INFORME MUNICIPAL LO HABÍA DESACONSEJADO

Polémica por traslado de una feria en Pocitos

El cambio a Luis de la Torre había sido declarado “inviable” debido a problemas de movilidad urbana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las ferias regulan precios del mercado pero siguen provocando quejas en vecinos. Foto: F. Ponzetto

La feria que funcionaba los martes en la calle Montero y Williman se trasladará a partir del próximo 2 de agosto a Luis de la Torre, desde Bulevar Artigas hasta Joaquín Núñez.

Eso se informó a los vecinos a través de un papelito suscripto por el Municipio CH y el Centro Comunal 5.

A través de tal comunicado se solicita retirar de la calle los vehículos antes de la hora 6:00 y hasta las 15:00. Una vez instalada la feria nadie podrá salir o entrar a los garajes.

Lo peculiar de la decisión radica en que el lugar elegido para la mudanza había sido considerado "inviable" en un informe de la Inspección General de la propia Intendencia de Montevideo.

"De acuerdo a lo solicitado se informa: lo inviable de instalar la feria de doscientos metros en un espacio de cien metros, no existiendo posibilidades de estacionamiento por las transversales, por ser un día de semana, martes", sentenciaba aquel informe de la Inspección General.

En el balance técnico se agregaba que en la zona determinada para reinstalar la feria, hacia lo que sería uno de sus nuevos extremos, hay colegios y una embajada. Y hacia el otro extremo, la calle Joaquín Nuñez aparece como "una vía de tránsito con alta frecuencia de ómnibus y obras en construcción".

También quedó sumado a la lista de inconvenientes serios la presencia de 10 periferiantes que no tendrían lugar en la cuadra a donde se resolvió trasladar la feria.

Las ferias cambian de calle cada 3 o 5 años. Foto: F. Ponzetto
Las ferias cambian de calle cada 3 o 5 años. Foto: F. Ponzetto

Vecinos movilizados.

Osvaldo Fernández, uno de los residentes en Luis de la Torre, preocupado por la nueva realidad, dijo a El País que después de esa opinión técnica estampada en papel membretado de la Intendencia de Montevideo, el expediente original parece haber desaparecido.

No ha sido posible por eso conocer si hubo otros informes a posteriori que contrariasen lo indicado por el inspector comunal o aportaran datos que revelen supuestos beneficios a nivel de la movilidad urbana.

"Nos dijeron que hay un expediente electrónico con el cual no pudimos dar en estos días que nos hemos estado moviendo. Eso empezamos a hacerlo a partir de un par de semanas atrás cuando amanecimos con los cordones de las veredas pintados con números en azul, grotescos. Alguien dijo: ¿no vendrá una feria para acá? Varios le respondieron que estaba loco, pensando que sería alguna señalización para obras de OSE o de UTE. Pero bueno, terminamos enterándonos que venía la feria para acá", dijo Osvaldo Fernández.

Los vecinos que recibirán a las puertas de sus casas los puestos de frutas y verduras comprenden y están de acuerdo con la necesidad de trasladar las ferias para no molestar siempre a los mismos vecinos.

Sin embargo, la decisión concreta de la Intendencia capitalina es cuestionada de manera categórica.

"Se elimina un problema en un lugar pero se generan varios en otra zona. No solo el cambio va a molestar a otros vecinos sino que hay un agravante: Luis de la Torre es una calle que se comporta como una arteria de comunicación entre el oeste y el este, que une Pocitos y Punta Carretas. El tránsito es muy importante, no como en la que la feria estaba hasta la semana pasada, porque Montero es una calle prácticamente muerta, y Williman a esa altura es también muchísimo menos transitada", afirmó Osvaldo Fernández, quien vive hace 66 años en la calle Luis de la Torre.

La feria que tendrá un nuevo establecimiento en la ciudad hacía muchos años que permanecía situada en Montero, auque con leves corrimientos.

"Otros problemas se crearán por no haber tenido en cuenta que por Bulevar Artigas y por Joaquín Nuñez, a pocos metros de donde estará la feria existe un colegio, el Saint Brendans, que tiene unos 300 alumnos que entran entre las 8:00 y 8:30 y salen entre las 15:30 a 16:00. Ocupa tres casonas importantes en la manzana que atraviesa, va de Bulevar Artigas a Joaquín Nuñez. Cerca de ahí, a siete metros, va a estar la cabecera de la feria, en Luis de la Torre y Bulevar Artigas. Todo el movimiento allí va a ser muy afectado. Es un colegio de clase media y media-alta, son muchos los padres que estacionan lo más cerca que pueden, igual que las camionetas escolares y dos ómnibus muy grandes que llevan a los niños al campo de deportes", denunció Fernández.

Por otro lado, se considera que los martes la circulación del tránsito podría complicarse en las inmediaciones de Joaquín Nuñez y Luis de la Torre, una esquina que ya es peligrosa. Por Núñez circulan tres líneas de ómnibus, con una frecuencia de ocho minutos entre un coche y otro. Es una arteria de salida de la zona sur de Punta Carretas y Trouville en dirección al Centro.

Reunión en IMM.

Representando a quienes a partir del próximo martes serán afectados por la feria en el entorno cercano a Luis de la Torre, Fernández y otros tuvieron algunas reuniones con autoridades municipales, y llegaron al piso 23 de la Intendencia, al departamento de Desarrollo Económico e Integración Regional.

Los recibió Ricardo Posada y estuvo presente el alcalde del Municipio CH, Andrés Abt.

"Allí nos escucharon, todo muy bien, pero nos dijeron que estaba ya resuelto y no hay nada más para hacer. Porque dicen, además, que las ferias son un regulador de precios. También nos comentaron que no presentamos opciones posibles para hacer el traslado a otro sitio", informó Fernández.

Entre las alternativas planteadas por los vecinos figuraba una en Bulevar Artigas de espaldas al club de golf, o en Herrera y Reissig del lado del estadio de Defensor, entre éste y la Facultad de Ingeniería.

Por años.

La feria que provoca distintos puntos de vista depende del Ministerio de Economía y entra en la lista de las que deben cambiar de espacio público cada cinco años.

A lo largo de cada semana hay 12 ferias vecinales distribuidas solo en las calles de los barrios Pocitos y Punta Carretas. La Intendencia se aferra a la normativa para instrumentar la rotación de los puestos callejeros, que por sus ruidos molestos, entre más razones, bajan la cotización de los inmuebles. Salvo la ubicada alrededor del Parque Villa Biarritz, que es permanente, las otras 11 se deben trasladar en el mencionado período de 5 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)