URUGUAY EVITÓ AISLARSE

PCU critica al gobierno por el ultimátum a Venezuela

En el Frente Amplio denuncian “presiones” de Brasil al gobierno uruguayo.

El Frente Amplio quedó dividido ante la decisión del Mercosur de aislar a Venezuela a impulso de Brasil, Argentina, Paraguay y en los hechos Uruguay. El Partido Comunista fustigó la actuación de la Cancillería uruguaya, que si bien se abstuvo de votar la resolución no se opuso a la medida. Los demás sectores denunciaron "presiones" de parte del gobierno de Michel Temer.

El vicecanciller José Luis Cancela explicó ayer en rueda de prensa, que la decisión que adoptó el Mercosur —de la cual Uruguay se abstuvo, pero en los hechos terminó apoyando— establece "un mecanismo de emergencia para asegurar el funcionamiento del bloque en los próximos meses" y evitar así una "parálisis" interna.

El 12 de agosto se cumplió el plazo de cuatro años que se le había otorgado a Venezuela para incorporar 300 normativas del bloque que está incumpliendo. Frente a esto, Brasil y Argentina pretendían la expulsión del país que gobierna Nicolás Maduro, a lo que Uruguay se opuso y negoció una extensión del plazo hasta 1° de diciembre. Si en esa fecha no se cumple con las disposiciones previstas en el protocolo de adhesión, Venezuela perderá su calidad de socio pleno y pasará a ser asociado con voz, pero sin voto. Así, Venezuela, país que ingresó al Mercosur en 2012 —cuando se había suspendido a Paraguay y a impulso del expresidente José Mujica— está ahora a punto de ser expulsada por la puerta trasera del bloque.

"Uruguay tiene reparos con esta declaración, razón por la cual se abstuvo, porque Uruguay lejos está de tener un enfoque sancionatorio", dijo Cancela. Esto no es suficiente para algunos sectores del Frente Amplio como lo son el Partido Comunista del Uruguay (PCU) y el Partido por la Victoria del Pueblo, los que no ahorraron críticas hacia el canciller Rodolfo Nin Novoa. "El PCU rechaza la decisión adoptada y discrepa con la decisión de nuestro gobierno de abstenerse". Así, con todas las letras, los comunistas salieron al cruce del gobierno del presidente Vázquez en un comunicado difundido ayer. Si bien reconocen que hubo voluntad de traspasar la presidencia del bloque a Venezuela, opinan que la "la línea de conducta quedó cuestionada al decidir abstenerse (…) lo que en términos prácticos implica habilitar a este proceder violatorio de todas las instancias del Mercosur".

Consultado por El País, el diputado comunista Gerardo Núñez dijo no compartir la postura adoptada por Uruguay "que por la vía de los hechos da lugar al aislamiento de Venezuela".

"La posición de nuestro gobierno no la compartimos en absoluto, es tímida y no defiende la integración regional. No sé si hubo presiones a la Cancillería, pero creo que hay momentos en que la dignidad tiene que estar por encima de lo político, y éste es uno de ellos".

Además recordó que los principales impulsores de esta medida "son países como Brasil que acaba de dar un golpe de Estado, y Paraguay que tiene dentro de su Ejecutivo a personajes de la dictadura". El sector sostiene que el hecho no es aislado y forma parte de "una contraofensiva del imperialismo y las derechas del continente". Según entiende, la intención existente es "debilitar el Mercosur" y favorecer la estrategia (impulsada por Estados Unidos) de concretar Tratados de Libre Comercio (TLC), la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico (TPP). En la misma línea, el diputado Luis Puig criticó la decisión asumida por el Gobierno uruguayo que posibilitó el aislamiento de Venezuela. "Uruguay debiera haber mantenido la posición inicial de acuerdo a las bases fundacionales del Mercosur, hay un cambio de actitud", subrayó.

Asimismo denunció una "presión política" por parte de los gobiernos del presidente de Brasil, Michel Temer, y del de Argentina, Mauricio Macri, para "despojar a Venezuela de lo que le corresponde desde el punto de vista jurídico". "Creo que es una mala resolución y quienes pretenden dar cátedra de democracia en Venezuela son gobiernos golpistas en dos de los casos, estoy hablando de Brasil y Paraguay", aclaró el legislador.

