VIOLENCIA POLÍTICA

Policía tras los pasos de una célula neonazi

Jueza impuso una medida sustitutiva a la prisión para uno de ellos, con la obligación de presentarse en la seccional policial dos veces por semana durante 90 días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un grupo hizo arengas nazis y fue echado del bar por su dueño. Foto: F. Ponzetto

La Policía considera que el grupo neonazi acusado de protagonizar un incidente en un bar céntrico el 28 de julio pasado está vinculado también a una feroz golpiza realizada a un homosexual en una cervecería ubicada en la misma zona.

Ocho individuos —entre ellos dos mujeres— fueron denunciados por el dueño del bar Girasoles ubicado en Colonia y Yi. Ayer declararon como indagados ante la jueza de 13er Turno, Ana Ruibal y la fiscal Brenda Puppo. Al finalizar los interrogatorios, la representante del Ministerio Público pidió a Ruibal el procesamiento sin prisión de uno de los acusados por los incidentes en el bar.

"Solicité el procesamiento de uno (de los detenidos) por el delito de Violencia Privada. Del tema nazi se va a seguir investigando. Por ahora no había prueba de nada", dijo Puppo a El País. La decisión de la representante del Ministerio Público se basó en las declaraciones de testigos —un periodista, su esposa y un fotógrafo, entre otros—, así como también de filmaciones efectuadas por cámaras del Ministerio del Interior ubicadas en Colonia y Yi.

Ruibal hizo lugar al pedido de Puppo. El acusado deberá cumplir, como medida sustitutiva a la prisión, con la obligación de presentarse en la seccional policial correspondiente a su domicilio, dos veces por semana debiendo permanecer por espacio de dos horas cada vez por el lapso de 90 días".

En un comunicado de prensa, el Ministerio del Interior consignó ayer que el jueves 31 se procedió a la detención de un grupo 8 personas de "orientación neonazi", quienes promovieron un desorden en el bar Girasoles, provocando daños en el local y agrediendo a personas presentes en el lugar, retirándose minutos antes de la llegada de la Policía.

Allanamientos.

Pese a que no se pudo probar que el incidente en el bar Girasoles estuviese vinculado a una actividad neonazi, la investigación judicial y policial continuará en la etapa del sumario del expediente.

Fuentes del caso indicaron a El País que algunos de los detenidos lucían tatuajes con símbolos nazis.

En la tarde de ayer, efectivos de la Dirección General de Inteligencia Policial realizaron allanamientos en las casas de los detenidos. Según las fuentes, en algún domicilio encontraron ejemplares del libro "Mi Lucha" de Adolfo Hitler.

En esas actuaciones, la Policía incautó armas de fuego, estupefacientes, y un amplio espectro de materiales y objetos referidos a la ideología nacionalsocialista, tales como escudos, banderas, remeras con logos alusivos al nazismo, pegotines, folletería, retratos de Adolfo Hitler en varios formatos.

El Ministerio del Interior señaló, en su comunicado, que las tareas de inteligencia se enfocaron en individualizar a ca-da uno de los integrantes del grupo, pudiéndose establecer lugares de encuentro y reuniones privadas de los mismos en las cuales llevaban adelante rituales en honor a personas como Rudolf Hess (militar, figura clave de la Alemania nacionalsocialista y secretario y mano derecha de Hitler).

El incidente.

En la noche del 28 de julio, arribaron al bar varias parejas con niños. Poco después, uno de los mayores empezó a hacer arengas nazis dirigidas a los menores, lo que incomodó a varios de los presentes. A poca distancia se encontraban un periodista, su esposa y dos fotógrafos.

Los encargados del local les solicitaron que se retiraran, lo que desató la ira del grupo que comenzó a tirar sillas y mesas y romper vasos y botellas.

Finalmente, el grupo se retiró del lugar. Uno de integrantes le gritó al dueño del local: "Vamos a volver y te vamos a prender fuego el boliche".

A mediados de enero de 2013, la Dirección de Inteligencia Policial inició una investigación a un grupo neonazi activo que realizó pintadas en diferentes muros de la ciudad.

Además, los policías investigaron si sus integrantes fueron los protagonistas de una paliza a un activista social.

El entonces director Nacional de Inteligencia, José Colman confirmó a El País que había una investigación en curso sobre neonazis y que esta había sido ordenada por el entonces juez especializada en Crimen Organizado, Néstor Valetti.

Inteligencia trata de establecer desde 2012 cuándo y cómo ocurrió la agresión al activista, ya que este no la denunció por temor a represalias.

La presencia de extremistas en Uruguay.

En el 2012, expertos en tecnología de la Dirección Nacional de Crimen Organizado realizaron tareas de asesoramiento a otras unidades policiales sobre el contenido de páginas web que instigaban a matar y agredir a personas de origen judío, homosexuales y afrodescendientes. También fueron investigadas agrupaciones de militares retirados para detectar si tenían un punto en común con grupos neonazis. A mediados de 2011, trascendió la existencia de grupos neonazis operando en Uruguay. El diario Primera Hora de San José publicó que una página web (www.milucha.org) hacía apología neonazi y contenía mensajes racistas. La página, que databa del 2008, tenía como leyenda: "Recuerda el pasado para ir al futuro". En la misma se apreciaba una esvástica, secciones y un foro con más de 700 usuarios sudamericanos con comentarios vinculados al intercambio de objetos de colección nazis hasta una lista de personalidades de origen judío de Sudamérica, incluido Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)