Deficiencias en el levantamiento de las pruebas complican la labor judicial

Policías contaminan escenas y casos quedan sin resolver

Un juez y un fiscal ingresaron al domicilio de una anciana de 75 años, en Brazo Oriental, que había sido asesinada de 40 puñaladas. El magistrado vio una colilla tirada en el suelo y señaló a un policía: "Ahí tenemos una prueba para la gente de Científica".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía colocó en una valija las prendas de Lola Chomnalez y cargó hojarasca.

El agente le respondió: "Tranquilo, señor juez; es de un oficial que estuvo fumando". El magistrado, molesto ante la contaminación de la escena del hecho, ordenó a todos los policías que salieran de la casa. Un guardia de seguridad, vecino de la víctima, fue procesado con prisión poco después, gracias al relevamiento hecho por Policía Científica en el lugar del crimen.

Este caso, como varios otros que ocurrieron en los últimos tiempos, ilustran un problema que enfrentan los jueces penales y personal de Policía Científica a la hora de resolver homicidios: no todos los efectivos que patrullan o investigan delitos están capacitados para preservar la escena del crimen. En la Policía ello se conoce como "la regla de oro".

Un juez penal advirtió que "sucede muy a menudo" que no se preserve el lugar del hecho por celos del comisario que quiere ver el cuerpo antes que el personal técnico. En otros casos, los policías no saben que pueden dejar huellas dactilares, accidentalmente, en evidencias de delitos.

Semanas atrás, en el Cerro, cuatro individuos se desplazaban por la avenida Carlos María Ramírez. Al ver que se acercaba un móvil policial, uno de ellos disparó a los policías. Luego se inició una persecución.

Antes de ser capturados, uno de los delincuentes trató de deshacerse del arma. Un oficial bajó de un patrullero y la recogió sin tomar las debidas precauciones. En el juzgado, la jueza actuante le preguntó al oficial si había usado guantes al levantar el arma. El oficial dijo que no. "¿Cómo vinculo a los detenidos con esa arma?", le preguntó la jueza. Los detenidos fueron liberados.

El 27 de septiembre del año pasado, el ex recluso Nilson Varaiti Cora fue ejecutado de siete disparos de una pistola 9mm cuando viajaba en un ómnibus de la línea 494 de la empresa Coetc. Antes de que llegaran los técnicos de la Policía Científica, la escena del hecho fue contaminada porque jerarcas policiales subieron al ómnibus a observar el cadáver.

Una de las investigaciones más mediáticas de los últimos meses —la del asesinato de la joven argentina Lola Chomnalez— se vio entorpecida por un cúmulo de errores en la preservación de la escena del hecho, en las dunas de Valizas.

Las huellas que podían existir fueron borradas por los cuatriciclos que utilizaron los efectrivos en la búsqueda de la adolescente. Un equipo especial enviado por el Ministerio del Interior recogió la mochila, prendas de vestir de Lola y restos de tierra y las guardó en una valija y en una caja de bananas.

Un jerarca de Policía Científica reconoció a El País que es "muy difícil" que se cumpla con la preservación de la escena del crimen, y aun más cuando se trata de un hecho grave.

"Al lugar llegan primero los patrulleros y luego el comando de la zona. Cuando llegamos nosotros, la escena está totalmente contaminada", dijo la fuente consultada. Agregó que, en el interior, la situación se agudiza porque "demoramos más tiempo en llegar".

Algunos jueces se quejan de que ese tipo de problemas sucede muy a menudo y determina que muchos casos queden sin aclarar.

Otros magistrados, sin embargo, indicaron que no tuvieron problemas con la Policía a la hora de recolectar pruebas.

En algunos episodios, los propios efectivos no actúan con el celo necesario porque presumen que la solución del caso es "evidente".

En el año 2012 fueron asesinados cuatro travestis. En mayo de ese año, el "Brasilero" recibió un disparo en el abdomen y falleció en el hospital. "Los policías no preservaron la escena porque presumieron que se trataba de un lío entre maricas", recordó una fuente del caso.

Reunión.

El problema fue detectado el año pasado por el jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera, y el entonces director de Policía Científica, William García, quienes acordaron capacitar al personal policial para respetar la denominada "regla de oro".

Por la ansiedad, un policía que llega al lugar de una muerte tras una persecución, enciende un cigarro. "Tiene que tener la suficiente responsabilidad para decir que la colilla que tiró al lado del cadáver es suya. Así no hace perder tiempo a sus compañeros de trabajo", dijo otra fuente policial.

La escuela de criminalística trata de capacitar a agentes para que respeten la "regla de oro". Sin embargo, no hay suficientes cupos.

Un reglamento interno de la Policía determina que, en el lugar del crimen, el perito tiene a cargo la investigación a instancias del juez del caso. Sin embargo, por celos profesionales, a la escena de ilícito también acceden jerarcas policiales de la zona. Además de la contaminación de la escena efectuada por la falta de capacitación de sus colegas, efectivos de Policía Científica están sobrecargados de trabajo.

SABER MÁS

Casos donde no se respetó la "regla de oro" de preservar la  escena del crimen

LOLA CHOMNALEZ

Entre la noche del 27 y la madrugada del 28 de diciembre de 2014 fue ultimada la joven argentina Lola Chomnalez. Su cuerpo apareció el 30 de diciembre, semienterrado.

CRIMEN EN EL  494

El 27 de septiembre de 2014, el ex recluso Nilson Varaiti Cora fue ejecutado de siete disparos por un sicario en un ómnibus de Coetc, en el que viajaban 60 personas.

CERRO

Varios individuos se tirotearon con policías desde un auto que circulaba por Carlos María Ramírez. Durante la persecución, los individuos se deshicieron del arma. Luego fueron atrapados.

BRAZO ORIENTAL

Los policías invadieron una casa donde una anciana fue asesinada a puñaladas. La jueza actuante les ordenó que salieran. La Policía Técnica ingresó y encontró pruebas.

ROOSEVELT

En 2012, un travesti conocido como el "Brasilero" recibió un disparo en el abdomen. Luego murió. La Policía no preservó la escena del hecho. Ese año mataron a otros tres travestis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)