INFORME A LA VICEPRESIDENTA

Muy pocos dejan la banca sin el subsidio

Es un beneficio legal que el Poder Legislativo abona un año pero que no todos cobran.

Los legisladores que renuncian en su mayoría se han acogido al subsidio por un año. Foto: G. Pérez
Los legisladores que renuncian en su mayoría se han acogido al subsidio por un año. Foto: G. Pérez

Cuando el tema del pago de subsidios a legisladores renunciantes está en el centro de la atención pública por el pedido del exvicepresidente Raúl Sendic, un informe de la Cámara de Representantes enviado a la vicepresidenta Lucía Topolansky da cuenta de que desde 1994 al presente una decena de diputados ha dejado su banca, y que la mayoría de ellos se ha acogido al subsidio que les corresponde por ley. En el Senado, en las dos últimas legislaturas también la mayoría de los renunciantes ha cobrado el emolumento.

Todos los legisladores renunciantes que en ambas cámaras no han percibido el subsidio en forma voluntaria pertenecen o pertenecieron al Frente Amplio. Desde 2008, cuando se produjo una modificación legal para limitarlo, el subsidio es por un año desde que se deja la el escaño.

El informe de la Secretaría de la Cámara Baja, uno de los tres que encargó Topolansky, afirma que el subsidio se debe pagar en forma automática -pedido del legislador mediante- luego de votarse la renuncia por 3/5 de componentes del cuerpo. En su parte sustancial, el informe señala que luego de aprobada la renuncia “la presidencia de la Cámara dicta la resolución correspondiente para el otorgamiento del subsidio solicitado”.

En el informe, elaborado por la secretaria de la Cámara de Representantes, Virginia Ortiz, a pedido de Topolansky, se señala que en marzo de 1994 el entonces diputado de Democracia Avanzada, Marcos Carámbula, renunció a su banca para ser candidato a la Intendencia de Canelones. Luego, en 1995, ganó la administración departamental y repitió mandato en el año 2000 hasta 2005, cuando asumió el actual jefe comunal Yamandú Orsi (MPP).

Un mes más tarde, en abril de ese año, el diputado del Partido Socialista (PS) por Paysandú, Humberto González Perla, presentó renuncia a la banca. No pidió el subsidio.

Diez años después, en septiembre de 2004, presentó su dimisión el diputado nacionalista por Colonia Carlos González Álvarez, quien por nota solicitó el subsidio.

En diciembre de 2005, y tras una serie de problemas políticos con su bancada que se hicieron públicos en ásperos debates por el envío de tropas militares a Haití a poco de iniciado el gobierno del Frente Amplio, dejó su banca el diputado del Partido Socialista por Montevideo Guillermo Chifflet. No pidió ni recibió subsidio.

Tampoco lo hizo en abril de 2013 el diputado del MPP por Florida, el médico Álvaro Vega, quien en abril de ese año se alejó de la banca también por problemas e relacionamiento político con el Frente Amplio.

Desde entonces, todos los diputados renunciantes han solicitado y recibido el subsidio legal. Esteban Pérez, un diputado del MPP de Canelones electo en 2010 en las listas del entonces presidente José Mujica, se molestó con la bancada mayoritaria de la izquierda también por la presencia de soldados en Haití al servicio de las Naciones Unidas, y en ese mismo mes de 2013 renunció. Pidió y recibió el subsidio.

En septiembre de 2013, dos años después de asumir una banca por el Espacio 609 (mujiquismo) en el Parlamento, el entonces diputado frenteamplista por Lavalleja Pablo Mazzoni presentó renuncia. Meses más tarde se sumó al proyecto de Sendic y a la lista 711. Recibió el subsidio por un año.

En octubre de ese año 2013, Juan Carlos Souza, el diputado frenteamplista por Canelones de la CAP-L (de Eleuterio Fernández Huidobro), presentó renuncia y cobró el subsidio. Había sido electo en 2010 en esta corriente política asociada al mujiquismo. Souza cobró notoriedad en 2012 cuando admitió públicamente haber consumido marihuana durante cuatro años mientras vivía en el exterior.

El último día del año 2013 hubo otra renuncia en el Frente Amplio. Fue la del diputado por Treinta y Tres, Hermes Toledo, legislador desde 2004 por el Partido Socialista, quien se alejó de su escaño y pocos días más tarde comenzó a percibir el subsidio.

El más reciente diputado que presentó su dimisión fue también del Frente Amplio: el dirigente del Sunca Óscar Andrade (PCU), quien se alejó en el mes de julio de 2016. Cobra el subsidio aún, mientras se ha vuelto a dedicar a sus actividades sindicales.

SENADO.

En el Senado, desde que gobierna el Frente Amplio, ha habido pocos casos. Han sido tres, todos en la bancada del Frente Amplio.

En 2011, a poco de asumir el gobierno el presidente José Mujica, uno de sus más estrechos colaboradores en épocas de la guerrilla, el senador Eleuterio Fernández Huidobro (CAP-L), renunció a su banca en el Senado tras discrepar con la postura del gobierno de dejar sin efecto la Ley de Caducidad de 1986.

Dos años después, en 2013, la senadora Mónica Xavier (PS) renunció a su banca en el Senado para dedicarse de lleno a presidir el Frente Amplio. Pidió y cobró el subsidio. Pero en las elecciones de 2014 volvió a ser candidata y recobró el escaño a partir del año siguiente. Percibió el subsidio por un año.

Tras hablarse mucho sobre el alejamiento de los senadores Lucía Topolansky y José Mujica como iniciativa para renovar al MPP y a la bancada del gobierno, no fue ninguno de ellos quien diese un paso al costado. Fue el también integrante del sector Ernesto Agazzi en 2016 quien no solicitó el subsidio que le hubiera correspondido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)