Habitantes dicen que la droga está detrás de los ilícitos

"La Pedrera se transformó en infierno", dicen vecinos

Vecinos de La Pedrera expresaron su desazón y rabia contenida por el incendio de una casa, el vandalismo en otras y la ruptura de la intimidad de manera constante. Hay gran coincidencia en que estos males los trae la droga y el alcohol. La Policía hizo averiguaciones a menores, allanó una casa y a otra no le fue permitido ingresar, todo esto como parte de las investigaciones para aclarar los hechos delictivos ocurridos en los últimos días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Casa de La Pedrera incendiada, junio de 2015. Foto: Eduardo González

Como diera cuenta El País en su edición de ayer, la finca que se quemó de manera total no vale menos de US$ 100.000, de acuerdo a lo que indicó Eduardo Hurta, conocido como "El Barba", un ex representante artístico que ahora pasa sus días en un balneario que bien podría ser el paraíso, pero que para algunos se ha tornado en un infierno.

La temperatura del incendio pudo sobrepasar los mil grados, borrando todo vestigio de prueba que permitiría identificar a quien o quienes acometieron contra una casa de ladrillo a la vista y quincha escama en sus techos, y que abarca unos 120 metros cuadrados. Está ubicada a unos cien metros de la remodelada avenida principal, que lleva hasta el balcón del Océano Atlántico y en la mañana de ayer lucía apacible.

Para Urta, seguramente los episodios vividos son consecuencia de la droga, "un insuceso más que contradice la buena marcha de este balneario".

"Es evidente, que atenta contra el turismo", haciendo mención a la necesidad que se esclarezcan los hechos y se relaten tal cual son. Insistió en atribuir los episodios vandálicos a "la droga que ataca a todos los estamentos sociales y aparece como una realidad".

INDIGNADOS.

Para algunas fuentes, que solicitaron la reserva a El País, llegó el momento de "hincar el diente" y terminar con las bocas de droga, de lo contrario, se pone en riesgo un lugar de condición excepcional para el turismo.

Quienes hablaron solicitando la reserva, reflexionaron que no debería ser muy difícil ir a las "bocas". "La muchachada no va muy lejos. Y por ahí la consigue en la propia calle central de La Pedrera. Esto, se tiene que parar", se advirtió.

Se indicó que el 70% de las inversiones proviene de importantes empresarios argentinos y que "no hay derecho a darle con un caño a La Pedrera".

Álvaro Sánchez es uno de los vecinos afectados. "Todos los fines de semana tenemos algo parecido", sostuvo. Para Sánchez, hay "un ensañamiento con La Pedrera: debemos tener la tasa más alta de siniestralidad del país", dijo. Estimó que en invierno viven unas 300 personas de manera estable.

En las narices de la policía

n Marcelo Machiñena, con su casa a la vuelta del destacamento Policial, se encontró al llegar en la jornada de ayer con que "todo estaba revuelto". "Una mancha de lo que aparenta ser sangre sobre la mesa, el colchón de la cama destrozado y todo dado vuelta", mostró a El País. "El año pasado nos pasó algo similar", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)