alerta en redes

Policía: No hay denuncia alguna sobre secuestros de niños por órganos

Desde hace varios días, se ha difundido una publicación en redes sociales dónde se asegura que el 21 de abril una persona encapuchada intentó secuestrar a un niño. Se asegura que se trata de una banda que busca sus órganos. El Ministerio del Interior dice que es información falsa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mensaje que circuló en redes sociales.

Desde hace unos días, se ha difundido a través de las redes sociales -en particular a través de Facebook- la supuesta existencia de secuestros a niños por parte de una red de tráfico de órganos que opera en zonas de Canelones. 

La publicación en Facebook fue compartida más de 4.000 veces y vista por miles de personas en esa y otras redes sociales. Debido a esto, el Ministerio del Interior emitió un comunicado en el que informa que no existió denuncia alguna sobre un hecho parecido. 

El jefe de Policía canario, inspector mayor (r) Ricardo Pérez, aseguró: "Nosotros no tenemos a nivel de Jefatura ninguna denuncia de secuestro; solamente hubo un hecho puntual en la escuela 205 el día viernes donde dos niños, sobre todo uno de ellos, dice haber sido agarrado del brazo por una persona mayor a través de una reja, cosa que no pudo ser corroborado ni por los maestros ni por los profesores de educación física que allí se encontraban".

En efecto, la Policía de Canelones asegura que "no ha recibido ninguna advertencia siquiera que responda fehacientemente a los hechos que se describen en las redes; no obstante, la información disparó la radicación de unas seis denuncias que refieren a niños que advirtieron a sus padres ser seguidos por una camioneta de color blanca".

Como consecuencia, Interior informa que la Policía "viene investigando los hechos sin descartar nada pero poniendo un manto de mesura". 

A partir de este episodio, el Ministerio del Interior realizó varias advertencias sobre las posibles consecuencias de hacerse eco de ciertos contenidos en las redes sociales: 

-Una información difundida en las redes puede implicar una noticia falsa, que desvíe la atención policial para ocupar los recursos en procura de debilitar la vigilancia o patrullaje en una zona.

-La difusión de imágenes en las redes de personas acusadas como responsables de un hecho que no fue sometido a la Justicia, puede implicar la configuración de un delito.

-El anonimato que brindan muchas veces las redes sociales debe ser ponderado por cuanto hay casos que no lo justifican y pueden encerrar una difamación gratuita sobre el destinatario de la denuncia.

-También existe una responsabilidad social, de los involucrados que vuelven viral la información al compartirla sin ahondar en su veracidad. Muchos, bien intencionados; otros, desinformados; otros, simplemente por ignorancia y algunos, con deliberada intención. Sea cual fuere la razón, el punto es que no siempre es veraz lo difundido.

Las denuncias en las redes sociales deben complementarse con la denuncia policial o judicial, solo así tendrán el agregado principal de la presunción de certeza que hoy carecen, y que muchas veces, es inexistente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)