CONTINÚAN DESAPARECIDOS 22 TRIPULANTES

Periodista coreana llegó a Uruguay para investigar accidente marítimo

El carguero Stellar Daisy se hundió en marzo a 3.000 kilómetros de la costa del país.

Desde hace seis meses los familiares de las víctimas se reúnen frente al Parlamento coreano. Foto: Young Me-Kim
Desde hace seis meses los familiares de las víctimas se reúnen frente al Parlamento coreano. Foto: Young Me-Kim

Young Me Kim, una periodista de Corea del Sur, llegó a Uruguay hace poco más de un mes con un único propósito: investigar qué sucedió con el barco surcoreano que se hundió a tres mil kilómetros de la costa uruguaya el pasado 31 de marzo. En el mismo viajaban 24 tripulantes de los cuales 8 eran de Corea del Sur y 16 de Filipinas. Solo dos fueron encontrados con vida; los restantes nunca se hallaron.

"En su momento fue un tema muy sonado en mi país y luego de seis meses de ocurrido el accidente, lo sigue siendo. Vine en parte porque al medio para el que trabajo le interesaba la investigación y también porque las familias de los tripulantes que viajaban en el Stellar Daisy me lo pidieron", contó a El País la periodista de 47 años.

Según explicó, tres de las hermanas de uno de los tripulantes se acercaron a ella y le preguntaron si podía ir a Uruguay a investigar qué era exactamente lo que había ocurrido con el barco y cómo había sido el operativo de rescate.

"Las familias de los ocho desaparecidos siguen buscando respuestas. Desde hace seis meses están acampando en carpas en una de las plazas más importantes de Seúl que está frente al Parlamento, para que se retome la búsqueda", narró la periodista.

Los tripulantes asiáticos eran marineros o ingenieros y tenían entre 25 y 47 años. "Todos eran nadadores experimentados, conocían el mar y además contaban con los barcos salvavidas que estaban bien equipados para los casos de emergencias: tenían herramientas para pescar, elementos médicos, bolsas de agua y comida, entre otras cosas. Por lo que las familias aún no pierden las esperanzas de que estén con vida, más teniendo en cuenta de que cerca de donde se hundió la embarcación hay algunas islas", explicó Kim. "Quiero ayudarlos a conseguir la información que necesitan para que puedan volver a una vida normal", agregó

Datos hallados.

Durante su estancia en Uruguay —donde permanecerá hasta el 25 de octubre— Kim ha encontrado varios datos que no habían salido a la luz hasta el momento.

"Por la información que tenemos el ROU Artigas que había enviado la Armada uruguaya para colaborar en la búsqueda no llegó al punto donde ocurrió el accidente", explicó y agregó: "hubieran demorado unos siete días en llegar y siete en volver, sin tener en cuenta los días que podían permanecer buscando en el lugar del hundimiento, pero por lo que sabemos, a los cuatro días de haber partido, el barco ya estaba de vuelta en Uruguay".

Esa información, aclara, no ha sido confirmada por la Armada Nacional uruguaya, razón por la cual se encuentra gestionando una entrevista con ellos para hablar sobre el tema. A su vez, de acuerdo con el relato de los dos filipinos que sobrevivieron, el barco había partido desde el puerto de Río de Janeiro "escorado".

"Eso quiere decir que la embarcación estaba en desnivel. Pero no sabemos si esa fue la causa del hundimiento, eso es justamente lo que queremos averiguar", dijo.

Para dar con el testimonio de los sobrevivientes, la periodista buscó a la embarcación denominada Pita, que fue la que rescató a las dos personas.

"Supe que iba a estar en Santa Fe, Argentina y que luego se iba a Indonesia, por lo que aproveché y fui hasta ahí. Logramos dar con el buque, que nos dejaran subir a él e incluso nos mostraron los videos del momento del rescate y de los testimonios de los filipinos", contó Kim a El País. De acuerdo con el relato de los sobrevivientes, sintieron un gran estruendo y de forma muy rápida la embarcación se partió y se hundió.

"Uno de ellos comentó que vieron a algunos de lejos, además de chalecos flotando, pero que el agua estaba muy turbulenta, tanto que lo compararon como estar adentro de un lavarropas", contó.

Los rescatistas también divisaron una balsa salvavidas dada vuelta. "Por lo general si hay gente arriba de esas balsas, no suele darse vuelta, por lo que suponemos que nadie llegó a usarla", indicó.

Submarino.

En cuanto a la posibilidad de buscar debajo del agua, la periodista indicó que el lugar donde se hundió el barco es extremadamente profundo. "Llega a unos 3000 mil metros de profundidad y nadie puede bajar hasta ahí. Pero el gobierno de mi país cuenta con submarinos robotizados, pero para traerlos hasta aquí se necesitan muchas autorizaciones y alguien que lo financie", dijo.

"Si se retoma la búsqueda, tal vez el gobierno coreano puede darle por fin una respuesta a las familias", dijo.

Imagen que sacó EE.UU y que no han mostrado.

En la noche del 31 de marzo de este año, el carguero surcoreano Stellar Daisy, de más de 260.000 toneladas y 225 metros de largo, se hundió a 3 mil kilómetros de la costa uruguaya. Había zarpado desde Brasil hacia Sudáfrica con 24 tripulantes a bordo. Solo dos de ellos fueron hallados. En su momento, la Armada Nacional había explicado que al carecer de posibilidades técnicas de acceder al lugar —ya que con su mejor buque tardaría siete días en llegar—, pidió apoyo a Brasil, Argentina y Sudáfrica. Estados Unidos se sumó también a la búsqueda poniendo a disposición una aeronave, desde la cual, según Kim, lograron sacar una imagen desde arriba en la que se veía una balsa salvavidas de color naranja. "No pudieron divisar si había gente o no y las condiciones climáticas le impidieron descender, por lo que volvieron al otro día, pero no encontraron la balsa", dijo. "Sabemos que esa imagen está, pero no la quieren mostrar", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)