LA VOZ DE LOS ESPECIALISTAS

Los penalistas a favor de derogar abuso de funciones

Si se aprueba el proyecto de ley cesarán los procesos judiciales pendientes contra Lorenzo y Calloia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lorenzo: el exministro de Economía fue procesado por abuso de funciones. Foto: F. Ponzetto

El delito de abuso de funciones es "una espada de Damocles que ha caído sobre gente de todos los partidos políticos", advirtió el catedrático del Instituto de Derecho Penal de la UdelaR, Germán Aller. Desde esa institución recomendaron al Parlamento derogar el delito por el cual fueron procesados el exministro de Economía, Fernando Lorenzo, y el extitular del Banco República, Fernando Calloia.

La lista de políticos procesados por abuso de funciones es larga y salpica a todos los partidos. El exintendente nacionalista Walter Zimmer (Colonia) y el expresidente de OSE Juan Justo Amaro (Partido Colorado) también fueron procesados por esta misma causa hace algunos años.

El senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) presentó en el Parlamento un proyecto para derogar el artículo 162 del Código Penal. En su comparecencia a la Comisión de Constitución de la Cámara Alta, Aller manifestó que dentro del Instituto de Derecho Penal hay "mancomunión de ideas en cuanto a la derogación" y si hay alguna voz que pueda oponerse, "por lo menos no se ha alzado". Entre los que suscribieron el informe —al que accedió El País—figuran Pedro Montano, Gonzalo Fernández, Raúl Cervini y otros profesores.

La principal conclusión a la que llegaron es que "asistimos a una magnífica oportunidad legislativa para derogar el abuso de funciones", ya que la conducta "no es ontológicamente un delito y por ende, no debería integrar el elenco de las conductas penalmente reprochables".

Según afirman, el abuso "es una actitud social, moral y éticamente desvalorada" que debe ser sancionada en el ámbito administrativo. "La derogación del abuso de funciones no elimina herramientas para contrarrestar o tratar de paliar o luchar contra la corrupción porque, en realidad, se trata de una conducta que a nuestro modo de ver nunca debió ser delito y nos estaría mostrando un problema, más que de corrupción, de índole administrativa, no penal. Por lo tanto, nunca podríamos sostener que el Derecho penal se va a ver afectado por ello", aseguró.

Consultado sobre los efectos que puede tener la eliminación del abuso de funciones en los casos pendientes, Aller dijo que "cesan", pero agregó que esto es relativo porque pueden tipificarse delitos más graves como, eventualmente, fraude. Los casos pendientes que podrían caer son los de Lorenzo y Calloia.

"La propia Justicia puede actuar con mucho más rigor. Si entendemos que hay conductas criminales busquemos las verdaderas: fraudes, concusiones, peculados, etcétera. Vamos a buscar lo que hay que buscar", opinó el catedrático en la comisión.

Aller también rebatió otros argumentos usados para defender la permanencia del abuso de funciones en el Código Penal. En su opinión, es "aventurado" decir que el abuso de funciones "es una gran herramienta para la lucha contra la corrupción", como pueden pensar políticos. "Un pequeño delito no puede ser una gran herramienta para la lucha contra la gran corrupción. En todo caso tendría que ser una construcción mucho más elaborada, como la figura del famoso abuso de poder que tienen otros países; advierto que no estoy sugiriendo que se legisle al respecto", precisó.

El catedrático sostuvo que cuando se define el abuso de funciones muchas veces "se usan argumentos a nombre propio", algo que consideró "tan injusto con un partido como con otro". Aller puso como ejemplo el caso del exministro de Economía Enrique Braga (Partido Nacional). "Se dice que eso puede beneficiar a algún partido, pero me retrotraigo y pienso en el agravio brutal de injusta condena que sufrió Braga. Quiero ser claro en que no lo digo por el partido político al que pertenecía, sino porque murió y porque no tengo la menor duda de que esa condena injusta incidió en su muerte", concluyó el jurista.

Un delito de muy escasa presencia en juzgados.

"El abuso de funciones es un delito de muy escasa presencia en los juzgados. Lo que ocurre es que cada vez que aparece sale en la prensa", dijo en la Comisión de Constitución el catedrático grado 5 del Instituto de Derecho Penal Germán Aller.

El jurista afirmó que el abuso de funciones se ha convertido en mediático, pero no ha aumentado su incidencia. Las que sí aumentaron fueron las denuncias, confirmó Aller al ser consultado por los legisladores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)