MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL

Polizones africanos fueron trasladados a refugio del Mides

Podrán vivir dentro de territorio nacional como refugiados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dem Kam (izq), 27 años de edad y Paul Lima (der), tiene 34 años. Foto: Migraciones

Los dos polizones africanos fueron aceptados por Uruguay como refugiados políticos. Mañana serán trasladados a un refugio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en Montevideo.

"Preferimos matarnos antes de volver", declararon ante las autoridades los dos ciudadanos de Camerún que en la mañana de ayer llegaron al puerto de Nueva Palmira.

Estuvieron 11 días sin alimentarse y cuando lo hicieron tuvieron problemas médicos.

El Servicio Ecuménico por la Dignificación Humana (Sedhu), representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) decidió extender la ayuda humanitaria para ambos por entender que existen "razones más que suficientes para acogerlos".

Se trata de Paul Lima, de 34 años, procedente de Douala, y Dem Kam, de 27 años, de Yaounde, ambos nacidos en Camerún. Declararon que escapan de un país "donde son perseguidos políticamente, eran reprimidos, no tienen libertad y ninguna esperanza".

Antes de emprender viaje a Montevideo, pasarán por una revisión médica, fundamentalmente porque uno de los polizones presenta vómitos y diarrea.

"Estuvieron 11 días sin comer y después a uno de los dos le cayó mal lo primero que ingirieron", contó a El País una de las autoridades que participó en la operativa.

El jefe de ingenieros del Boston Harmony fue el que vio a los polizones en zona de estribor junto a la pasarela. Inmediatamente llamó al puente de mando informando al capitán, quien ordenó reunir a toda la tripulación y dio instrucciones de buscarlos en todo el buque.

Horas después fueron hallados en la sala de registro y conducidos para un interrogatorio y cacheo.

Cuando les preguntaron dónde se escondían, los dos contaron que viajaron la mayor parte del tiempo en la parte superior de las cabezas de las grúas 1 y 2. Se escondieron en forma separada para no llamar la atención.

Los dos africanos establecieron que una vez que la tripulación del barco los encontró, el capitán les proporcionó una atención digna. Fueron alimentados y no recibieron maltrato.

Este es el segundo caso de polizones en lo que va del año en la terminal coloniense, según explicó una fuente portuaria, quien aseguró que es una práctica "relativamente habitual", en barcos que hacen escala en países de África.

"La presencia de polizones de origen africano en gran medida y asiáticos en segundo orden, es más frecuente de lo que la gente cree. En Nueva Palmira se dan en promedio dos casos por año", indicó el informante a El País.

Por lo general se suben de forma clandestina a un barco pensando que van a Estados Unidos o Brasil, otro destino donde buscan mejorar su calidad de vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)