana de los Santos de cuatro acusados de ser autores de los homicidios especialmente agravados de Braian Méndez, Micaela Saccone y Joaquín Laviano. Los procesados son Daniel Rodríguez, alias "el Pitu"; Alexis Correa, alias "Camala"; Esteban Martín Fernández, alias "el Negro Martín", y pidió la captura de Fabián Javier, alias "el Pollo". Días atrás, "el Pollo" fue detenido por la Policía tras ser internado en el Hospital Maciel por una herida de bala, según informaron fuentes de ese centro asistencial. La Policía cree que el disparo provino de un enfrentamiento con otros delincuentes en el barrio Borro.

De los Santos también procesó sin prisión a Gladys R. como autora de un delito de receptación especialmente agravado —tenía en su comercio cigarrillos marca 51 de origen paraguayo y poseía, además, una pistola pese a que carecía de tenencia ni porte de armas. Otra persona, de iniciales C.A.C., fue procesado sin prisión por tener armas sin autorización. La jueza hizo lugar al pedido de la fiscal sobre que se inicie una investigación sobre dos pistolas Glock incautadas porque habrían sido vendidas por un expolicía.

Quemaron el auto en un lugar que conocían bien.

Los cuatro procesados cargaron los cuerpos de los tres jóvenes muertos en una camioneta Ford Ranger, según señala la fiscal Gabriela Fossati en su pedido de procesamiento publicado en la página web de la Fiscalía General de la Nación. Habían pasado 38 minutos desde la llegada de Braian Méndez y Micaela Saccone al barrio Borro.

El Chevrolet Onix de Méndez fue seguido por la camioneta Ford Ranger. La policía supone que el Onix era conducido por Martín Fernández, alias "el Negro Martín", y la camioneta por Daniel Rodríguez, alias "el Pitu".

Ambos vehículos salieron del barrio Borro por Camino Colman y pasaron por la intersección de Coronel Raíz. Se detuvieron en Camino Carlos A. López y Camino Colman. Los acusados incendiaron el Chevrolet Onix con los cuerpos dentro tras rociarle combustible, señala la jueza Adriana de los Santos en el auto de procesamiento.

"Los cuerpos quedaron calcinados como surge del informe forense, realizándose prueba de ADN, cotejándolas con familiares a los efectos de determinar con fehaciencia la identidad de las víctimas", agrega la magistrada.

En la sede judicial, "el Negro Martín" declaró que eligieron esa zona suburbana de Montevideo porque era un lugar que él conocía muy bien por pasar prácticamente a diario.

La Policía constató que, en marzo de este año, "el Pitu" llevó la camioneta Ford Ranger a una empresa para que le pusieran una lona y realizaran otros arreglos. En la ficha del cliente, que la Policía incautó en dicha empresa, figura el nombre del "Pitu", la matrícula de la Ford Ranger y el número de celular que este proporcionó para comunicarse con él. La titular del contrato es la exsuegra del "Pitu". Ella declaró que nunca concurrió a una empresa ni tiene vehículo y que ese teléfono se lo había dado a su hija y esta a su entonces pareja (Daniel Rodríguez). Luego de quemar el Onix, los acusados extrajeron la matrícula de la camioneta, la que fue incautada por la Policía en la casa de uno de ellos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)