VIOLENCIA DE GÉNERO

Policías investigados por violencia doméstica serán trasladados al INR

Además pasarán a cobrar el 50% de su sueldo mientras se aclara su situación. El 55,4% de los homicidios de mujeres en Uruguay son ejecutados por parejas o exparejas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía investiga diferentes homicidios. Foto: Ariel Colmegna

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, firmó un decreto que establece el traslado de los policías investigados por presuntos casos de violencia doméstica al Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

El decreto también indica que los funcionarios policiales denunciados pasarán a cobrar el 50% del sueldo mientras se aclara su situación. Los efectivos podrán cumplir tareas ejecutivas y el personal en esa situación podrá pasar a prestar servicios en comisión al INR. De este modo, el policía podrá mantenerse en dependencias propias de su sub escalafón.

Hasta ahora la medida que se aplicaba a los policías denunciados era la de desarmarlos de forma preventiva.

La presidenta de la Unión de Sindicatos Policiales del Uruguay (USIP), Patricia Rodríguez, calificó la medida como una "locura", y anunció que se intentará demostrar por la vía técnica que se está cometiendo un error. "Si necesitan personal para las cárceles, esta no es la vía para conseguirlo", dijo.

El ministro firmó la resolución ayer, cuando la secretaría de Estado presentó el informe "Femicidios íntimos en Uruguay. Homicidios a mujeres a manos de (ex) parejas", del Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad.

El reporte señala que la tasa de homicidios contra mujeres en Uruguay supera las de Estados Unidos, Canadá, Australia, Inglaterra y España. En materia de femicidios, nuestro país alcanza tasas más altas que Finlandia, duplica las de Estados Unidos, Canadá y Suecia, triplica las de Holanda, Inglaterra y Gales, y es cuatro veces mayor que la de España.

Al analizar el vínculo entre homicida y víctima en los casos ocurridos entre 2012 y 2016, e encuentra que el 55,4% se los asesinatos de mujeres son cometidos por parejas o exparejas y el 20,6% por familiares. El resto de las víctimas y victimarios eran amigos o no tenían relación alguna.

En tanto, en los homicidios "domésticos" contra hombres la relación es distinta. Apenas el 3,5% murieron a manos de sus parejas; el 11,2% por familiares; el 61,2% fueron asesinados por un amigo, y el 24,1% por personas con las que no tenían relación.

En los casos de homicidios entre personas que convivían, se constató que el 52,4% de los autores resuelve quitarse la vida posteriormente y un 41,1% lo intenta. Con respecto a las denuncias previas al hecho, surge que un 20,8% de las víctimas había hecho denuncias anteriores a la Policía.

La premeditación del hecho se dio en el 81,6% de los casos investigados. El trabajo del Observatorio ministerial consigna además que el 88,7% de los autores no se entrega a las autoridades tras cometer el crimen.

Los técnicos que elaboraron el informe sostienen que los datos permiten "evidenciar que los homicidios a mujeres a manos de exparejas son un fenómeno que mayoritariamente ocurre entre personas que efectivamente consumaron la experiencia de vivir bajo un mismo techo", y destacan que "el papel crítico de la convivencia deja planteada la interrogante de cómo esta experiencia afecta la relación desigual de poder entre varones y mujeres, transformando al ámbito doméstico en el escenario más idóneo para el ejercicio de la violencia letal contra la mujer".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)