Declaración aprobada en Diputados por frentistas, blancos y colorados

Piden a Venezuela acatar la "cláusula democrática"

Cuba y Venezuela, dos países con cuyos gobiernos el Frente Amplio mantiene una fuerte sintonía ideológica, centraron el debate ayer en el Senado y la Cámara de Diputados. El Senado comenzó el análisis del proyecto de condonación de una deuda que Cuba mantiene con Uruguay desde 1986, y que al presente es de US$ 56 millones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Senado votará hoy el proyecto que perdona deuda que régimen comunista cubano tiene con Uruguay.

Mediante esta ley el Banco Central cede la deuda al Estado y éste la condona. Es probable que el Partido Nacional vote dividido, ya que algunos senadores manifestaron su intención de apoyar la condonación en atención a la situación del pueblo cubano. El Partido Independiente también votará a favor.

Hubo un fuerte debate ideológico, donde el Frente Amplio se vio enfrentado a los tres partidos de la oposición.

En cambio, en el caso de Venezuela, la Cámara de Representantes aprobó prácticamente por unanimidad (86 en 87, no apoyó la Unidad Popular) una declaración que le exige al gobierno de Nicolás Maduro el respeto a las cláusulas democráticas de Unasur, Mercosur y OEA, que se dialogue con la oposición y que fije lo antes posible las elecciones legislativas que deben realizarse este año. La iniciativa sobre el tenor de la resolución fue del diputado blanco Jaime Trobo, a quien llevó meses zurcir con el Frente Amplio para que acompañara la declaración.

En cuanto a Cuba, el senador frenteamplista Rafael Michelini dijo que el pago de la deuda por parte de la isla comunista se complicó "cuando la caída del socialismo real" en 1989. El Frente Amplio argumentó que Cuba hizo una especie de pago con cooperaciones como el caso de la Operación Milagro, al no cobrar US$ 1.500 por cada operación de ojos a los pacientes uruguayos, con lo cual vino a descontar de la deuda unos US$ 17 millones por unas 50.000 operaciones y consultas. Y, además, señaló la donación de vacunas al Ministerio de Salud Pública.

Este argumento fue fuertemente cuestionado desde la oposición. Pablo Mieres (Partido Independiente), afirmó que lo de la Operación Milagro al final fue "puro marketing", y que "lo que se regala no se cobra".

"Es torpe y poco seria la cuenta que se hace de US$ 1.500 por cada una de las 50.000 operaciones. Esta deuda es incobrable porque es el resultado de un fracaso económico. Cuba vivió décadas subsidiada y cuando eso se cayó con el tiempo empezó el petróleo de Venezuela. Todo el mundo lo sabe. Es también el fracaso de un modelo político, de la dictadura más antigua del mundo, más de 50 años sin elecciones libres, gobernando las mismas personas", sostuvo Mieres.

Luego, el senador blanco Luis Alberto Heber advirtió que "hay que pensar en el interés nacional. A nosotros no nos perdona nada nadie. La ayuda (de los médicos cubanos) cuando se dio no fue por un precio".

Marcos Otheguy, senador del Frente Amplio, lo interrumpió. "No se puede decir que el modelo (cubano) fracasó; puede haber visiones críticas, diferentes, pero decir que el modelo cubano fracasó es erróneo y no se sustenta", dijo.

Heber insistió en no entrar a juzgar a Cuba. "Planteo el tema desde el interés nacional, ahora que estamos rascando el fondo del tarro y condonamos US$ 56 millones".

El senador frenteamplista José Mujica preguntó: "Entonces, como el mundo es miserable y egoísta, ¿nosotros también tenemos que serlo?".

Otra vez, Heber respondió que "no sé si el mundo es miserable. Es egoísta", y le devolvió a Mujica otra pregunta: "¿Quién puede decir con la plata del pueblo uruguayo yo soy generoso?".

Venezuela.

Por la tarde, Diputados trató una resolución sobre la situación política y social en Venezuela, que entre otros destinos, fue enviada a la Asamblea Nacional de ese país.

La declaración había sido acordada por todos los partidos en la comisión de Asuntos Internacionales, no obstante lo cual en la sesión hubo algunas rispideces y el acuerdo casi cae. Trobo advirtió que el documento "señala con énfasis y claridad que existen mecanismos en OEA y Unasur, por ejemplo, que obligan a la vigencia de los valores democráticos" en Venezuela.

Luego el diputado colorado Germán Cardoso afirmó que hay "tremendas amenazas" contra la libertad de prensa en Venezuela, y que las elecciones deben reflejar "la máxima garantía del pueblo". "Llaman la atención determinadas situaciones", dijo Cardoso, punto en el cual el frenteamplista Víctor Semproni lo interrumpió para advertirle que "si entra en temas de la realidad venezolana va a ser difícil que haya acuerdo" en la declaración.

"Sentía la necesidad de expresarme como demócrata que soy", aclaró Cardoso.

En la declaración aprobada ayer, la Cámara de Diputados reafirma su "convicción de que en nuestro continente resulta imperativo el cumplimiento de los compromisos que los Estados han asumido en las denominadas cláusulas democráticas en el marco de los acuerdos de Mercosur, Unasur y de la OEA".

Como Una orquesta sinfónica.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ofreció ayer martes la colaboración del organismo para facilitar el diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela, la convocatoria electoral en los tiempos previstos y la estabilidad tras los comicios. "Queremos ser absolutamente garantistas al respecto. (...) Nuestra participación debe ser como la de un músico en una orquesta sinfónica, no podemos entrar ni tarde, ni temprano, ni fuera de tono", dijo Almagro, preguntado en una rueda de prensa por el papel de la OEA ante la crisis de Venezuela.

"Este tono debe ser un tono que no radicalice los conflictos, sino que apoye las soluciones", añadió.

La semana pasada los expresidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle y Jorge Batlle le enviaron una carta a Almagro solicitándole que la OEA intervenga en la crisis venezolana y por los opositores presos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)