Vendedores de barcos patrulleros han visitado despachos

Parlamento se blinda ante lobbies por equipo militar

Buscando darle más transparencia a los procesos de compra de material militar, la comisión de Defensa del Senado acordó pedir a las autoridades militares información técnica para poder enfrentar adecuadamente la presión de los lobbistas que representan a los vendedores internacionales de equipamiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los buques son muy versátiles: poco personal, buena autonomía, mucha tecnología.

En este caso se trata de buques patrulleros oceánicos para la Armada, enfrentada a la necesidad de la protección de los recursos naturales de la nueva extensión del mar jurisdiccional, ampliado de 200 a 350 millas náuticas a partir de la costa uruguaya.

La comisión ha recibido en estos días al menos tres pedidos de audiencia de representantes de buques militares del tipo OPV (buque de patrulla offshore, por su sigla en inglés). El Ministerio de Defensa está buscando la forma de adquirir tres unidades con la ayuda de cooperación internacional por su alto costo, de unos US$ 100 millones.

Tras visitar varios astilleros en Europa y Asia, las autoridades del Ministerio de Defensa y de la Armada se encuentran abocadas ahora a decidir el proveedor y la forma de financiación. Un buque de patrulla offshore es un barco de diversos tamaños que puede ir desde los 45 hasta los 110 metros de eslora, que está diseñado para cumplir tareas de defensa dentro de las aguas territoriales de un país.

En estos días, el presidente de la comisión de Defensa, Ruben Martínez Huelmo (FA), sintió golpear la puerta de su despacho en el Senado. Como sus secretarios no estaban, abrió él.

Era el representante de una firma extranjera vendedora de lanchas patrulleras. El senador decidió entonces llevar el tema a la comisión para decidir qué hacer.

"La comisión no puede hacerse cargo de recibir a representantes de empresas", disparó Martínez Huelmo al plantear el tema. "No me gusta que la comisión sea punto en esto porque estoy seguro de que esos representantes les dirán a sus representados: Yo tengo influencias para llegar a la Comisión de Defensa Nacional del Uruguay. Eso vende afuera", advirtió.

"La tradición en los distintos países ha convertido a los lobbies en regulares", comentó en la reunión el senador blanco Luis Lacalle Pou, y se manifestó "hincha de los lobbies a cara descubierta". "A mí no me influencia nadie, ni en privado ni en público", afirmó.

Lacalle Pou se pronunció a favor de recibir entonces a los lobbistas, pero dejando todo claro. "Hay versión taquigráfica, vendrán, hablarán y nosotros los escucharemos", dijo.

El frenteamplista Leonardo De León propuso que la comisión reciba de la Armada y del Ministerio de Defensa la información del proceso de la licitación sobre ese material militar y otros futuros.

El nacionalista Javier García y su colega colorado Germán Coutinho compartieron la idea de De León, lo mismo que el expresidente José Mujica.

"Antes de recibir a algún empresario hay que hablar también con técnicos de la Marina para que nos den elementos de juicio, porque pienso que es muy difícil opinar de algo que está embebido de parámetros técnicos", dijo Mujica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)