ENCUESTA DEL MIDES

Primer censo revela que hay 853 transexuales en Uruguay

El 70% ha ejercido la prostitución. Solamente el 1% se cambió el sexo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Varias leyes aprobadas en los últimos años han contemplado reclamos históricos. Foto: Reuters

Hay en Uruguay 853 personas transexuales, de las cuales 90% son mujeres, según datos arrojados por el primer "Censo Trans" realizado en el país y difundido ayer por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

Mayormente, los transexuales residen en la frontera, en Artigas, Salto, Paysandú y Cerro Largo; o en ciudades costeras de los departamentos de Montevideo, Canelones y Maldonado. De este conjunto de 853 personas, el 70% ejerció o ejerce el comercio sexual. En el 10% de varones trans no hay casos de prostitución.

Se trata de una población muy joven (solo el 16% pasa los 50 años) y en general con bajo nivel educativo (el 70% abandonó Primaria o en el mejor de los casos Secundaria).

El director de Promoción Sociocultural del Mides, Federico Graña, dijo que se trata de "una población históricamente perseguida", pero que hubo avances en las políticas de Estado en los últimos años.

También consideró "muy lógica" la concentración de esta población en la frontera o en la zona metropolitana, tomando en cuenta que su principal actividad es el comercio sexual.

Según informaron ayer las autoridades durante la presentación del censo, realizada en la Torre Ejecutiva, los datos le permiten al Estado conocer "cuál es la realidad concreta de este colectivo", indicó el director nacional de Promoción Sociocultural del Mides.

Graña destacó que existe un acumulado de "investigaciones cualitativas" que se realizaron en las distintas administraciones sobre la población trans y la aplicación de políticas específicas, pero que los datos recabados en el censo de este año van más allá del relato.

"Este trabajo de campo confirma que solo 16% de las personas pasa los 50 años, lo cual muestra lo que fue pasando con ellas en Uruguay", añadió.

Nuevas leyes.

El funcionario repasó los cambios que hubo en el país tras la aplicación de las leyes 18.246 sobre Unión Concubinaria, 18.620 de Cambio de Nombre y Sexo Registral, 18.590 de Reforma del Sistema de Adopciones, 19.075 de Matrimonio Igualitario y 19.167 de Reproducción Asistida, así como los avances en atención en salud, como la experiencia de la Unidad Docente Asistencial del Hospital Saint Bois.

Precisó que también, en el marco del Consejo Nacional de Diversidad, el Mides viene trabajando en un proyecto de ley integral reparatoria para personas trans mayores de 50 años que no tienen posibilidades de encontrar trabajo. Este esbozo de proyecto será presentado en noviembre al Poder Ejecutivo.

Jóvenes.

El tramo de edad donde hay mayor concentración de personas transexuales es el de 18 a 29 años.

Otro de los elementos clave de esta población es el abandono del hogar a los 18 años, producto de problemas familiares que se desencadenan a partir del cambio de identidad de género, lo cual representa el 25% de las situaciones relevadas. Con relación a ello, 58% de las personas trans declararon haber sido discriminadas por algún miembro de su familia. En el caso de la madre llega al 41% del total de rechazos; el padre al 50%, los hermanos al 56% y otro parentesco 27%.

La desvinculación familiar a edades tempranas genera como consecuencia también la desvinculación prematura del sistema educativo, lo que a su vez incide en el trabajo sexual callejero como alternativa para el sustento. Ello hace que los trans estén expuestos a condiciones de trabajo insalubre marcada por la violencia, el consumo de sustancias psicoactivas y a la exposición a enfermedades de transmisión sexual.

Cambio de nombre.

Con respecto a la posibilidad de cambio de nombre o sexo registral en el marco de la Ley 18.620, dentro de la población censada hay 19% de personas que efectivamente realizó ese cambio y 18% que tramita.

Otro dato relevante es que el 32,5% de las personas trans nunca realizó trabajo sexual, mientras que el 67% sí lo hizo en algún momento de su vida.

Frente a la pregunta de qué tipo de trabajo les gustaría tener, 23,5% de los consultados respondió que prefiere los sectores belleza y vestimenta, y 14,5% la gastronomía.

También 88% de las personas declaró haber sido discriminada a nivel general. Al cursar la enseñanza, los niveles más altos de discriminación provienen de sus propios compañeros. Asimismo, se registra un nivel alto de discriminación proveniente de los educadores y profesores, que en el caso de la escuela es de 19% y a nivel secundario supera el 20%.

Este tipo de violencia en los centros educativos incluye agresión verbal, apelativos descalificadores y aislamiento social. También se constató violencia física leve (empujones y tirones de pelo) y hasta agresiones con heridas graves.

En cuanto a las operaciones de reasignación de sexo, casi 38% de la población censada declaró que no lo hizo, pero le gustaría, y 61% que no tiene interés en realizarla. Solamente el 1% se hizo una operación de reasignación de sexo. En tanto, el 15% se hizo cirugías para modificar su cuerpo.

El mes de la diversidad.

El viernes 30 de septiembre, a las 19:00 horas, se realizará por la avenida 18 de Julio la marcha de la diversidad, bajo la consigna "Discriminar también es violencia, que no te gane la indiferencia".

Como cada año, durante este mes se desarrolla en Montevideo una amplia agenda de actividades sobre la diversidad.

La Secretaría de la Diversidad de la IMM, junto al Departamento de Cultura y otras organizaciones sociales, harán entre el 23 y el 30 de septiembre, por primera vez, la semana de "Arte Trans" con participación de autores de Argentina, Brasil y Uruguay. Es una actividad con múltiples propuestas: música, plástica, teatro, diseño y fotografía. La fiesta de apertura del Mes de la Diversidad se hizo el viernes 2 en Goes, cerca del Mercado Agrícola.

DATOS DE LA ENCUESTA.

Del hogar a la calle a corta edad.

Según el informe presentado por el Mides, la desvinculación familiar de las personas transexuales a edades tempranas tiene como consecuencia también la desvinculación educativa temprana. Surge el trabajo sexual callejero como una alternativa segura. Ello hace que estén expuestas a condiciones de trabajo insalubre marcada por la violencia, el consumo de sustancias psicoactivas, la exposición a enfermedades de transmisión sexual, entre otras. El 58% de las personas trans declaran haber sido discriminadas por algún miembro de su familia, según la encuesta.

Solo 19% hizo cambio de nombre.

Con respecto a la posibilidad de cambio de nombre y/o sexo registral en documentos identificatorios, son escasas las personas que se han interesado por hacer este trámite ante el Estado, que quedó habilitado por la Ley 18.620. Dentro de la población censada hay 19% de personas que efectivamente realizó el cambio y otro 18% que lo está tramitando. "Esto pone en evidencia que la mayoría de la población trans no ha realizado el cambio y sería interesante poder ahondar en porque no lo han concretado", señala el documento "Visibilizando realidades: Avances a partir del Primer Censo de personas trans".

Abandono del aula por acoso.

El 60 % de las personas trans no tiene el ciclo básico completo. El 75% abandonó los estudios formales, y el 55% dejó el sistema antes de los 18 años, siendo los 14 años el promedio de edad de deserción. Los niveles más altos de discriminación en los centros educativos provienen de los compañeros de clase, aunque los encuestados también denunciaron a los docentes. "Hay un nivel alto de discriminación proveniente de los profesores.

En el caso de la escuela el porcentaje asciende a casi 19% y en Secundaria la discriminación de los docentes supera el 20%", detalla el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)