SALUD PÚBLICA

Practicantes prescribían remedios sin permiso

Comprobaron que estudiantes de Medicina recetaban fármacos en la farmacia del Hospital de Salto.

Legisladores denuncian que ASSE oculta información sobre situación de las farmacias. Foto: Pixabay
Legisladores denuncian que ASSE oculta información sobre situación de farmacias. Foto: Pixabay

La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) detectó en diciembre de 2016 que practicantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (UdelaR) recetaban medicamentos a pacientes sin los debidos permisos en la farmacia del Hospital de Salto. La situación fue denunciada por el Partido Nacional que solicitará información al prestador de salud.

Un informe de auditoría de ASSE realizado en la unidad de farmacia del centro de salud en respuesta a un pedido de información del diputado blanco Martín Lema, detectó que "los practicantes prescriben recetas en incumplimiento a la normativa", entre otras varias irregularidades.

La carrera de doctor en Medicina de la UdelaR tiene una duración de siete años. El último está planificado para que el estudiante realice una práctica en centros de salud. En todos estos casos, ningún practicante puede recetar medicamentos ya que no cuenta aún con la habilitación ni con el título que así lo certifica. Según el plan de estudios de la carrera, "la última etapa de un año de duración corresponde al Internado, un practicum que propone consolidar los rasgos del ejercicio preprofesional supervisado, (...) que en nuestro caso es fruto de un convenio con el Ministerio de Salud Pública (MSP)".

Consultado el Colegio Médico del Uruguay sobre la situación, su presidente Néstor Campos indicó que el tema no es competencia de la institución. El País consultó también al director del Hospital de Salto, Marcos García, y al decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, de quienes no obtuvo respuesta.

Lema indicó que la situación de las farmacias en ASSE y la falta de los controles por parte del MSP que lleva a que ninguna esté habilitada, "es una de las razones por las que decimos que el Frente Amplio pretende distraer la atención hablando de una segunda generación de la reforma de la salud". Para el legislador, "el directorio de ASSE sigue ocultando información. Nos dio una respuesta incompleta al pedido de informes sobre la situación en farmacias de ASSE sin proporcionarnos material que está disponible desde hace tiempo", dijo.

Lema indicó que tiene "conocimiento de resultados alarmantes en farmacias que no solo evidencian la carencia de controles, sino también la falta de garantías que tienen los usuarios".

En agosto, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, informó ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados en el Parlamento que solo el 18% de las farmacias de hospitales de ASSE está en trámite de la habilitación del MSP. De las 87 farmacias de ASSE, actualmente ni una está habilitada por el MSP.

Incumplimientos.

La auditoría comprende un relevamiento de la estructura de la farmacia del Hospital de Salto, las condiciones de la planta física y la dotación de recursos humanos y procesos con los medicamentos como el abastecimiento, recepción, almacenamiento y dispensación. Entre una serie de irregularidades encontradas en la misma, se encuentra la falta de habilitación de la Dirección Nacional de Bomberos, así como el incumplimiento en el almacenamiento de inflamables de la normativa vigente.

Por otro lado, se detectó la falta de control de la temperatura ambiente, lo que no permitió "asegurar el mantenimiento adecuado de los equipos de aire acondicionado que aseguren las condiciones térmicas de los medicamentos". También se identificó que "la dispensación de psicofármacos por el sistema de crónicos no cumple con la normativa, donde se establece que solamente se pueden dispensar dos unidades de presentación por receta".

En otro orden, las autoridades de ASSE informaron a Lema que "no se realizó el control del stock y de recetas despachadas, para detectar errores de dispensación y tomar medidas correctivas".

En las conclusiones del informe, ASSE admitió que "existen debilidades en la planta física y en el almacenamiento de sustancias inflamables (alcohol y éter) por no contar con un depósito para las mismas".

Con respecto a la gestión de los medicamentos, ASSE consideró que "los controles son insuficientes para la trazabilidad de los medicamentos y de las recetas".

La administración también encontró "diferencias entre el stock real y el registrado en el programa informático Webfarma", así como una serie de incumplimientos de la normativa con respecto a "la utilización del sistema de crónicos para prescribir psicofármacos".

La gestión de ASSE está siendo investigada por una comisión de la Cámara de Representantes, que se conformó a instancias del diputado Eduardo Rubio (Unidad Popular).

Denuncian falta de información.

El diputado Lema denunció que ASSE oculta información ya que en las respuestas a sus pedidos de información no se otorgan cifras exactas.

En la última (octubre) sobre su consulta puntual acerca de farmacias de hospitales, el prestador contestó: "Se están realizando las devoluciones a las unidades ejecutoras, en virtud de que a partir del 1 de enero de 2016, el comité de auditoría interna exige la entrega del 100% de los planes de acción con las medidas correctivas pertinentes".

También hay incumplimientos en Soriano.

De un total de 14 recomendaciones realizadas por ASSE en 2014 a la farmacia del Hospital de Soriano, solo se efectivizaron dos a diciembre de 2016. Según una auditoría del prestador, esta unidad al igual que la de Salto tampoco tiene la habilitación de la Dirección Nacional de Bomberos. Tampoco se instrumentaron los cambios en la planta física y de seguridad, en la capacitación de personal de seguridad contra incendios y en el registro de la temperatura ambiente. Sí se creó el depósito para los productos inflamables fuera de la unidad de ambulancias, al tiempo que se cumplió parcialmente la creación de un despacho externo e interno de stock fijo de medicamentos. No hubo mejorías en los controles ya que no se desarrollaron recuentos parciales y tampoco se mejoró el control de recetas despachadas contra el programa informático Webfarma. Por último, en el informe que realizó ASSE sobre el estado de situación de la farmacia del hospital, no encontró avances en los procedimientos operativos. En la auditoría, ASSE seleccionó una muestra al azar de 30 recetas despachadas con las cuales corroboró que estaban todas correctamente registradas en el Webfarma, "a excepción de una en donde la prescripción no coincide con el registro, prescripto: jarabe antitusígeno diferente al registrado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)