Los robos a unidades militares

Policías tras conexión militar

Identifican a un integrante del Ejército por el robo de armas en el Batallón de Infantería 1.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El comandante en jefe del Ejército en acto en el Batallón donde ocurrió el robo. Foto: F. Ponzetto

La policía identificó a un miembro del Ejército como posible integrante del grupo que robó dos fusiles Steyr de última generación del Batallón de Infantería 1, de Punta de Rieles. Efectivos policiales de la Zona III y el departamento de Información Táctica allanaron en las últimas horas el barrio La Chancha, que se ubica detrás de la unidad militar. En ese barrio viven familiares y amigos de soldados de esa brigada.

La hipótesis que manejan los policías es que el efectivo militar tomó contacto con malvivientes de la zona y les pasó el dato que los fusiles estaban descargados. Ya tienen identificada a la persona, han registrado sus contactos en las redes sociales y por allí llegaron a conoce la identidad de las otras dos personas que integran la banda.

La Brigada de Infantería 1, a la que pertenece la unidad que fue robada, ocupa un predio enorme en Camino Maldonado y Urano. El ingreso y robo se vio facilitado porque los fusiles de los centinelas no tenían balas por una orden dada tiempo atrás luego que ocurriera un suicidio e intento de suicidio en esa unidad. Por eso se tomó la decisión de que las armas estuvieran sin munición en el cargador. Pero los reglamentos dicen claramente que la guardia tiene que estar con el cargador aprovisionado.

Según explicó el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, a radio Sarandí, los soldados de la guardia no serán sancionados, aunque sí habrá amonestaciones para los responsables de mayor jerarquía.

Además de la investigación policial, el Ejército realiza su propia indagatoria paralela dado que el delito ocurrió dentro de su jurisdicción. Lo mismo en los casos de intentos de robos, reveló a El País un oficial de la fuerza de tierra.

La investigación se basa en elementos fácticos, se dijo: un robo y cuatro intentos. Cuatro unidades militares de las tres Fuerzas Armadas, dos en Montevideo y dos en Canelones. Todo en un raid de 21 días.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El dedo.

"El robo de los fusiles alarmó a todos, es un hecho muy grave. Hay predios militares muy grandes por donde la población atraviesa cortando camino. Siempre se ha robado cosas, eran raterías de poca monta, como cables para fundir el cobre. Pero entrar a un cuartel para robar fusiles es otra cosa", dijo ayer el ministro Fernández Huidobro.

"Ahora los guardias en los cuarteles deben tener otro espíritu acorde a los tiempos que corren", agregó.

El ministro no puede asegurar que esos fusiles Steyr se hayan usado para robar el Banco República de La Paz.

Sin embargo, un experto en armas comentó a El País que en el video del robo al banco se puede notar con claridad la forma en que quien porta el fusil coloca su dedo índice de la mano derecha. Lo hace por encima de la estructura del arma mientras con los otros dedos rodea el mango del fusil. De esta forma se asegura que no se le escape un disparo. Esa es la forma en que militares y policías toman el fusil cuando la situación no es de peligro.

El comandante del Ejército, general Guido Manini Ríos, en estos días ha sostenido reuniones con varios generales para analizar la situación. Lo primero fue ordenar una alerta a los centinelas de guardia.

Ayer Manini Ríos concurrió a la Brigada de Infantería 1, que reúne a varias unidades, una de las cuales sufrió el robo de los fusiles austríacos. El jefe del Ejército despidió uno por uno a los efectivos del primer grupo de relevo del contingente desplegado en Haití. Breve apretón de manos, saludo militar y una frase repetida casi cien veces: "Suerte en la misión". Sin embargo, el general evitó contacto con la prensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)