PLATAFORMA

Pedir y protestar con un click: los uruguayos hacen activismo "online" y logran resultados

Change.org, plataforma de cambio social tiene varias “victorias” en UruguaySede de “Change Latino” se encuentra en Buenos Aires y funciona desde el año 2012

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conservarán la fachada en el predio de Cante Grill. Foto: Darwin Borrelli

Cambiar el mundo desde una computadora puede ser una utopía para alguien que no sea Bill Gates o Steve Jobs. Pero lo cierto es que aquello de "la unión hace la fuerza" sigue teniendo plena vigencia en el universo digital, donde el activismo online ha tenido un impulso insospechado en los últimos años. También hay quienes han tildado a estas "movidas" de "activismo holgazán", pero justo es decir que con un teclado y unos pocos clicks, se han obtenido resultados que cambiaron el mundo, al menos, para algunas personas.

Desde hace algún tiempo, los uruguayos han descubierto en Change.org mucho más que un muro de lamentos. Se hallaron frente a la posibilidad de hacer llegar una petición a un número importante de personas y — sobre todo— a obtener amplificación y respuesta en medios de comunicación y tomadores de decisión.

Change.org es la plataforma de cambio social más grande del mundo, con 155 millones de usuarios, de los cuales 20 millones se encuentran en América Latina. Actúa como blog y lugar de acogida libre y pública de peticiones por internet de carácter cívico, reformista, social, y en general reivindicativo del cumplimiento de los derechos humanos.

Un ejemplo es el siguiente:

"Mi nombre es Andrea, vivo en Maldonado y tengo una abuela maravillosa llamada Francia. Ella dedicó toda su vida a enseñar a varias generaciones en San Carlos. Mi abuela es una luchadora; con 73 años es una jubilada que superó el cáncer, sufre de diabetes y hoy lucha por no quedar ciega".

Esta historia, como otras peticiones uruguayas que llegaron Change.org, tuvo un final feliz. Hace 8 meses Andrea escribió en la plataforma: "¡Operaron a mi abuela!". Y explicó: "La atención fue excelente. Ya está viendo y muy contenta. ¡Se para frente a la ventana y me cuenta lo que ve con la alegría pintada en la cara!".

"Victorias".

Fue a partir de este comentario de Andrea que Change.org reprodujo en su página el siguiente mensaje: "Victoria confirmada", aclarando que la petición "alcanzó el cambio con 3.753 firmas".

"La victoria en los términos de Change.org se consigue cuando se logra el objetivo para el cual se creó la petición. Las peticiones son de los usuarios, nosotros los orientamos. Quien decide si la petición es una victoria es el mismo creador", explicó a El País desde Argentina la directora de campañas de Change Latino, Victoria Emanuelli.

Otra de las "victorias" de Change.org fue el petitorio para que se le otorgara una pensión graciable a Jacinta Silva, la mujer más longeva de Uruguay, de 112 años, quien falleció recientemente. Al divulgarse hace un año el caso, un empresario de Maldonado anunció que él pagaría de su bolsillo una asignación mensual vitalicia a la mujer, que no tenía derecho a jubilación ni ayudas estatales.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social y expresidente del BPS, Ernesto Murro, había explicado en su momento que el organismo previsional debía actuar de acuerdo con la ley. Según las normas, la mujer no podía recibir una pensión porque vivía con un hijo que cobraba una jubilación militar. Finalmente, el Parlamento terminó atendiendo el asunto.

La petición en Change.org sobre Jacinta alcanzó 9.994 firmas. "Nosotros ponemos la cantidad de adhesiones en la página solo para que la gente firme más, pero hay peticiones que se ganan con 100 firmas y otras con 200.000. Hay peticiones más largas que necesitan más apoyo, otras son más sencillas, como por ejemplo la colocación de un semáforo", explicó la directora de campañas de Change Latino.

"Uruguay siempre fue algo muy próximo"

La directora de campañas de Change Latino, Victoria Emanuelli, representa a uno de los 18 grupos que se encuentran detrás de esta plataforma de cambio social. "Change empezó en 2007, pero recién se transformó en una plataforma de peticiones en 2010. En 2012 desembarcamos como equipo, con personas. En América Latina los equipos están en Argentina, Brasil y México", explicó.

"En Change Latino tratamos de dar soporte a los usuarios en 15 países de América, entre los cuales está Uruguay. Para nosotros, al estar en Buenos Aires, Uruguay siempre fue algo muy próximo. La participación ciudadana uruguaya es bastante alta y el nivel de conocimiento también. Desde que el equipo empezó a promover la plataforma en Argentina vimos que había interés en Uruguay", agregó Emanuelli. La representante de Change Latino explicó que cuando una persona escribe una petición, recibe ayuda para saber cómo mejorarla y difundirla en redes. "Es importante incluir el mail del destinatario o de la persona que toma la decisión", indicó.

Peticiones ganadas y de las otras

La petición en la causa animal que más ha crecido es la de la osa Eva de Salto, que ya tiene casi 40.000 firmas. "Animales sin Hogar, una importante ONG de nuestro país, logró que el Wild Animal Sanctuary de Colorado, EE.UU., aceptara recibirla con todo el papeleo pronto para liberarla. Pero el intendente de Salto, Andrés Lima, dijo: La osa Eva es de Salto y de los salteños... y acá debe morir". Este post no paró de tener repercusiones y la historia ganó las redes y los medios. Si bien el intendente no estaba de acuerdo, el mes pasado anunció su deseo de liberarla.

La petición con más firmas que logró una victoria fue la que pedía la aplicación de la Ley de Protección Animal a partir de distintos casos de maltrato, que alcanzó las 31.800 adhesiones. La petición fue enviada a los senadores Ernesto Agazzi (FA), Pedro Bordaberry (PC) y Daniela Paysée (FA).

En cuanto a los planteos de protección ambiental, el que más adhesiones tiene es uno que pide que prohíban el uso del glifosato en el país.

Dinero de usuarios y de empresas

La directora de campañas de Change Latino, Victoria Emanuelli, explicó que "estamos en transición hacia un modelo en el cual los mismos usuarios, los que quieran hacerlo, podrán aportar a Change.org, pero todavía no está activado para Uruguay. Son dos mecanismos: una es una especie de suscripción, como tiene Greenpeace por ejemplo; la otra es poniendo dinero para promocionar peticiones específicas, para que la misma plataforma, por una cifra que es súper baja, le dé más visibilidad".

"Además, Change.org es una empresa que tiene inversores internacionales muy grandes. Hay 18 equipos en todo el mundo y eso tiene un costo", agregó.

Algunas publicaciones también señalan que el sitio funciona "como una máquina de recaudación de información que provee datos sobre conductas basadas en la interacción con determinado tipo de contenido a diversas organizaciones no lucrativas, que buscan reclutar donadores individuales, maximizando la rentabilidad de sus anuncios".

Historias no tan mínimas

Change.org es la plataforma de cambio social más grande del mundo, con 155 millones de usuarios, de los cuales 20 millones se encuentran en América Latina.

En Uruguay, muchos ya han utilizado la página para hacer peticiones. Algunas tomaron estado público, como la de la osa Eva de Salto, la de la mujer más longeva de Uruguay (Jacinta), y la del edificio de la confitería Cante Grill. Otras, como la de la nieta que pidió que operaran de la vista a su abuela (foto central), tuvieron menos repercusión mediática.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)