INTERNA FRENTEAMPLISTA

PCU elige un negociador para tratar con gobierno

Liderado por Castillo, el sector reclama recursos para la Rendición y adhiere al paro docente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Castillo. Foto: Archivo El País

En un momento de diferencias políticas con el Poder Ejecutivo por los recursos asignados pa-ra la educación en la Rendición de Cuentas, el exdirector de Trabajo Juan Castillo —conocido por su rol de negociador— ocupará el máximo cargo dentro del Partido Comunista del Uruguay.

Los dos años que estuvo al frente de la dirección más importante del Ministerio de Trabajo abren un puente de diálogo directo entre el partido y el gobierno, lo que puede ser útil para resolver diferendos.

En el pasado, el sector chocó con varias posturas definidas por el presidente Tabaré Váz-quez, tanto en la política exterior como cuando se decidió declarar la esencialidad de la educación y más recientemente del suministro de combustibles y supergás, dos medidas cuestionadas por los comunistas. Por la primera Castillo estuvo a punto de renunciar al Ministerio de Trabajo, en agosto del año 2015.

Castillo aseguró a El País que su llegada al máximo cargo del Partido Comunista "no supone un cambio abrupto" en la línea conductora del sector, porque propone "renovación y continuidad". Su impronta será la negociación, ya que tanto en la dirección de Trabajo como en la secretaría general del Pit-Cnt tuvo que mostrar su capacidad de diálogo para la resolución de todo tipo de conflictos.

"Una particularidad mía es discutir hasta que las velas ardan y volver a discutir otra vez cuando amanezca. Ante el desacuerdo, otra vez negociación; ante la diferencias, conversación", así definió Castillo su forma de trabajar. Por lo que piensa que cuando asuma su cargo en la secretaría general del Partido Comunista lo más importante es "valorar por sobre todo la unidad".

Fuentes de gobierno dijeron a El País que el nuevo rol que cumplirá Castillo en el sector fue bien recibido al entender que puede ser "un buen interlocutor".

En tanto, en el Frente Amplio se entiende que puede ser un "facilitador" para lograr acuerdos dentro de la coalición. Las primeras diferencias que deberá administrar entre el sector y el gobierno son las referidas a la Rendición de Cuentas. El pasado domingo, el Partido Comunista valoró positivamente el gravamen de los juegos de azar y el cobro de una tasa consular a bienes importados, pero consideró "insuficientes" los recursos presupuestales para atender las distintas demandas sociales como la educación, vivienda o la aplicación del Sistema Nacional de Cuidados.

"Tenemos diferencias en algunas cosas que aparecen públicamente en el mensaje presupuestal, pero queremos no solo sentarnos a criticar, sino acercar propuestas", comentó Castillo. Por tal motivo, se pedirá al gobierno esperar hasta el 30 de junio —plazo máximo constitucional— para ingresar el proyecto de Rendición de Cuentas al Parlamento.

Según Castillo, el nuevo Comité Central del PCU entendió que "hay condiciones para dar más tiempo" y mejorar las asignaciones presupuestales. En ese marco, se respaldarán las movilizaciones del sindicato docente previstas para hoy y mañana en reclamo de más recursos para la educación. (Ver nota aparte en página A9).

Al igual que los sindicatos docentes, el Partido Comunista reclama el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) para la enseñanza como forma de cumplir con el programa de gobierno. "Nadie ha negado el compromiso existente (...) Cada vez hay menos margen y por eso hoy tenemos expectativa de mejorar los recursos destinados a la educación. Trabajaremos para poder encontrar los mecanismos para ellos", indicó.

Además, el Comité Central del Partido Comunista decidió la adhesión "a todas las movilizaciones populares", lo que incluye la solidaridad con Venezuela, el pueblo movilizado en Brasil en contra de la forma en la que asumió Michel Temer su gobierno. Además rechazaron los cambios de política que instrumentó el presidente estadounidense Donald Trump con respecto a Cuba.

Entre las expresiones de solidaridad se incluyen a los desplazados por las inundaciones, así como con las movilizaciones sindicales y estudiantiles por la lucha presupuestal. "El Partido Comunista con estas manifestaciones solidarias pretende abrazar las causas populares", aseguró Castillo.

Manos libres.

Sin la dirección de Trabajo, el Partido Comunista pasa a tener solo como representante en el gobierno a la subsecretaria del Mides, Ana Olivera, ya que la ministra Marina Arismendi está alejada de la orgánica. Consultado sobre si el partido queda con las "manos libres" para poder expresar sus diferencias con el Ejecutivo, Castillo dejó en claro que su postulación "no fue concebida así (...) Al contrario tengo mucha cercanía con los dirigentes de gobierno", acotó.

Militante con 32 años en el PCU

El exdirector de Trabajo y exsecretario general del Pit-Cnt llegó a la secretaría general del Partido Comunista con 59 años de edad y 32 de militancia.

El nuevo cargo es de dedicación full time por lo que renunció a la presidencia de Rampla para dedicarse de lleno a la nueva función.

No descarta como primer suplente de Marcos Carámbula ingresar al Senado, algo que hasta ahora no hizo. "Puede ser que tenga actividad parlamentaria a partir del año que viene", acotó.

Otro sindicalista al frente de la Dinatra

El ministro de Trabajo Ernesto Murro anunciará hoy en conferencia de prensa el sustituto del ahora secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo. El elegido para la dirección nacional de Trabajo es Jorge Mesa, quien fue director de Interior de esa cartera desde el inicio de este gobierno.

Mesa fue militante del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca) desde 1983 a 2007. Ocupó el Comité Ejecutivo desde 1984 a 1993 y desde 1995 a 2007. Anteriormente se desempeñó como miembro de la Mesa Representativa y Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt.

Integró las filas del Partido Comunista y ocupó un cargo de confianza política cuando era intendente de Maldonado el ahora diputado Óscar de los Santos (Alianza Progresista). Concretamente estuvo al frente de la dirección general de Recursos Humanos de la Intendencia de Maldonado. Por otro lado, además de ocupar cargos de gobierno y gremiales, se desempeñó como chapista, soldador y tornero mecánico, oficios para los cuales se formó en la UTU de Cardona, Soriano.

El exdirector de Trabajo, Juan Castillo, realizará una transición con Mesa que llevará entre una semana y 10 días. La idea es que el jerarca se ponga al día de las negociaciones para la firma de convenios colectivos que están pendientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)