COMPORTAMIENTO EN EL TRÁNSITO

Preocupa bajo uso de las sillas para niños en autos

La Fundación Gonzalo Rodríguez reclama más controles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Riesgos: la mitad de bebés de hasta un año viajan en sillas. Foto: archivo El País

Para la Fundación Gonzalo Rodríguez, es preocupante lo que se desprende del Estudio de Comportamiento Observacional en Seguridad Vial del año 2016 en cuanto al bajo porcentaje de uso de sistemas de retención infantil (sillas de seguridad y boosters) en todo el país.

La ONG manifestó su exigencia a las autoridades competentes —Unasev, Congreso de Intendentes y fundamentalmente a las intendencias departamentales— para que aumenten la fiscalización.

También se aspira a un incremento del monto de las sanciones para conductores que incumplan con la ley 19.061 de 2012, reglamentada en 2014, que obliga al uso de sistemas de retención infantil (sillas y boosters) para todos los niños que son trasladados en autos particulares, en el territorio nacional.

Como se puede apreciar en la gráfica incluida en esta página, el porcentaje de inclusión de sistemas de retención infantil presenta una gran diferencia al comparar las edades, así como también la utilización en los distintos departamentos.

En un promedio general, casi la mitad de los bebés de hasta un año viajan en sillas, pero el porcentaje cae sustancialmente cuando se trata de niños de 6 a 12 años, que también deben ir en el asiento trasero de los autos, con sillas o boosters según su altura y peso.

El informe de Unasev dice que, sumando bebés y niños de 0 a 4 años, en 2016 hubo un 0,7% de víctimas fatales; el porcentaje sube a 1,7% para la franja de 5 a 9 años; y es de 1,2% de 10 a 14 años. (En ese año murieron en siniestros de tránsito 435 personas).

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

De norte a sur.

Apenas sobrepasa el 32% el uso de sistemas de retención infantil en Montevideo y Colonia, los dos departamentos en donde más se respeta la legislación vigente. Por debajo del 10% aparecen en la lista Salto, Durazno, Treinta y Tres, Flores, Artigas y Cerro Largo.

En septiembre de 2016, un estudio observacional de la empresa Factum informó que se comprobaba un aumento en el cumplimiento de las normas de tránsito en general, pero el sociólogo Eduardo Botinelli ya advertía que 8 de cada 10 niños no viajan en un sistema de retención infantil (especialmente los mayores de 6 años).

Si bien la cantidad de fallecidos de 0 a 12 años representa el porcentaje más bajo entre las franjas de edad consideradas (un 3,6% del total), se pretende que haya más conciencia. La utilización de sillas o boosters reduce en un 75% las lesiones en caso de un siniestro, evita que el niño salga despedido y su impacto contra otros ocupantes y elementos del vehículo. La fundación complementa este llamado de atención informando que mientras el promedio de costo de un CTI pediátrico por día asciende a U$43.500, la silla para autos cuesta U$3.500 y un booster para niños entre 4 y 11 años: U$ 1.000.

Sanciones.

La sanción por traslado de menores de 12 años en el asiento delantero del auto es de 3 UR (U$ 2.838). Y por llevarlos sin un sistema de retención infantil: 2 UR (U$ 1.892).

Según explicó a El País el presidente de la Unasev, Gerardo Barrios, la normativa es aplicable a todos los vehículos, incluidos los coches de alquiler. Llegó incluso a acordarse con la gremial del taxi la implementación de algunas bases, estratégicamente ubicadas, que tendrían 3 o 4 sillas.

De esa forma, si una persona llamaba a la central, y solicitaba un taxi con silla, el vehículo pasaría por la base, se subiría la silla y luego se iría a buscar al pasajero. Pero eso no prosperó como tampoco un acuerdo con la Unasev para que un 10% de los taxis (alrededor de 300), tuvieran sillas para niños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)