LOS TIEMPOS DE LA JUSTICIA URUGUAYA

Dos policías procesados esperan hace doce años por la sentencia

Demora en sede de Lavalleja es inédita y asombra a operadores judiciales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El procesamiento del exjefe de Policía conmocionó a Lavalleja en 2004. Foto: M.Bonjour

La Justicia tarda pero llega, dice el refranero popular. Y en Uruguay puede demorar mucho tiempo. Un exjefe de Policía y un comisario retirado de Lavalleja aguardan desde hace 12 años una sentencia en primera instancia.

El entonces juez penal de Lavalleja, Nelson dos Santos, y el exfiscal minuano Diego Pérez procesaron con prisión al entonces jefe de Policía de ese departamento y a un comisario por un delito de peculado.

Dos Santos y Pérez hoy son operadores judiciales en Montevideo.

"No puede ser que hayan pasado 12 años y mi cliente (un comisario de la seccional ubicada en Campanero) siga esperando una sentencia en primera instancia. Inclusive, una resolución de un Tribunal de Apelaciones que dejó en libertad al entonces jefe de Policía de Lavalleja, refiere que esa demora es inadmisible", dijo a El País el abogado del comisario procesado, Humberto Teske.

Enseguida agregó: "Es muy difícil encontrar en los anales del Derecho Penal una expediente tan longevo".

El abogado aludió a una sentencia de un Tribunal de Apelaciones de 2° Turno que ordenó la liberación del exjefe de Lavalleja y se refirió al atraso inédito del expediente.

"Aún admitiendo que se trata de una causa compleja, debe recordarse que los institutos jurídicos no se aplican en el vacío, sino en la consideración a los justiciables", advierte el fallo. Enseguida agrega: "Se estima que se ha vulnerado el plazo razonable de juzgamiento a que tiene derecho (el exjefe de Policía y el comisario procesado) desde que la demora de la tramitación no obedece ni al quehacer de los encausados ni a trabas opuestas por las defensas de aquella".

El fallo del Tribunal de Apelaciones, firmado por los ministros William Corujo, José Balcaldi y Alfredo Gómez, sostiene que en el expediente de la Justicia de Lavalleja se verifica una hipótesis de "hipertrofia del proceso", "una longevización de este" con "desmedro" del derecho de justiciable a obtener una sentencia "siquiera a mediano plazo".

Los propios operadores judiciales que procesaron al entonces jefe de Policía de Lavalleja y al comisario retirado, se sorprendieron por la demora de la Justicia minuana de dictar sentencia en primera instancia sobre los hechos.

Procesamientos.

Ambos casos tuvieron una gran repercusión en 2004.

El entonces jefe de Lavalleja fue procesado y encarcelado por el delito de peculado. El jerarca fue acusado de supuestas ventas —todavía no hay una acusación en primera instancia— de material de construcción donado por organismos públicos para la construcción de una cárcel modelo en la zona de Campanero, ubicada a unos 3 kilómetros de la ciudad de Minas.

También fue investigado por la supuesta venta de un trailer confeccionado en la seccional de Campanero con una caja de una camioneta que había volcado y cuyos restos habían quedado en la sede policial, señalaron a El País fuentes del caso. Agregaron que el propio exjerarca empadronó el trailer antes de venderlo.

El exjefe fue recluido en prisión el 5 de agosto de 2004. Su abogado defensor apeló y un Tribunal de Apelaciones confirmó el procesamiento.

El expediente volvió al Juzgado de Lavalleja el 6 de mayo de 2005. El jerarca fue excarcelado a fines de noviembre de 2006. "El problema es que nada se instruyó (investigación o solicitud de más pruebas) a partir de la recepción del expediente , y lo incomprensible, tal como señala la Defensa, es que las actuaciones ingresaron en una suerte de punto muerto, a consecuencia de los duros antagonismos acaecidos entre los anteriores titulares de la Fiscalía y del Juzgado", señala el fallo del Tribunal de Apelaciones. El comisario retirado, cuya defensa es realizada por Teske, fue procesado por un delito de peculado y estuvo ocho meses preso. Fue acusado de apoderarse de varios cientos de bloques donados para la construcción de la nueva cárcel modelo.

En el expediente, se incluyeron boletas de compras de dicho material de construcción, según dijo a El País el abogado del comisario.

De todas formas, gracias a testimonios de policías bajo la figura del testigo protegido, el fiscal y el juez de la causa coincidieron en que el acusado cometió ilícitos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)