Trabajarán hasta mayo en la fibra óptica; en noviembre suspenden obra

La presión del Sunca logra efecto y Antel retoma a 933 despedidos

El Sunca, Antel y las empresas privadas que tienden fibra óptica para la empresa de telecomunicaciones firmarán hoy miércoles en el Ministerio de Trabajo un acuerdo por el cual serán reintegrados en forma transitoria 933 de los 975 trabajadores que fueron suspendidos la semana pasada, situación que había generado un preconflicto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Antel reprogramó sus inversiones y habrá actividad hasta mayo. Foto: M. Bonjour

Los 42 trabajadores restantes, que se desempeñaban en Rocha, serán objeto de una negociación separada con la empresa Ebital, detalló a El País el secretario de Propaganda del Sunca, Javier Díaz.

El sindicalista dijo que el Sunca sabe que las obras terminarán en algún momento, por lo que antes de octubre se realizará una reunión de coordinación con Antel para establecer cómo seguirán los trabajos a partir de noviembre cuando la empresa pública ya tendrá su nuevo presupuesto aprobado.

Ignacio Otegui, presidente de la Cámara de la Construcción, señaló a El País que el acuerdo “es a lo que se pudo llegar y es una solución transitoria”. El empresario dijo que hay un cronograma de obras de tendido de fibra óptica que abarca 2015 y 2016 pero que el anuncio en enero por parte de Antel de que se reduciría el ritmo de inversión llevó a que “como consecuencia natural” las empresas planteasen que iban a necesitar prescindir de 975 trabajadores. Como ahora Antel anuncia otra reprogramación, las varias decenas de “frentes de trabajo” se podrán mantener activos al menos hasta mayo, detalló Otegui. Luego las obras estarán detenidas por alrededor de cuatro meses durante los cuales se va a evaluar el cronograma futuro de las obras en función del presupuesto quinquenal que se le asigne a la empresa de telecomunicaciones. Para entonces, cabe esperar que la reprogramación no genere conflictos, dijo Otegui. “Estas cosas cuando se hacen programadas tienen menos impacto”, opinó.

Fuentes de Antel se limitaron a decir a El País que “la negociación va en buenos términos y va a llegar a buen fin” pero que no se brindarán detalles de lo que se acordará con el Sunca.

En total hoy hay 3.000 trabajadores tendiendo fibra óptica. Los salarios que cobran son los mismos que se perciben en otras áreas de la construcción, pero el Sunca valora mucho que continúen existiendo estos empleos porque han permitido insertarse en el mercado laboral a muchas jefas de hogar, exreclusos y personas que se acogen a los beneficios de la “ley de mano obra local”.

La semana pasada el Sunca emitió un duro comunicado en el que señalaba que “rechazamos plenamente la forma en que se procedió a los despidos masivos, por su arbitrariedad y total falta de consideración de caminos alternativos que permitieran mantener la totalidad de los puestos de trabajo”. Y se declaraba “en conflicto por el reintegro inmediato de los trabajadores despedidos y la continuidad de esta obra estratégica para el desarrollo del país”. La solución transitoria fue aprobada ayer por un plenario en el que participaron 100 delegados de las obras de todo el país, dijo Díaz.

Al Sunca le preocupaba la situación de los trabajadores que no tenían configurada la causal para acogerse al seguro de paro. Algunas de las empresas que participan de la instalación de fibra óptica son Saceem, Stiler y Ebital. La instalación de fibra óptica explica en parte las pérdidas de Antel por US$ 276 millones en 2014.

Para Cosse la inversión traerá más clientes


El ritmo acelerado con el que se invirtió en fibra óptica ha sido cuestionado desde el astorista Frente Líber Seregni. La obra fue impulsada por la presidente de Antel, Carolina Cosse, futura ministra de Industria.

En febrero de 2014 Cosse explicó que “la fibra óptica es una inversión a 30 años porque es el mejor medio de transmisión que existe; un 5% de la inversión son los equipos, pero el grueso de la inversión está en la infraestructura que queda, que es pasiva, y que mañana, cambiando los equipos de los extremos, puede llegar a tener incluso más velocidad”.

Cosse argumenta que la inversión se repagará con la retención de los clientes, los servicios de mayor velocidad que los consumidores contratarán y los nuevos modelos de negocios que la instalación de fibra óptica permitirá.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)