COMCAR

Policía a prisión por aceptar 3 chuletas de "coima" de preso

Pasará cuatro meses en la cárcel. Si el fiscal apela, estará un año.

Un policía de la Guardia Republicana enfrenta cuatro meses de cárcel por recibir tres chuletas de "coima" que compartió con otros carceleros del Comcar. Si el fiscal de la causa apela el auto de procesamiento, el policía pasará otros siete meses en prisión mientras se diligencian las pruebas.

Una investigación realizada a fines del año pasado por el Departamento de Análisis e Investigaciones Penitenciarios (DIAP) incautó un celular a un preso del Comcar. En el aparato surgían conversaciones a través de Whatsapp entre el dueño del celular y otro recluso que trabajaba en la panadería de dicho penal.

El auto de procesamiento del policía, al que tuvo acceso El País, expresa que de la conversación de los dos reclusos surge que uno de ellos tenía contactos con una persona que le ingresaba celulares al Comcar.

La investigación realizada por el DIAP constató que el dueño del celular se comunicó en reiteradas oportunidades con un funcionario policial de la Guardia Republicana, quien cumplía funciones en el Sector Revisoría del Comcar. En una de las comunicaciones, el preso le pidió al agente que gestionara el ingreso de su pareja al Comcar dado que ella no podía visitarlo porque tenía la cédula en mal estado.

El policía sabía que la pareja del preso no podía ingresar a la cárcel. Sin embargo, habló con sus compañeros del portón de entrada al Comcar para que se le permitiera el acceso. "A cambio de ello recibió carne que le entregó el preso", señala el auto de procesamiento del policía.

Dicha carne era propiedad del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), la cual debía ser entregada en un módulo. Un jerarca del INR declaró en la sede judicial que la carne que llega al establecimiento es controlada en la carnicería y de allí es retirada por un funcionario policial y un recluso para llevarla a distintos sectores del Comcar.

"El jerarca reconoció que no existen controles de si efectivamente la carne llega o no a destino", reza el auto de procesamiento.

El preso no solo se apropió de la carne que entregó al policía de la Guardia Republicana. Cada vez que su pareja visitaba el establecimiento carcelario, el recluso le entregaba 10 kilos de carne.

El policía y el preso también negociaron el ingreso al Comcar de cinco celulares. Por cada uno de ellos, el policía recibía $ 1.000.

El funcionario fue procesado con prisión por cohecho (coima) y el preso por apropiación indebida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)