En una posición más medida, desde el Movimiento de Participación Popular (MPP) se calificó de "mamarracho jurídico" a la resolución adoptada por el Mercosur, aunque se evitaron las críticas hacia el gobierno de Vázquez, y se calificó de "decisión inteligente" la de abstenerse en la votación.

El diputado Daniel Caggiani (MPP), señaló a El País que "es un disparate" la declaración de los cancilleres y "carece de todo fundamento jurídico. Uruguay inteligentemente se abstuvo, porque no hay ninguna razón para expulsar a Venezuela del Mercosur", consideró.

Por otro lado, denunció presiones de parte de Brasil. "El gobierno de Brasil presionó cual si fuera un imperio, no solo a Uruguay, y Uruguay que no es una república bananera pudo definir su posición, independientemente de las presiones que recibió", insistió.

A diferencia del resto del Frente Amplio, en el astorismo defendieron la posición adoptada por Uruguay y el resto de los países del Mercosur. "La declaración le da la oportunidad a Venezuela de que corrija las cosas, porque allí no está todo bien como debería y creo que la posición uruguaya es correcta", afirmó a El País el diputado Jorge Pozzi (Nuevo Espacio). "En Venezuela las cosas no están tan bien para que se haga como si no pasara nada", concluyó.

A su vez, el diputado Gonzalo Mujica —quien se define como independiente— dijo a El País que "había llegado la hora de tomar una resolución más firme con respecto a Venezuela". Según opinó, el Mercosur tiene cláusulas democráticas y no puede permitir "que uno de los gobiernos miembro mantenga una posición de abuso de poder, por lo que es correcta la decisión". A eso acotó: "Me hubiera gustado que hubiéramos votado esa decisión".

"Uruguay cedió ante la realpolitik brasileña".

"Uruguay cedió ante la realpolitik brasileña para que Venezuela entrara al Mercosur; ahora vuelve a ceder, para excluirla de la Presidencia pro tempore". Esa es la opinión del diputado colorado Ope Pasquet sobre la resolución adoptada por el Mercosur.

El legislador criticó en Twitter que el "consenso" para excluir a Venezuela del bloque se formó sin darle participación al país caribeño "que tenía derecho a votar (...) Otra vez, la política sobre el derecho", opinó. En tanto, se mostró partidario de aplicar la cláusula democrática "tal como corresponde", porque según dijo, "los caminos oblicuos violan normativa Mercosur".

Venezuela reaccionó con furia ante "artimañas antijurídicas".

La canciller venezolana Delcy Rodríguez, reaccionó con furia ante la decisión de los países del Mercosur de enviarle un virtual ultimátum para que adopte la normativa del bloque. "Pretender destruir el Mercosur mediante artimañas antijurídicas es reflejo de la intolerancia política y desesperación de burócratas. En el Mercosur las decisiones se adoptan por consenso y respetando las normas de funcionamiento. No permitiremos violaciones a los tratados. Pronto expondremos la verdad sobre el acervo normativo de Venezuela y del resto de los Estados Partes, así como las acciones para proteger Mercosur", afirmó en Twitter.

La canciller del gobierno de Nicolás Maduro opinó en la misma red social que la resolución fue adoptada por los países de la "Triple Alianza" en referencia a Argentina, Paraguay y Brasil.

"Razonable".

Marcos Soto, especialista de PriceWaterhouse, comentó a El País que la postura uruguaya "parece razonable" porque si no cedía, el Mercosur iba a seguir "en un pantano", y apuntó que "se le pasan facturas a Venezuela". "No todos los países del Mercosur incorporaron el 100% de la normativa del Mercosur. En particular, Brasil es un gran "deudor" en la materia. Otra vez prima lo político sobre lo jurídico y Brasil claramente empieza a mostrar una actitud proactiva", comentó. Para Soto, era necesario clarificar la situación del Mercosur para poder encarar el acercamiento con la Alianza del Pacífico y la Unión Europea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)