PELIGROS EN UN ÁREA PROTEGIDA

Preocupa la tala de montes en las islas del Santa Lucía

Solo en febrero se logró confiscar casi 5 mil kilos de leña.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Intendencia de San José

A fines de febrero se logró confiscar entre 4 y 5 mil kilos de leña obtenida por la tala de montes hecha en la Isla del Francés, ubicada en los humedales del Río Santa Lucía. Con el apoyo de la policía se detuvo a cuatro personas, que quedaron en libertad por decisión de la Justicia.

Desde mediados de 2016 hubo varios operativos de este tipo realizados en esa zona incluida en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Hasta el momento se han incautado unos 20 mil kilos de leña, dos vehículos, dos trailers y tres barcazas.

La intendencia de San José, junto a las de Montevideo y Canelones y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, integran un comité de gestión que trabaja en la implementación de patrullajes para proteger el monte nativo existente en las márgenes del Río Santa Lucía.

Juan Carlos Álvarez, subdirector de Gestión Ambiental y Salud de la Intendencia de San José, adelantó ayer a El País que ahora la Intendencia de Montevideo está reparando una lancha que tenía Prefectura y con la cual comenzará a efectuarse patrullajes por el río en toda el área protegida, a partir de fines de marzo.

Los recursos en general para la custodia no abundan; ésa es la única nave que se posee, y en relación a los guardaparques no hay más de 10. Dos los aporta la Intendencia de Canelones y el resto la de Montevideo, aunque se encuentra limitada, ya que son empleados que están en Parque Lecocq.

San José no tiene allí guardaparques. En los dos o tres emprendimientos privados de ecoturismo instalados cerca de los humedales hay baqueanos de la zona que hacen de guardaparques, pero no están contratados por la comuna maragata.

Juncos y pinos.

Como se observa en las fotos aéreas de la Isla del Francés, es en el centro, de extremo a extremo, que ha quedado talada una faja ancha, pero no se trata de una intervención reciente sino que desde hace años se vienen haciendo cortes de árboles.

Álvarez explicó que en Ciudad del Plata hay una situación socioecónomica especial. Mucha gente vive de changas de todo tipo, pero las dos zafras más importantes son las de la extracción de juncos y la tala de montes de las islas. Cuando termina una comienza la otra, para el aprovisionamiento de leña de muchas barracas de la región, que sin embargo no han podido ser sorprendidas en el momento de la receptación de la madera.

Lo que abunda en las islas son los eucaliptus, y eso es lo más cortado, no las especies nativas. De todos modos, la tarea es llevada a cabo sin autorización del Área Protegida.

Posible sanción a los leñadores.

En el comité de gestión del Área Protegida de los humedales se estima que a quienes son descubiertos talando montes, en vez de aplicarles una sanción tradicional por la falta cometida, habría que exigirles que ayudaran a la reforestación con árboles nativos de crecimiento rápido, dentro de un gran plan de manejo de toda el área.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)