Rige la ley que separa aguinaldo y vacacional del impuesto

A partir de junio, 65.000 dejarán de pagar IRPF

La liquidación por separado del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del aguinaldo y del salario vacacional ya es ley. El proyecto del Poder Ejecutivo —que había sido una promesa electoral del presidente Tabaré Vázquez— fue sancionado ayer por la Cámara de Diputados por frenteamplistas, blancos, colorados e independientes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diputado Enrique Rubio de Unidad Popular fue el único que no votó el cambio. Foto: M.Bonjour.

El único que votó en contra fue el radical Eduardo Rubio (Unidad Popular).

La liquidación por separado del IRPF para el aguinaldo y el vacacional beneficiará a unos 133.000 contribuyentes, 65.000 de los cuales dejarán de pagar el impuesto.

Según el último dato oficial, al año 2013, hay 445.000 contribuyentes al IRPF, impuesto progresional según el nivel salarial.

Los que ganen por todo concepto hasta $ 27.000, sin contar el aguinaldo y el salario vacacional, dejarán de abonar el IRPF. Estos no tendrán que pagar el IRPF anual; los pagos realizados hasta el mes de junio de 2015 serán reintegrados cuando se implementen las devoluciones automáticas derivadas del ajuste anual del impuesto a realizarse en el mes de diciembre, informó ayer el Ministerio de Economía.

De acuerdo a información divulgada por el Ministerio de Economía, el 93% de los beneficiados con esta ley cobran hasta $ 50.000, el 4% gana entre $ 50.000 y $ 100.000 y el 3% tiene un ingreso de $ 150.000 o más.

La iniciativa supone una reducción estimada de los ingresos fiscales del orden de $ 400 millones, lo que representa aproximadamente el 1,2% de la recaudación del IRPF.

El diputado Alfredo Asti (Asamblea Uruguay) explicó a El País que el 90% de los beneficiados por este cambio en la forma de liquidar el IRPF son los que ganan menos de $ 44.000, dentro de este grupo están los 65.000 trabajadores que dejarán de pagar el impuesto. En tanto, hay dos tercios de los contribuyentes que no se ven ni perjudicados, ni beneficiados con la liquidación por separada del IRPF.

Asti señaló que ya regirá en junio, cuando se cobre el próximo medio aguinaldo. Sin embargo, eso dependerá de la capacidad de las empresas para aplicar el nuevo software.

"Pienso que la Impositiva va a tratar de simplificar el tema para estos primeros meses y seguramente esto va a estar en marcha para la liquidación final del IRPF en diciembre, que es cuando se produce la acumulación de los 12 salarios con el aguinaldo y el vacacional", señaló el legislador. Asti dijo que en el caso de que alguna empresa no pueda efectuar la liquidación por separado en junio, por falta de tiempo, se devolverá a los trabajadores los importes pagados de más.

Polémica.

Cuando estaba a estudio del Parlamento, el proyecto generó polémica con el Pit-Cnt y el senador colorado Pedro Bordaberry, que cuestionó la iniciativa por falta de justicia tributaria.

La central había pedido que los trabajadores comprendidos entre la primera y segunda franja (los que cobran entre $ 21.364 y $ 30.520) no pagaran el IRPF por aguinaldos y salarios vacacionales. Además, solicitó que los sueldos superiores a $ 152.600 fueran excluidos del beneficio. Pese a la insistencia de la central y por razones fiscales el gobierno descartó realizar modificaciones al proyecto.

Ayer, en el debate parlamentario en la Cámara Baja, los diputados frenteamplistas defendieron la iniciativa al afirmar que se cumplió con lo prometido en la campaña; pero desde la oposición se cuestionó el escaso efecto de la iniciativa.

Como miembro informante, Asti aseguró que "con este proyecto se arregla el problema para los que cambian de tasa cuando cobran el aguinaldo o vacacional y los que no cambian siguen igual que antes".

El diputado nacionalista Pablo Abdala recordó que una ley aprobada en el año 2012 ya facultaba al Poder Ejecutivo a subir el mínimo del IRPF de siete a ocho Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC). "Hace tres años que se le anunció que iba a subir el mínimo no imponible y no se cumplió, las promesas electorales no tienen que ver solo con los anuncios de campaña electoral", concluyó.

Más allá de las críticas, tanto blancos como colorados e independientes acompañaron el proyecto. El único que votó en contra fue Unidad Popular por entender que "el beneficio para los trabajadores por la modificación del IRPF es menos de 10 boletos de promedio". Rubio afirmó que "lo que tiene que hacer el gobierno es aumentar los salarios, y cobrarle impuestos a las grandes empresas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)