MEDIDAS SINDICALES

El paro demorará obras en La Teja

Ancap advirtió que hay un atraso de un mes en la refinería que se puede agravar más.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ancap dice que el paro le supondrá pérdidas de US$ 1 millon a la semana. Foto: F. Ponzetto

La decisión del sindicato de Ancap de parar por 24 horas el próximo lunes y de rechazar la posibilidad de que se venda el horno para cemento comprado y nunca instalado, generó sorpresa y malestar en el directorio de la empresa pública que advirtió en un comunicado que el paro generará perjuicios de al menos US$1 millón semanales para el ente debido al retraso adicional que implicará en los trabajos de mantenimiento en la refinería de La Teja. El sindicato había decidido una tregua que esta semana decidió dejar sin efecto. Reclama no cerrar el servicio médico de la empresa previsto para mediados de este año e instalar el horno de cemento comprado para la planta de Paysandú que está hace más de un año en contenedores y cuya instalación demandaría decenas de millones de dólares.

Fuentes de Ancap dijeron a El País que no está resuelto aún formalmente que se vaya a vender el horno aunque sí está descartada su instalación porque no hay un volumen de demanda que lo justifique. Con respecto al servicio médico, sigue firme el decreto del Poder Ejecutivo que lo elimina a partir del 30 de junio y se sigue negociando la modalidad que tendría en el futuro la cobertura médica de los trabajadores de Ancap. Los trabajadores, en principio, rechazaban de plano la eliminación del servicio.

En el comunicado, Ancap señala que "se continúa ejecutando el plan de sustentabilidad, de la división de cemento Portland ya anunciado, tendiente a reducir sus costos operativos y alcanzar el punto de equilibrio". "Las reestructuras que lleva adelante Ancap, apuntan no solamente a que la eficiencia genere mejores resultados financieros, sino a que permita un trabajo de mejor calidad en condiciones de seguridad, cuidado del medio ambiente y cumplimiento de la normativa y los estándares de la industria", agrega el comunicado. La división cemento es un dolor de cabeza para Ancap por sus constantes y elevadas pérdidas. Vende US$ 50 millones anuales y sus costos ascienden a US$ 75 millones por lo que la empresa pretende abatir los egresos en US$ 20 millones en dos años.

En el comunicado, Ancap advierte explícitamente los problemas que genera la demora, que ya es sensible, en los trabajos de mantenimiento de la refinería de La Teja. "El paro de unidades (en La Teja) es un evento importante y necesario, que insume muchos recursos y que ocupa a un gran contingente, que debe trabajar en un régimen intenso con concentración y disciplina para evitar incidentes. Las medidas gremiales ya han ocasionado un retraso de un mes con respecto al cronograma inicial y ante el anuncio de nuevas medidas, lamentamos que se acumulen mayores atrasos que le cuestan al país aproximadamente 1 millón de dólares por semana", advierte el comunicado. "Ante este desafío, nuestra prioridad continúa siendo la calidad de los trabajos y la seguridad de las personas y el ambiente". agrega. "Consideramos desproporcionada la decisión de los trabajadores de escalar medidas tan onerosas para la sociedad en su conjunto", señala.

El cronograma original de las obras en la refinería establecía que debían estar terminadas el 1 de junio. Comenzaron el 1 de febrero y mientras se realizan, Ancap debe importar combustibles. Una refinería como La Teja, que tiene ya varias décadas de construida, necesita que se le realice un mantenimiento cada cinco años. Los últimos trabajos habían sido realizados en 2012. En estos trabajan 1.900 personas.

Un gran dolor de cabeza.

Los números en rojo de las dos plantas de cemento de Ancap llegan a los US$207 millones en los últimos quince años y la tendencia no se ha revertido sustancialmente en lo que va de 2017. Sus costos de producción son superiores a los de la competidora de Ancap, Cementos "Artigas" que incluso ha provisto de cemento al ente para que cumpla con sus clientes.

UN "CARA A CARA"CON VÁZQUEZ.

Una carta dirigida al presidente.

Este lunes, el sindicato de Ancap (Fancap) tiene previsto hacerle sus planteos directamente al presidente Tabaré Vázquez a quien le entregará una carta durante el consejo de ministros que se realizará en el Club Progreso, en La Teja. El planteo tendrá un componente especial: el padre de Vázquez fue funcionario de Ancap y en algunas asambleas sindicales, algunos gremialistas han recordado que contribuyó a impulsar el servicio médico del ente que ahora su hijo pretendería desmantelar.

El lunes, habrá una concentración en la entrada de la refinería. Se instalarán carpas en las distintas instalaciones de Ancap en todo el país y habrá volanteadas.

De no surgir un acuerdo con el directorio de Ancap, habrá otro paro nacional el 4 de mayo. El sindicato también decidió cortar las horas extra.

Ancap logró obtener ganancias el año pasado por US$15 millones en buena medida por no trasladar la caída del crudo al precio de los combustibles. Sigue intentando ordenar sus números. Puso a la venta su división de bebidas alcohólicas y analiza varias ofertas por su filial argentina Carboclor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)