NEGOCIO DEFICITARIO

Presionada, Ancap firmó acuerdo y seguirá produciendo cemento

El convenio, que llegará a directorio el jueves, incluye cubrir 43 vacantes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cemento: división de Ancap que lo produce perdió US$207: en última década. Foto: A. Sánchez

Ante la decisión del sindicato de Ancap de ir a un paro general nacional de 24 horas que hubiese supuesto la ocupación de la planta de cemento de la empresa en Paysandú y la afectación de la refinería de La Teja, el ente firmó la semana pasada en el Ministerio de Trabajo un pre-acuerdo para mantener sus fábricas de portland en la órbita estatal y hacer un llamado "interno" para cubrir 43 vacantes. Y esta semana, deberá presentar un plan para darle viabilidad al negocio que ha perdido en la última década cerca de US$ 207 millones. El asunto llegará al directorio de Ancap el jueves y el director blanco, Diego Labat, adelantó a El País que, a su juicio, no "tiene sentido" cubrir esas vacantes.

Pablo Bico, dirigente del sindicato de Ancap en Paysandú, dijo a El País que "para el viernes a más tardar tienen que entregarnos un proyecto de inversiones y el Ministerio de Trabajo nos pidió que dejásemos en suspenso las medidas".

El sindicalista explicó que el directorio de Ancap analiza realizar inversiones "mínimas" en las plantas de Minas y Paysandú por US$ 43 millones que permitirían equilibrar las cuentas del negocio.

El diario sanducero "El Telégrafo" informó la semana pasada del acuerdo y señaló que tres integrantes del directorio son favorables a cerrar una de las dos plantas (una posibilidad que ya fue analizada en 2012). La directora Laura Saldanha se opone al cierre y así se lo hizo saber a la diputada frentista de Paysandú, Cecilia Bottino, según dijo la propia legisladora a El País.

Labat señaló que él quiere que las plantas sigan funcionando pero que deben dejar de perder dinero.

Bico enfatizó que es fundamental que se instale el nuevo horno en la planta de Paysandú, que hace tres años está en una centena de contenedores ubicados en un predio de Ancap y que costó decenas de millones de dólares. Si bien reconoció que su instalación requeriría millones de dólares adicionales, enfatizó que en esa tarea trabajarían durante dos años alrededor de 1.000 trabajadores de la construcción y metalúrgicos. "En 2016 no se exportó nada por culpa de la situación en la que están los equipos. Las pérdidas son culpa de los equipos que son obsoletos y además tenemos roturas mecánicas que hacen que el cliente pierda confianza", señaló el sindicalista. Ancap debió incluso comprar cemento a su competidora cementos "Artigas", que tiene su fábrica en Lavalleja, para poder cumplir sus compromisos.

"El escenario en el que pasaríamos a tener cero pérdida sería con el montaje del horno, que es como una fábrica nueva, y terminando las inversiones en la planta de Minas", sostuvo. Según el sindicalista, la situación en las plantas de Ancap es responsabilidad de las gerencias de las fábricas, que son ocupadas por las mismas personas hace tres décadas.

Escenarios.

El directorio de Ancap recibió un estudio técnico que identifica 14 escenarios posibles para el negocio del cemento. Ninguno supone revertir las pérdidas. Esta semana se retomó la producción en Paysandú que había estado detenida por problemas con el horno existente.

El sindicato metalúrgico (Untmra) considera fundamental que se instale el horno en Paysandú, señaló su responsable de política industrial, Danilo Dárdano.

Bottino, la diputada frentista de Paysandú, dijo que el directorio de Ancap le aseguró que su intención es "buscar mercados, bajar costos e instalar el tercer horno en etapas". Enfatizó que el tercer horno, cuya compra fue muy criticada por la oposición, "es necesario".

En la planta de Paysandú se desempeñan 180 trabajadores que integran la plantilla de Ancap y 120 tercerizados. En Minas trabajan 245 personas, de las cuales 138 son funcionarios de Ancap.

Al diputado colorado de Paysandú, Walter Verri, la directora Saldanha también le aseguró en forma telefónica que la planta no cerrará, que se descartó una asociación con privados y que la intención es reducir costos. Pero Verri es escéptico y entiende que no alcanza con bajar costos. "No me cierra por ningún lado. Ancap produjo solamente 150 días el año pasado y quieren tomar más empleados. Que me expliquen bien. Es demasiado grande el agujero como para achicarlo solamente bajando gastos. Yo comparto la decisión de no cerrar pero tampoco podemos perder US$ 25 millones cada año y ser ineficientes y producir al doble de lo que vale importar el cemento", dijo Verri que convocará este mes a la comisión de Industria a la ministra del sector, Carolina Cosse, para que explique los planes del gobierno para la división cemento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)