EN LA AGUADA

Ponen en venta emblemático edificio de la ex casa Soler

La tradicional tienda alberga hoy oficinas y apartamentos

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Casa Soler fue un emblema comercial en su época. Foto: Archivo El País

Hasta el viernes 30 de septiembre, la Corte Electoral recibirá ofertas por la venta de su sede ubicada en el antiguo edificio de Casa Soler, ubicada en Agraciada y Marcelino Sosa.

El inmueble, construido en la década del 30 por el arquitecto Carlos Pérez Larrañaga como casa central de la conocida tienda por departamentos Soler, estaba entonces en una privilegiada ubicación en el barrio Aguada, haciendo cruz con el Palacio Legislativo, que fue construido muy poco antes.

Hoy, la esquina de Agraciada y Marcelino Sosa ha perdido su encanto comercial, pero el edificio sigue conservando su tradicional estampa de época. En 1995 fue declarado "Bien de Interés Municipal" por la Intendencia, una justa distinción para una postal emblemática de la capital.

La Corte divulgó en su página el llamado a licitación pública con los detalles de la propiedad: un único padrón de 2.527 metros cuadrados.

La superficie comprende el primer piso en su totalidad, y parte del primer subsuelo, el entrepiso, el segundo y el tercer piso. El edificio tiene entrada tanto por Agraciada como por Marcelino Sosa.

De acuerdo con el llamado a licitación, los pliegos de condiciones se pueden retirar, sin costo, en la Sección Adquisiciones de la Corte (calle Ituzaingó 1471, primer piso).

La apertura de los sobres se realizará el 30 de septiembre a las 14:00 horas, y hasta ese momento permanecerá abierto el plazo para recepcionar ofertas.

Esplendor.

La construcción del edificio data de una época de monumentales proyectos comerciales. En 1920, los Salvo, que tenían tienda en el Paso Molino y otros emprendimientos textiles en Colonia, levantaron el Palacio Salvo frente a la Plaza Independencia. Los Soler siguieron su huella con la inauguración de la imponente tienda en la Aguada, coronada por una de las elegantes cúpulas que en Montevideo siguen rindiendo testimonio de la arquitectura de aquellos años.

La reconocible bóveda, de unos 15 metros de alto, incluía un reloj, hoy inexistente. En ella estaban originalmente las habitaciones de los trabajadores de servicio del edificio, desarrolladas en un área de 52 metros cuadrados. Hace dos años se hicieron tareas de renovación y mantenimiento en esa cúpula.

La familia Soler era de origen catalán y supo competir en glamour con otras grandes tiendas de la primera mitad del siglo XX que se abrieron con el estilo inglés del Department Store, como la conocida casa Harrods de Londres que atendían a una clase media de buen poder adquisitivo.

Como en Londres o París.

La Casa Soler respondía con su contundente volumetría y su llamativa torre a un doble propósito: por un lado, a una fuerte necesidad de comunicación —coherente con su propio carácter comercial— y, por otro, a la voluntad de brindar una imagen adecuada al ambiente urbano circundante, caracterizado por ese entonces por el recientemente inaugurado Palacio Legislativo y sus alrededores, pensados como remate de la avenida Agraciada. El Palacio Legislativo se construyó en el período 1908- 1925 y se inauguró para los 100 años de la Independencia del Estado.

Durante esos años florecieron en Montevideo las tiendas que imitaban a las de París y Londres, grandes centros de compras que fueron conocidos con la voz inglesa magazin, como sostiene el historiador Aníbal Barrios Pintos en el libro La Ciudad Nueva .

Entre estas tiendas destacaba Introzzi, en la avenida Rondeau y las calles Galicia y Paraguay, especializada en prendas y artículos apropiados a la vida rural, por lo que estaba emplazada en las proximidades de la estación del ferrocarril.

Son de esa era la casa Soler, la Tienda Inglesa, El Polvorín (cuyo nombre fue tomado luego por la galería céntrica), La Madrileña, La Ópera, Caubarrere, Angenscheidt y la que le puso el sello a la época: el London-París, ubicada en el edificio que aún hoy se conserva en 18 de Julio y Río Negro.

Postal.

La Casa Soler fue un emblema comercial en su época y ocupó un edificio icónico de Montevideo, ubicado en una de las esquinas frente al Palacio Legislativo. Su enorme cúpula recuerda un pasado arquitectónico del que todavía quedan algunos vestigios en la ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)