LA PRESIÓN SIGUE

Pit-Cnt pide considerar "sumergidos" sueldos inferiores a los $ 20.000

Recategorización llevaría a subas extras; gobiernose niega.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Pit-Cnt redobla la presión sobre el gobierno, que no cambia su postura. Foto: F. Flores

En el Pit-Cnt se considera que la primera reunión del Consejo Superior de Salarios del sector privado, que fue el prólogo de la negociación de 107 grupos que se desarrollará durante la segunda mitad del año, no fue alentado- ra, por lo que decidió ayer sondear a sus bases respecto a la posibilidad de realizar un paro general parcial en agosto. Esto supone que el movimiento sindical está dispuesto a redoblar la presión sobre el gobierno en los próximos meses. Las acciones a tomar se definirán en unos 10 días.

En el Pit-Cnt, además, quieren ir ahora por una elevación del umbral por debajo del cual se considera que un salario está "sumergido" para llevarlo a $ 20.000, dejando de lado la anterior reivindicación de $ 15.000, cifra que se entiende que quedó desactualizada dada la evolución de la inflación.

Los salarios "sumergidos" tienen un aumento adicional de acuerdo a los lineamientos oficiales y la delegación del gobierno había barajado que $ 15.000 podía ser ahora una cifra aceptable. En algunos convenios, como en el de los trabajadores gastronómicos, ese umbral ya ha sido superado y se ubica $ 17.900. Otros convenios ya reconocen $ 15.000 como el umbral por debajo del cual se considera que una remuneración está "deprimida". Para aquellos que van de $ 10.000 a $ 12.000 los lineamientos del año pasado planteaba incrementos adicionales de 3,5%, y de 2,5% para aquellos que van de $ 12.000 a $ 14.000.

"Para el semestre anterior estaba bien $ 15.000, pero la inflación no se desacelera y recién en 2018 estaría en 7%", dijo a El País Fabio Riverón, dirigente del sindicato del comercio (Fuecys) para justificar el nue-vo pedido del Pit-Cnt de establecer que los sueldos "sumergidos" sean los de menos de $ 20.000 nominales.

La inflación en los últimos doce meses se ubicó en 10,9%. Se espera que se desacelere en los próximos meses como consecuencia de la depreciación del dólar y de la caída del consumo.

Riverón señaló que la delegación del Poder Ejecutivo en la reunión fue "clara" en el sentido de que "no tenían condiciones para hacer ninguna promesa" sobre el planteo sindical de incorporar correctivos anuales a los convenios salariales, subir más el salario mínimo y redefinir los sueldos sumergidos. "El segundo semestre va a ser de mucha movilización", aseguró.

Por otro lado, el Pit-Cnt quiere que el salario mínimo suba más rápido porque es un elemento que "regula" el mercado. El cronograma que definió el gobierno y que la central quiere cambiar, implica que el salario mínimo nacional que hoy está en $ 11.150 llegue el 1° de enero de 2018 a $ 13.430. Las organizaciones de pasivos pretenden que las pasividades mínimas equivalgan a un salario mínimo, una propuesta que el Poder Ejecutivo considera demasiado costosa en el contexto actual.

En este marco, la Mesa Representativa del Pit-Cnt decidió consultar a los distintos sindicatos sobre un paro general parcial. Además, el Pit-Cnt acompañará una movilización el 4 de agosto de Onajpu (organización de pasivos) y de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) el 9 de agosto.

En el Pit-Cnt se interpreta que la suerte de la ronda salarial que comenzará en agosto, dependerá en buena medida de la actitud que tomen las cámaras empresariales y si se repite el escenario reciente en el cual las gremiales han votado acuerdos con los sindicatos con la abstención de la representación del gobierno. O sea que será clave si las empresas están dispuestas a desatender los lineamientos del gobierno como forma de conseguir paz laboral. Si las empresas no se avienen a adoptar una postura pragmática, la ronda (que incluye a los trabajadores de los supermercados, de muchos servicios y de la construcción) puede llegar a ser "extremadamente complicada", sostuvo Riverón. En el sector supermercadista, que emplea al menos una veintena de miles de trabajadores con remuneraciones bajas, Fuecys cree que se debería mantener por lo menos el poder de compra porque no hay caída del empleo ni de las ventas.

