EL DÍA QUE ASUMÍA EL NUEVO DIRECTOR

Presos planeaban motín y envenenar a carceleros

Fue en Las Rosas; plan se frustró porque fueron delatados.

En la noche del viernes, tres presos que se encuentran recluidos en la cárcel de Las Rosas en Maldonado, alertaron a las autoridades que otros reclusos estaba organizando un motín y tenían pensado envenenar a los funcionarios carcelarios para tomar el control de centro de reclusión. Finalmente, la revuelta no se concretó y los efectivos policiales lograron incautar armas, entre las cuales un revólver y veneno en el establecimiento.

"El viernes fuimos informados, en horas de la tarde, que había tres reclusos que querían hablar con las autoridades del penal para avisarles que en la noche se podría estar llevando a cabo un motín", señaló a FM Gente el dirigente del sindicato policial de Maldonado Adolfo Lucas.

Esos tres reclusos aportaron información sobre los sectores del establecimiento en donde estaban escondidos los "cortes carcelarios, además de pinzas, un arma y veneno, que iba a ser utilizado en la comida de los funcionarios para así poder tomar la guardia", narró Lucas.

Las autoridades, junto con el nuevo director de la cárcel de Las Rosas que había asumido el mismo día que se iba a desarrollar el motín, se dirigieron hasta los sectores marcados por los reclusos con el objetivo de comprobar si la información era cierta.

Allí se logró incautar todos los elementos que habían sido descriptos por lo reclusos, aunque se halló una sola arma, a pesar de que habían manifestado que había más de una.

Traslado.

Antes de que se pudiera desencadenar el motín, y habiendo sido alertados por los tres reclusos, las autoridades de la cárcel decidieron trasladar a "El Papo", un preso de alta peligrosidad y uno de los principales sospechosos de haber planeado la revuelta, ya que tenía intenciones de tomar la cárcel.

Además de él, la Policía sospecha también de los llamados "perros" del Papo, "aunque no se saben sus nombres y continúan estando en Las Rosas", contó Lucas.

En caso de que se hubiera llevado a cabo la revuelta, el dirigente sindical de Maldonado, explicó que no estaban dadas las garantías suficientes para el personal y que por falta de funcionarios debió concurrir a la cárcel sobre la medianoche del viernes para ayudar.

"Había un llavero para seis sectores, hasta que el comandante de la guardia subió y quedaron entonces dos. Había una policía en el sector de mujeres, el oficial de guardia y el chofer. Había seis personas para todo el establecimiento carcelario". contó preocupado Lucas.

"Todos admiten que falta personal. Si un recluso se cortaba o pasaba algo, y se abría el sector superior, donde está el celdario, quizás se daba el pretexto que estaban buscando los reclusos para poder dejar sin efectivos a la cárcel departamental", explicó el dirigente policial. Según contó, una vez que los oficiales realizaron las recorridas por la cárcel, recién a las 4:00 de la mañana, Lucas pudo regresar a su casa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)