NIGERIANOS

Polizones nigerianos duermen en calabozo de la Prefectura

Ningún organismo acepta hacerse cargo de su situación social.

El Mides argumenta que la mayoría de los "ni-ni" no reciben pagos. Foto: F. Flores.
El Mides no tiene lugar para recibirlos, según informó Faroppa. Foto: Francisco Flores

Los cuatro jóvenes nigerianos que llegaron como polizones al puerto de Montevideo en la mañana del sábado durmieron anoche en los calabozos de la Prefectura Nacional Naval. No están presos pero no hay un servicio de ayuda que pueda asistirlos en la emergencia, según confirmó a El País Juan Faroppa, director de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.

La Armada Nacional recibió una alerta durante la mañana del sábado pasado desde un buque carguero con bandera de Islas Marshall, que provenía desde el puerto de Lagos (Nigeria) y que tenía como destino el puerto de San Lorenzo en territorio marítimo argentino.

Cuando se encontraba a unos 35 kilómetros de la costa uruguaya el capitán de la embarcación informó a las autoridades de Montevideo que traía cuatro polizones que se habían amotinado y que estaban amenazando a la tripulación con fierros y un extintor.

La Armada envió un barreminas con un equipo de la Unidad de Apoyo de Prefectura (Unapo) para hacerse cargo de la situación en el marco de las obligaciones que tiene el país en estos casos.

Los efectivos de la Unapo abordaron el buque y redujeron a los nigerianos amotinados. En términos militares, fueron "neutralizados", según explicó el vocero de la Armada, Gastón Jaunsolo.

Tras la detención, hablando en un inglés "claro", los jóvenes solicitaron ingresar al país como refugiados y fueron remitidos ante la Justicia Penal. Allí intervino el juez Nelson Dos Santos que ordenó su liberación, ya que no habían cometido delito alguno.

Ahora los polizones están libres y cuentan con el estatus de refugiados. Sin embargo, el país no tiene previsto un servicio para recibir este tipo de casos, según explicó Faroppa.

Los oficiales de la Prefectura tuvieron serias dificultades para conseguir un médico que los revisara. Tres de ellos tienen problemas de salud. Además, están en shock por lo vivido y la pérdida de uno de los integrantes del grupo original que trepó al barco en Nigeria.

Los primeros en prestar ayuda fueron integrantes de una ONG conformada por ciudadanos africanos que ya se establecieron en el país.

El Mides no tiene lugar para recibirlos, según informó Faroppa. "¿Qué sucedería si mañana vienen 20 personas a pedir refugio? Dan vuelta el país. No estamos pidiendo que les den un apartamento en Pocitos, por lo menos que en las primeras 72 se les ayude", expresó Faroppa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)