El hecho de que todavía la Presidencia de la República no haya respondido el pedido de audiencia de la cúpula de la central sindical también incide en la voluntad del Pit-Cnt de no bajar la presión sobre el gobierno. El presidente Tabaré Váz-quez recibió en marzo a la cúpula sindical con la que se comprometió a no permitir una caída del poder adquisitivo de los salarios y a volverla a recibir en junio. Ese encuentro no se produjo y en el medio hubo un paro general que en el Pit-Cnt se interpretó como muy exitoso. El martes pasado, la central le recordó por escrito su pedido de audiencia al mandatario.

Campaña de firmas sin eco en la central.

No parece haber clima dentro del Pit-Cnt para llevar adelante una recolección de firmas entre la población en respaldo a su plataforma reivindicativa. La idea fue de Marcelo Abdala, secretario general de la central e integrante del Partido Comunista, pero no convence a los otros grupos de opinión en la conducción sindical.

El Partido Comunista había respaldado formalmente el reciente el paro general del 14 de julio.

Sin embargo, Fernando Ferreira, de la agrupación 5 de Marzo que tiene como referente al dirigente de la bebida, Richard Read, dijo a El País que la central tiene 450.000 afiliados y que si no se llegase a ese nivel de firmas podría ser "controversial y muy peligroso".

La agrupación 5 de Marzo adoptará esta semana una decisión. Ferreira también señaló que la recolección podría llegar a encontrarse con cierta "apatía".

Fabio Riverón, que integra la corriente Articulación (moderada), reconoció que hay "algunas dudas" sobre el planteo de Abdala porque una recolección de firmas se podría presentar por la prensa como un plebiscito sobre la gestión del gobierno. "Nada que ver con nuestra intención", señaló.

El dirigente señaló que en el último paro general ya hubo una demostración de fuerza en la medida que se sumaron trabajadores no sindicalizados, lo cual evidencia que "hay una acumulación de fuerzas".

Tampoco los referentes de la lista 41, que responde a José Lorenzo López, se mostraron entusiasmados por la idea de Abdala.

De todas formas, la iniciativa de Abdala está a consideración de los sindicatos y seguramente haya una resolución al respecto en los primeros días de agosto cuando se reúna la Mesa Representativa del Pit-Cnt.

El integrante del Secretariado Ejecutivo, Carlos Cachón, argumentó a favor de la recolección de firmas porque, sostuvo, "generaría inclusión de la población y protagonismo del Pit-Cnt, lo que determinaría una amplia articulación entre los espacios sociales del país".

EL ESCENARIO PARA LAS NEGOCIACIONES.

1 - Rol del ministerio de Trabajo.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, y el director de Trabajo, Juan Castillo, tienen origen sindical y ambos han intentado que el gobierno modifique los lineamientos salariales para adaptarlos a una inflación que está por encima de la del año pasado, cuando fueron establecidos. Castillo ha considerado razonable establecer correctivos por inflación cada 12 meses y se comprometió a trasladar al gobierno el planteo que hizo el Pit-Cnt en ese sentido.

2 - Elección clave en el Sunca.

En octubre comenzará la negociación para renovar el convenio en la construcción. Pero antes, la próxima semana se realizarán elecciones en el sindicato de la construcción (Sunca) que hoy controla el Partido Comunista y que integran los principales referentes sindicales Óscar Andrade, Daniel Diverio y Faustino Rodríguez. En las últimas elecciones votaron 35.000 personas y la lista 658, de Andrade, obtuvo 22.730 votos, el 73,31%,

3 - Economía se planta firme.

Los asesores del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba y Andrés Masoller, le dijeron al Pit-Cnt que no habrá cambios en los lineamientos salariales. El gobierno, aunque dice que los salarios no son la principal causa de la aceleración de la inflación, no quiere correctivos a los doce meses de vigencia de un convenio si la inflación sobrepasó el ajuste nominal en ese lapso. Pero dice también que no permitirá caídas en términos reales de los sueldos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)