republicana bloqueó salida de ómnibus porque no los dejaban viajar parados

Piquete policial en terminal de Rivera

Más de una decena de efectivos, que revisten en la Guardia Republicana, impidieron el martes 12 la partida de un ómnibus que salía desde la terminal de Rivera hacia Montevideo. Los agentes tomaron esa medida luego que el guarda de Turil les notificó que no quedaban asientos y que no podían viajar parados, por disposición del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Participantes del episodio fueron sometidos a una investigación administrativa. Foto: F. Fernández

A modo de protesta, los uniformados de la Republicana que integran el grupo mejor entrenado de la Policía Nacional, resolvieron pararse a un costado del vehículo para impedir que saliera, según confirmaron a El País testigos presenciales.

Entre las 22:30 y las 22:50 horas los empleados de la empresa transportista trataron de convencer a los policías que desistieran de su actitud. Como no fue posible, radicaron la denuncia en la Seccional 1ª. Pasadas las 23:00, el sub comisario encargado del turno concurrió a la terminal y comunicó a los policías que "por orden del juez, debían dejar salir el ómnibus", cosa que cumplieron.

Finalmente, dos de los policías pagaron el pasaje y se fueron en otro bus. Otros partieron en auto.

Sumario.

El director de la Guardia Republicana, Rovert Yroa, fue enterado del episodio en la mañana de ayer.

De inmediato dispuso el inicio de una investigación administrativa de urgencia y posterior sumario. Hasta el momento, los policías involucrados no han sido sometidos a sanciones disciplinarias, según confirmó una fuente de la unidad.

"Si hubiera correspondido, las detenciones y el posterior pasaje de los antecedentes a la Justicia, los tendría que haber realizado la Jefatura de Rivera", explicó un informante.

En tanto, consultado ayer por El País, el comandante de la Republicana informó que tiene "mucho" personal del interior, en particular de Rivera. Aseguró que en el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) también hay "mucho" personal de Rivera, Cerro Largo y Artigas.

El sistema diseñado por ambas unidades del Ministerio del Interior implica que los agentes y algunos oficiales trabajan dos semanas de corrido y luego retornan a sus hogares durante cuatro días. "Durante la semana se quedan en la unidad", explicó Yroa a El País.

La cantidad de efectivos proveniente del interior ha llevado a las autoridades de la Guardia Republicana a pensar en crear "alojamientos fuera de la unidad porque la capacidad locativa se ha ido terminando con el aumento de personal".

El episodio se suscitó luego que los empleados de la empresa transportista Turil informaron a los uniformados que no podían viajar parados, ya que la normativa vigente impide que los coches doble piso transporten personas de pie.

Distinto es el régimen de los coches comunes, donde de acuerdo a una paramétrica determinada por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) puede viajar un número determinado de personas paradas, sin tomarse en cuenta la distancia que deban recorrer en esa condición.

Una situación similar se había planteado en Artigas el día anterior. Allí sin embargo, los uniformados mostraron otra disposición y de esa manera, los funcionarios de la empresa lograron resolver el tema, según fuentes empresariales.

En 2012 (últimos datos disponibles) Turil registró un promedio de entre 600 y 800 viajes de policías por mes, todos en trayectos de larga distancia.

A ellos hay que sumar los efectivos que utilizan el servicio en trayectos cortos, principalmente a la salida de las ciudades de Rivera, Artigas, Tacuarembó o Colonia para trasladarse a otras comisarías del departamento.

Traslados.

El INR resolvió hacerse cargo del traslado de sus funcionarios que residen en ciudades de la frontera. Licitación mediante, contrató a la empresa Turil por una totalidad de seis viajes semanales de ida y cinco de vuelta, solo para trasladar sus efectivos desde Rivera y hacia los principales centros de reclusión, Santiago Vázquez y Libertad.

Un decreto prohíbe que viajen de pie.


Fernando Mello, gerente general de la empresa Turil, indicó a El País que el traslado de pasajeros está regulado por el decreto 285/006 que establece la obligatoriedad, para empresas en líneas metropolitanas y de corta, media y larga distancia, de transportar hasta dos efectivos uniformados por coche en forma gratuita y sin derecho a asiento.

Cada coche tiene establecido en su PNC (Permiso Nacional de Circulación) la cantidad de pasajeros de pie que puede transportar. Para el caso de coches de doble piso, es "cero".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)