RECURSOS ESCASOS

El presidente cierra la Rendición el sábado y se la presenta al FA

Habrá más presupuesto para la Educación y los judiciales en conflicto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gobierno entra en la última fase del análisis de la Rendición de Cuentas. Foto: Presidencia

La plata que hay para repartir es poca. Así lo afirman fuera de micrófonos las autoridades de gobierno que trabajan en la conformación del proyecto de ley de Rendición de Cuentas. Sin embargo sí se otorgará un refuerzo presupuestal para la educación, pero el monto no conformará las aspiraciones de los gremios docentes que pretenden alcanzar el 6% del presupuesto.

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, se mantuvo en contacto telefónico con el ministro de Economía, Danilo Astori, durante su viaje por Europa y acordaron los puntos centrales del proyecto de ley. Por eso convocó a una reunión especial del gabinete ministerial para terminar de cerrar la propuesta.

El domingo los secretarios de Estado se reunirán con organizaciones sociales y el lunes Vázquez celebrará un nuevo Consejo de Ministros abierto en el Cuartel de Blandengues. La agenda del mandatario continúa el martes cuando se reunirá con el Frente Amplio para presentarle el proyecto de ley de Rendición de Cuentas al partido de gobierno.

"La plata que hay es poca, y lo que se tiene que valorar es que seguimos aumentándole el presupuesto a la educación", dijo a El País un jerarca del Poder Ejecutivo que ha trabajado en la elaboración de la propuesta.

Las prioridades del gobierno para otorgar los refuerzos presupuestales son: educación, seguridad, Sistema de Cuidados y vivienda. A esto se le agrega un monto que el gobierno debió reservar para pagar la deuda con los funcionarios judiciales, heredada del gobierno anterior.

El monto definido para la educación aún estará lejos de las exigencias de los docentes. Vázquez aclaró que el compromiso es hacer los esfuerzos para llegar al final del mandado. "El programa de la fuerza política lo dice claramente: hay que tender al 6%, y es lo que vamos a intentar hacer", dijo el lunes 5.

Antes de iniciar la gira oficial por Austria, Egipto y Suiza, Vázquez reunió a sus ministros y les pidió que trabajen pensando con "austeridad". Durante el viaje se conocieron datos económicos alentadores. Pero el jefe de Estado aclaró que de igual manera se mantendrá cautela porque no se quiere afectar el déficit fiscal que aún está lejos de bajar a los niveles que se pretenden.

"Viene bajando la inflación, vienen aumentando las exportaciones. En consideración de estos hechos, hemos resuelto que, en lugar de presentar presupuesto por tres años que incluirían el primer año del próximo gobierno, vamos a hacer una Rendición de Cuentas para el año que viene. Y dejar abierto para observar cómo viene la tendencia de estos indicadores económicos la posibilidad de volver a analizar, discutir y enviar un nuevo proyecto el año que viene", dijo el presidente en rueda de prensa en Suiza.

Una vez entrada la Rendición de Cuentas al parlamento el gobierno estará atento ante las modificaciones que pueda tener, y la necesidad de conseguir el voto que le falta en la Cámara de Representantes para aprobar la iniciativa.

Pero la atención central de Vázquez estará puesta en terminar de cerrar la megainversión de la segunda planta de UPM. Por un lado está el lanzamiento de los pliegos para refaccionar el sistema ferroviario por donde se trasladará la carga desde la pastera al puerto de Montevideo. Por otro lado, se deberá firmar el memorándum de entendimiento donde se fijen las condiciones generales de la inversión y el punto donde estará la fábrica.

Vázquez destacó gira y apertura de mercados.

El presidente Tabaré Váz-quez valoró como positiva la gira por Viena, El Cairo y Ginebra. El mandatario dijo que el viaje permitió presentar al país como una plaza para inversiones seguras y al mismo tiempo se concretaron buenos contactos para la apertura de nuevos mercados. Fue el caso de Egipto, donde hay posibilidades de colocar carne. En el cierre de la misión el mandatario estuvo encargado del discurso de apertura de la Asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). A pesar de mantener un diferendo con las cámaras empresariales, el presidente destacó las relaciones laborales uruguayas y las puso como ejemplo. "La fortaleza del diálogo no radica en gritar, amenazar, golpear mesas o dar portazos, sino en reconocer a los demás como semejantes", dijo Vázquez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)