CRISIS EN EL TRANSPORTE COLECTIVO

Paran cooperativas de ómnibus y provocan un caos en el Centro

La negociación por una salida para Raincoop pasó al Ministerio de Trabajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se conoce la fórmula para repartir las líneas de Raincoop. Foto: F. Flores

Diez ómnibus de Raincoop cortaron 18 de Julio y Ejido. Eran las 10.00 de la mañana y el tránsito en los alrededores de la Intendencia de Montevideo estaba espeso. Los trabajadores sindicalizados de las cooperativas de transporte, muchos de ellos socios capitalistas, resolvieron hacer un paro con el objetivo de evaluar el proceso de negociación por Raincoop y sus líneas que comenzó a fines de abril.

Hasta ahora en la conversación intervienen las compañías UCOT, Coetc, COME S. A. y la Intendencia de Montevideo.

Para poder concretar la asamblea el sindicato del transporte (UNOT) aplicó un paro durante toda la mañana en el sector cooperativo.

En la reunión se evaluó de manera positiva los avances y se resolvió participar de las negociaciones en el Ministerio de Trabajo que comenzarán el martes próximo y estarán a cargo del director de Trabajo, Juan Castillo y la subdirectora, Cristina Fernández y una representante del BPS.

Durante la asamblea se generaron cruces entre cooperativistas que responden políticamente a la gestión municipal anterior y la actual. De hecho, un dirigente del Partido Comunista, sector de la ex jefa comunal Ana Olivera, reclamó un paro general del transporte en caso que fracase el diálogo. La propuesta no fue discutida ni aprobada, según confirmaron dirigentes del transporte.

Finalmente, se resolvió levantar el paro y el campamento que los trabajadores de Raincoop mantenían frente a la Intendencia desde hace varios días.

Uno de los aspectos que tranquilizan a los sindicalizados es que 485 de los 571 trabajadores de Raincoop serían absorbidos por las cooperativas.

El sindicato anunció que está dispuesto a que los 86 que queden fuera vayan a un seguro de desempleo rotativo en la medida que sean vinculados a alguna de las compañías, según explicó un sindicalista a El País.

Acuerdo.

Un esquema del reparto de las líneas de Raincoop acordado entre las empresas y la Intendencia, que se pretendía mantener en reserva, circuló antes de lo previsto. Según ese documento las líneas quedarían divididas en tres grupos que facturan unos cuatro millones y medio de pesos por año, en promedio, cada uno.

Los datos de facturación corresponden a todo el año 2015 en las difíciles circunstancias que atravesaba Raincoop.

Los informantes agregaron que en lo que va de 2016 la venta de boletos cayó un 7%, datos de la Intendencia pero no son datos definitivos ya que los ingresos son fluctuantes.

Las líneas 71, 79, 2, L12 y 222 quedarían en manos de Coetc.

En tanto, COME S.A. se haría cargo de la 14, 77, 21 y CA1. Para UCOT corresponderían la 221, D10, 76, L18, L17, 17, DM1, CA1, L21 y L20.

Otro asunto que ya estaría resuelto es que aquellas líneas de Raincoop que trabajan con guarda y conductor mantendrán el sistema dentro de las cooperativas que las absorban.

En tanto, los pocos servicios que se hacen con "conductor- cobrador", también conocidos como "micreros" seguirán con ese método, según dijo a El País el dirigente Marcos Lombardi.

Raincoop es la compañía que tiene menos "micreros", eso llevó, entre otras cosas, a que tuviera la mayor cantidad de personal por ómnibus: 3,8 por unidad, según datos de la propia empresa. Los "micreros" cobran un incremento de 30% por cumplir la doble función.

Durante el proceso de negociación se escucharon distintas fórmulas para la absorción de trabajadores por parte de las compañías. En el comienzo se manejó la posibilidad de que ingresaran 2,7 trabajadores por ómnibus; ahora se maneja que serían 3,1 operarios por coche.

Se estima que un 30% de la flota de Raincoop está en condiciones de ser transferida. Se trata de coches que están pagos y en condiciones óptimas de funcionamiento. Otra tercera parte está funcionando pero comprometida con el leasing que tiene propiedades de Raincoop como garantía. El resto está fuera de funcionamiento.

Mientras tanto, los trabajadores de Raincoop que cumplen con la jornada de ocho horas están cobrando $ 500 por día. El resto de la recaudación se vuelca directamente a mantener el servicio. No hay dinero para comprar repuestos y otros elementos de mantenimiento.

Desde la empresa se subrayó a El País que se está "al día" con respecto a los seguros de los ómnibus y los trabajadores.

Por el momento, Cutcsa, la compañía transportista más grande de Montevideo, continúa fuera de las negociaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)